19 de mayo de 2022

¿Por qué Giannis Antetokounmpo es uno de los mejores jugadores NBA? Tres claves que le convierten en indefendible

A lo largo de la dilatada historia de la NBA ha habido todo tipo de jugadores que han marcado época. Los ha habido que lo han hecho a través de una batería de recursos por encima de la media de su época, otros por una cuestión de diferenciación física y los menos por una mezcla de ambas. Giannis Antetokounmpo es el último ejemplo de nombre llamado a marcar un antes y un después en la liga. En la breve trayectoria del griego ya ha hecho historia en cierto modo. Dos veces MVP, ganador en una de esas ocasiones del premio al Mejor Defensor del año (algo solo al alcance de cuatro nombres antes que él), máximo anotador de los Milwaukee Bucks y una larga lista de registros que dejan un palmarés inmejorable a sus 27 años.

 

El control absoluto de lo que sucede en cancha es una forma de hegemonía que va más allá del propio juego y que configura una época concreta en la NBA. Así, a través de grandes dominios puede entenderse la evolución propia de esta liga. De George Mikan a Wilt Chamberlain, de Kareem Abdul-Jabbar a Michael Jordan y de Shaquille O’Neal a LeBron James. El físico es un factor diferencial, pero unas condiciones privilegiadas no son necesariamente sinónimo de éxito, no si no vienen acompañadas de un repertorio técnico y una precisión superior a la media. Giannis posee lo mejor del atleta de élite y la ética de trabajo enfermiza que garantiza una mejora constante para llegar a lo más alto.

 

Es ese factor más etéreo y difícil de cuantificar lo que acaba siempre por marcar la diferencia entre los grandes jugadores y los que son irrepetibles. El fuego que mueve a una estrella cuando todo parece estar en contra y solo un milagro es posible. Antetokounmpo pertenece a este último grupo, una figura que lidera con el ejemplo y que tiene las condiciones necesarias para ser la representación más clara de la hegemonía de esta época y el futuro más próximo en la NBA.

 

Desde 2019 nadie ha anotado más puntos entre Fase Regular y Playoffs que el griego y entre los diez que más han anotado tan solo él lo ha hecho por encima del 55% de precisión de cara al aro. Y únicamente Nikola Jokic, Russell Westbrook y Giannis han acumulado más de 5000 tantos, 2500 rebotes y 1500 asistencias.

 

Lo que marca la diferencia entre Antetokounmpo y otras estrellas del presente es las complicaciones que presenta en sus rivales a la hora de plantear una estrategia defensiva. No es que sea una figura imparable en la pintura sino que ya no se le puede conceder el tiro tan alegremente como antes. Pero, ¿qué es lo que le hace tan buen jugador? A continuación, tres claves que hacen de Giannis alguien prácticamente indefendible.

 

Es sumamente eficiente

El caso de Antetokounmpo es absolutamente inusual. Un jugador salido, literalmente, de la nada y que en menos de una década ha pasado de sobrevivir en las calles de Atenas a ser uno de los deportistas más importantes de todo el mundo. La evolución que ha tenido desde su irrupción en la NBA en 2013 ha sido constante hasta el punto de que año a año ha conseguido elevar todavía más el listón, de tal modo que ha terminado por convertirse en un jugador al que resulta muy complicado frenar.

Al comienzo de su carrera lo cómodo era ofrecerle el tiro, pues el griego no tenía una suspensión lo suficientemente fiable como para que resultara una amenaza. Pero progresivamente la estrella de los Bucks fue puliendo esta carencia hasta convertirla en uno de sus fuertes. 

 

Basta ver la tendencia al alza para ver lo peligroso que resulta desde cualquier situación:

 

Temporada Acierto en el aro Acierto en la pintura Acierto en la media distancia Acierto en el triple frontal
2018-2019 73,7% 38,5% 34,5% 26,2%
2019-2020 74,2% 38,2% 38,8% 29,7%
2020-2021 80,7% 35,7% 35,7% 30,5%
2021-2022 76,6% 40,8% 41,5% 29,9%

 

Su desarrollo ha sido tal que en esta temporada ha alcanzado una cima personal. Una de las métricas que se encargan de comprobar cómo de eficiente y preciso es un jugador de cara al aro es el True Shooting % (porcentaje de tiro verdadero), esta estadística valora la efectividad de los atacantes y en esta 2021-2022 ha servido para comprobar lo peligroso que ha sido Giannis. Entre los jugadores que más uso ofensivo han acumulado en este curso solo dos han tenido un mejor TS% que Antetokounmpo (63,3%): Karl-Anthony Towns, 64,0% y Nikola Jokic, 66,1%.

 

No obstante, el jugador de los Bucks ha brillado por ser capaz de alcanzar un pico en su producción ofensiva por cada lanzamiento intentado. Y es que Antetokounmpo ha producido 1,6 puntos por cada intento de cara al aro que ha realizado, 0,10 tantos mejor que la media de la liga y a la altura del último curso donde logró el MVP.

 

Posee un repertorio técnico muy variado

 

Cualquiera que no haya seguido de cerca la evolución de Antetokounmpo en estos últimos años podría pensar que el griego sigue siendo un jugador excesivamente dependiente de las acciones de transición cuando la realidad es bien distinta. El paulatino alejamiento del aro por parte de Giannis explica en gran medida el porqué ha acabado por convertirse en el jugador que todo el mundo busca evitar en una serie a siete partidos.

 

No solo se trata de alguien que ha dominado la anotación en la pintura en el último lustro, aspecto clave por tratarse del espacio donde es más importante sumar, sino porque es uno de los pocos capaces de producir en casi cualquier contexto ofensivo y de un modo tremendamente eficiente.

En aclarados ha ocupado el percentil 67, como manejador del bloqueo directo el 69, al poste bajo también el 69 y en continuaciones como bloqueador el 89. Todo esto explica y da contexto sobre lo completo que resulta Antetokounmpo. Y es que es un finalizador y ejecutor de élite, pero también puede ejercer como creador de juego para sí mismo y quienes le rodean.

 

Cada vez es más habitual verle poner la bola en el suelo y resolver en cualquier contexto. ¿Que le ofrecen el tiro liberado? Giannis responde con un 48,6% de precisión. ¿Que deciden ser duros en la defensa? El griego tarda poco en inventarse un tiro dificilísmo a la media vuelta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.