El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social informó que en mil 582 municipios de México un total de 191 mil 981 empresarios recibieron el Crédito Solidario a la Palabra, diseñado en el concepto del modelo de bienestar mexicano que se rige por los principios de eficiencia, honestidad y justicia.

 

Durante la conferencia de prensa que encabezó el presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, el titular del IMSS señaló que a este universo de empresarios solidarios se les dispersaron más de cuatro mil 600 millones de pesos, es decir, 11 millones de pesos cada hora entre el 28 de abril y el 15 de mayo.

 

Zoé Robledo precisó que tres de cada 10 créditos fueron solicitados en la Ciudad de México, Sinaloa, Jalisco, Estado de México o en Veracruz.

 

Eficiencia porque fueron 18 días de registro, validación y dispersión; justicia, pues llegó a los empresarios más pequeños que tienen entre uno y diez trabajadores y representaron el 94.2 por ciento: misceláneas, ferreterías, papelerías, comercios y llanteras; y el elemento más importante fue la honestidad, porque no hubo intermediarios y las personas que podían obtenerlo, lo han recibido, enfatizó.

 

El titular del IMSS señaló que la mayoría de los créditos fue para las empresas esenciales y 110 mil créditos para no esenciales, es decir, aquellas que tuvieron que cerrar por la pandemia, explicó.

 

Afirmó que este tipo de apoyos para empresarios asegurados en el Seguro Social no existía antes  y las reglas para solicitarlo fueron muy simples: patrones que en enero, febrero y marzo no dieron de baja a ninguna persona dentro de su plantilla se hacían candidatos para recibir el crédito 25 mil pesos a la palabra, que se entregó sin intermediarios, aval ni garantías, pagadero durante tres años a partir del cuarto mes con una tasa de intereses del seis por ciento.

 

Indicó que el 15 de mayo cerró el Crédito Solidario a la Palabra para empresarios y se continúa con el registro y entrega de apoyos a personas trabajadoras del hogar y a trabajadores independientes, un universo de 46 mil 50 personas que pueden ser beneficiarias.

 

Se han aprobado 3 mil 23 solicitudes a ambos grupos afiliados al Seguro Social que podrán acceder al crédito, expuso.

 

Destacó que muchas trabajadoras del hogar son migrantes dentro del propio país, pues salen de sus lugares de origen a trabajar en las ciudades y en esto hay un principio de solidaridad, porque el ingreso que reciben lo dispersan a sus familiares que viven lejos.

 

“En ese sentido, me parece que es fundamental pensar que la nueva normalidad parte por hacernos cargo de las responsabilidades a quienes utilizan estos servicios y darlos de alta en el Seguro Social”, subrayó.

 

En otro orden de ideas, Zoé Robledo recordó que hace un año, en Palacio Nacional, el presidente López Obrador le dio el encargo de la dirección general del IMSS, “decirle que la misión de rescatar a esa gran institución y volverla más justa, más social y más solidaria, está en marcha”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *