Ante las evidencias científicas de la toxicidad del glifosato, que demuestran los impactos a la salud humana y al ambiente, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) da importantes pasos para reducir gradualmente el uso de este químico hasta lograr su prohibición total en  2024.

 

Adelita San Vicente Tello, directora general del Sector Primario y Recursos Naturales de la Semarnat, informó lo anterior al participar en el conversatorio ¿Por qué México se suma a la prohibición del glifosato? organizado por el Observatorio Académico de Sociedad, Medio Ambiente e Instituciones de la UNAM.

 

En este espacio también participaron Damián Marino, de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina; Emmanuel González, de la Universidad Autónoma Metropolitana, Xochimilco; Fernando Bejarano, de la Red de Acción sobre Plaguicidas y Alternativas en México (Rapam),  y Leticia López de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (Anec), quienes respaldaron la firme decisión que impulsa Semarnat en torno a este tema.

 

San Vicente Tello expuso que el tema de los plaguicidas ha suscitado una gran lucha desde hace varios años, y ahora Semarnat, con Víctor M. Toledo al frente, da pasos decididos en la transformación del sistema agroalimentario del país con el fin de lograr que sea “más seguro, más sano y respetuoso con el medio ambiente”, para lo cual afina la ruta crítica para la disminución gradual del herbicida con métodos alternativos.

 

Entre las acciones que se han realizado, recordó que en noviembre del año pasado, bajo el principio precautorio para la prevención de riesgos en materia ambiental, la Semarnat negó la importación de mil toneladas de glifosato.

 

Asimismo, explicó que también en 2019 se creó el Grupo Intersecretarial de Salud, Alimentación, Medio Ambiente y Competitividad (GISAMAC) con el objetivo de tener una visión nacional de los grandes problemas de salud y medio ambiente. Este organismo recientemente dio su total respaldo a la política emprendida la Secretaría en la atención urgente de los asuntos ambientales en beneficio de la salud y el bienestar de la población mexicana.

 

La funcionaria federal adelantó que, junto con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, analiza alternativas al uso del herbicida glifosato en producción a gran escala, pues existen muchas experiencias de manejo con métodos que los propios campesinos y comunidades indígenas han aplicado desde hace miles de años.

 

Además, se preparan campañas con distintos productos informativos, como infografías y videos que se traducirán a varios idiomas de México con datos, fuentes científicas sobre los efectos al medio ambiente y a la salud, con el propósito de alertar a la población sobre los riesgos que implica su uso y, a partir de ello, las personas o las comunidades puedan tomar sus propias decisiones.

 

Finalmente, reiteró que frente a este problema tenemos que actuar todos y todas, pues “más allá de la productividad, está la salud humana y ambiental”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *