8 agosto 2020

Debido al aumento de casos de COVID-19 en el estado, el gobernador Silvano Aureoles anunció el endurecimiento de las acciones para el cumplimiento de las medidas sanitarias en Michoacán, y como primera decisión, dispuso que no se permitirá la reapertura de las actividades económicas y sociales al 75 por ciento en la entidad, que se había previsto para agosto.

 

Además se limitarán los horarios de operación de los establecimientos no esenciales; se desplegará a los Guardianes de la Comunidad en las zonas de mayor riesgo para vigilar el cumplimiento de las medidas sanitarias, y se mantiene la disposición del uso obligatorio del cubrebocas.

 

“Endureceremos los mecanismos para el cumplimiento de las medidas sanitarias. Necesitamos contener la movilidad porque hay un peligro real de que la epidemia en Michoacán tenga un repunte. Así que para proteger la vida de los michoacanos, debemos apretar las medidas”, expresó el gobernador a través de su cuenta de Twitter.

 

Informó que el Comité Estatal de Seguridad en Salud dio a conocer claramente que los casos van nuevamente a la alza, por lo cual en las zonas con mayor riesgo se establecerá el cierre de bares y antros a las 11 de la noche, de jueves a sábado, así como el cierre total los domingos.

 

También, precisó, quedarán prohibidos los tianguis los fines de semana, y permanecerán cerrados lugares recreativos como parques y jardines.

 

“En nuestro estado, como es conocimiento de todos, el comportamiento estable de la epidemia se ha modificado en estas últimas dos semanas, como resultado del incremento de la movilidad, y es fundamental la aplicación estricta de medidas extraordinarias para poder revalorar en 15 días el comportamiento de la enfermedad”, apuntó.

 

Silvano Aureoles insistió en su llamado a los michoacanos para usar cubrebocas en la vía pública y lugares cerrados: al interior de empresas, comercios, oficinas y en el transporte público. “Esta medida es muy importante para contener y prevenir contagios, así como lavarse las manos y mantener la sana distancia”.

 

Agregó que la situación de la emergencia sanitaria continúa siendo crítica, lo que agudiza los casos de COVID-19 entre la población, así como la crisis económica. Sobre éste último punto, refirió que en materia económica México tendrá el peor desplome en la historia del país, luego que el INEGI reportó hoy una caída del PIB de casi 20 por ciento.

 

Para concluir, informó que los Guardianes de la Salud continuarán la vigilancia sanitaria en los establecimientos, y ahora también se suman los Guardianes para la Comunidad, integrados por auxiliares de salud y líderes comunitarios para encargarse de la salud en sus colonias y localidades.

 

“Como gobernador, seguiré haciendo todo lo necesario para proteger la salud de los michoacanos, pero también todos deben ser conscientes y responsables de su salud y de sus familias. Si no seguimos las medidas, corremos el riesgo de no salir de esta crisis sanitaria y económica”, puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *