24 septiembre 2020

Paddy Hopkirk: Caballero, leyenda del Mini clásico y quinto Beatle.

Su proeza en el Rally de Montecarlo en 1964 transformó al piloto de carreras de Irlanda del Norte en el piloto de rallies más ilustre del Reino Unido e impulsó al Mini clásico al estatus de ícono del deporte motor.

Múnich. El Ford Falcon propulsado por ocho cilindros tenía una ventaja de 17 segundos. Paddy Hopkirk había guardado una lata de caviar en la caja de herramientas de su Mini Cooper S y acababa de dominar la «Noche de los cuchillos largos» en un paseo bullicioso. En 1964, el Rally de Monte Carlo seguía siendo una auténtica aventura para todos los pilotos que competían y el espectáculo se retransmitía en directo por televisión. Esta fue la época en la que los fabricantes de automóviles de todo el mundo descubrieron el deporte de los rallies como el escenario perfecto para presentar sus modelos. Y, en consecuencia, vehículos de diferentes clases de peso y rendimiento compitieron entre sí con una fórmula planeada para aminorar la desventaja que proporciona una compensación adecuada al asignar puntos.Cuando Hopkirk, ahora de 87 años, habla de su proeza conduciendo el Mini clásico con el número de salida 37, la fascinación del deporte del motor clásico cobra vida inmediatamente.

 

Hoy, Hopkirk todavía puede entusiasmarse con las características de conducción del Mini clásico. “El Mini era un vehículo muy avanzado. Su tracción delantera y el motor montado transversalmente en la parte delantera presentaban ventajas significativas, al igual que el hecho de que era pequeño dado que las carreteras tenían muchas curvas y la mayoría cerradas”, explicó el piloto de rally de Irlanda del Norte, al que calificó como su mayor triunfo. Cuando nos encontramos al pie del Col de Turini, se deslizó ágilmente detrás del volante de un Mini clásico. Esta vez, el pequeño vehículo había sido estilizado con el color British Racing Green, no había nieve en el camino y había tiempo disponible para disfrutar del magnífico paisaje y la vista de Monte Carlo enclavado en el valle. Pero Hopkirk todavía encuentra la línea ideal desde el principio y conduce el Mini clásico al salir de la curva con una sonrisa en el exterior y una fuerte aceleración a fondo. El manejo divertido vuelve de inmediato, junto con los recuerdos del evento de hace 56 años.

 

Por cierto, el caviar se originó en Minsk. En el invierno de 1964, Hopkirk y su copiloto inglés Harry Liddon partieron de Minsk en el Rally de Montecarlo, que en ese momento comenzaba como estrella de nueve ciudades europeas diferentes. Los seis vehículos Mini y los otros vehículos en la línea de salida solo se encontraron en Rheims, Francia. En ese momento, Patrick o «Paddy» Hopkirk ya podía mirar hacia atrás en una carrera impresionante en la que había ganado carreras de <<hillclimb>> y salido victorioso de cinco veces en el Circuito de Irlanda. Hopkirk también había llamado la atención en el Rally de los Tulipanes celebrado en Holanda, el Rally Alpino de Austria y el Rally Safari. En 1962, cruzó la línea de meta conduciendo un Sunbeam Rapier en tercer lugar en la clasificación general del Rally de Montecarlo. Y como tenía tanto gusto por la aventura y nunca había conducido por carreteras soviéticas, Hopkirk se inscribió voluntariamente para comenzar la carrera en Minsk en 1964.

 

Comenzó con éxito y, a lo largo de las carreteras rurales de Francia, se desarrolló rápidamente entre Hopkirk conduciendo el Mini Cooper S y el piloto sueco Bo Ljungfeldt en el Ford Falcon. El enfrentamiento llegó en el Col de Turini y este estaba destinado a presagiar el resultado final de la carrera. El día anterior, hubo una gran nevada que ralentizó significativamente los vehículos pesados ​​y potentes conducidos por pilotos muy competentes. Sin embargo, este no fue el caso del pequeño retador|. Según Hopkirk: «El Mini funcionó particularmente bien en la bajada, y todas las pruebas habían sido cuesta arriba. Nos esforzamos para que pudiéramos recuperar todo lo que perdimos cuesta arriba cuando conducíamos cuesta abajo».

 

Todo lo demás se resolvió con la fórmula de la desventaja. Ljungfeldt recuperó 17 segundos durante la «Noche de los cuchillos largos» y ganó una ventaja de medio minuto en la última carrera del circuito en la pista del Grand Prix de Montecarlo, pero esto no fue suficiente para desplazar a Paddy Hopkirk de su posición como número uno en la clasificación general. . En la línea de meta, pasó algún tiempo antes de que se compararan todos los tiempos y se sumaran todos los puntos. Sin embargo, finalmente se estableció la primera victoria general lograda por el Mini clásico en el Rally de Montecarlo.

 

El sorprendente golpe ganó elogios en todo el mundo y las celebraciones febriles siguieron en el Reino Unido. El MINI clásico se convirtió en una leyenda del deporte motor y Paddy Hopkirk saltó a la fama como el piloto de rallies más ilustre del Reino Unido de la noche a la mañana. Después de la ceremonia del podio del ganador, el conductor y el vehículo fueron repatriados al Reino Unido, donde protagonizaron el inmensamente popular programa de televisión de la época, «Sunday Night at the London Palladium». Fanáticos, celebridades e incluso el gobierno británico enviaron telegramas para transmitir sus felicitaciones. Los recuerdos más preciados de Hopkirk incluyen una tarjeta de autógrafos de los Beatles con el mensaje: «¡Ahora eres uno de nosotros, Paddy!»

 

El MINI Cooper S siguió dominando el Rally de Montecarlo en los años siguientes. Los compañeros de equipo finlandeses de Hopkirk, Timo Mäkinen y Rauno Aaltonen, que ocuparon los puestos cuatro y siete en 1964, consiguieron llevar al Mini Cooper S al segundo y tercer puesto de la clasificación general en 1965 y 1967 respectivamente. Los aficionados al rally llamaron al trío “Los tres mosqueteros”. En 2010, todos fueron recibidos como los primeros miembros del “Salón de la Fama del Rally” finlandés.

 

En 1967, Hopkirk ocupó el sexto lugar en la clasificación general y en el año siguiente cruzó la línea de meta del “Monte” en quinto lugar. Sin embargo, era inevitable que la era dorada de este pequeño y aventurero runabout estuviera llegando a su fin, sobre todo porque la competencia había estado trabajando intensamente en los desarrollos. Hopkirk cambió a otros modelos y ganó varias carreras, incluido el Rally Acrópolis. En 1968, Paddy Hopkirk destacó su reputación de deportista justo y caballero en la Maratón Londres-Sydney cuando él y su copiloto Tony Nash detuvieron su Austin, que estaba a la cabeza, para rescatar a un equipo de su automóvil en llamas que había estado involucrado en un accidente grave.

 

A principios de la década de 1970, Paddy Hopkirk se retiró de los rallies profesionales y desarrolló una carrera importando automóviles a su tierra natal de Irlanda del Norte y la venta de productos y accesorios vendidos bajo la marca que lleva su nombre. También participó en el lanzamiento de la marca MINI como consultor de BMW Group. El veterano piloto de rallies todavía se dedica a una gran cantidad de actividades honoríficas hasta el día de hoy. Durante su activa carrera como piloto, Hopkirk apoyó un gran número de campañas de seguridad vial y todavía está involucrado hoy como embajador de la organización benéfica IAM RoadSmart. Sus compromisos también incluyen trabajar en la Junta Directiva del Club de Pilotos Británicos de Carreras y apoyar a WheelPower, una asociación dedicada a promover el deporte en silla de ruedas. En 2016, Paddy Hopkirk recibió el premio de Miembro de la Orden del Imperio Británico de manos de la Princesa Anne.677081

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *