23 octubre 2020

A dos años del anuncio de su creación, el programa Sembrando Vida de la Secretaría de Bienestar es una realidad, avanza en rescatar al campo del olvido y se ha convertido ya en el programa agroforestal más grande del mundo y en el más importante generador de empleos en el país.

 

Sembrando Vida fue presentado el 8 de octubre de 2018 y actualmente es un programa federal que contribuye a revertir la pobreza rural y la degradación ambiental, propiciar el relevo generacional en el campo y el arraigo a la tierra, restaurar el sentido comunitario y recomponer el tejido social en el ámbito rural, así como para reactivar la economía local.

 

Después de dos años y de diversas acciones impulsadas por la Secretaría de Bienestar, actualmente el programa se aplica en 20 entidades del país y ha generado más de 424 mil empleos permanentes de campesinas y campesinos, lo que representa 98 por ciento de la meta total prevista hasta el 2020.

 

También en dos años ya se habrá cumplido más de la mitad de la meta sexenal de sembrar mil cien millones de árboles, toda vez que a final de este 2020 se tendrán en parcela más de 600 millones de plantas maderables y frutales de diversas especies, de las cuales tres de cada cinco provienen de viveros comunitarios, una de viveros comerciales y una más de viveros militares.

 

Los árboles frutales y maderables se han producido desde cero, por lo que en este rubro ha sido fundamental la participación de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), así como diversas entidades federativas y las propias Comunidades de Aprendizaje Campesino (CAC) con sus viveros comunitarios que se han organizado para participar.

 

Para hacer realidad la inclusión financiera, fomentar la cultura del ahorro y darle valor agregado a la producción de las futuras cosechas, cada sembradora y sembrador inscrito en el programa recibe pagos de cinco mil pesos mensuales, de los cuales cada mes destina 500 pesos a un ahorro programado.

 

Este ahorro es administrado por las propias sembradoras y sembradores, quienes podrán disponer de sus beneficios a partir del tercer año del programa, por lo que actualmente están conformando cooperativas para llevar su administración, así como para la futura comercialización de las cosechas.

 

Adicionalmente, se han creado más de 17 mil Comunidades de Aprendizaje Campesino (CAC) conformadas por aproximadamente 25 sembradores y sembradores cada una, con las cuales se recupera el conocimiento tradicional a través del intercambio de experiencias y saberes entre los sujetos de derecho y los técnicos del programa, a la vez que mejoran e incrementan sus cultivos para garantizar su autoconsumo de forma sustentable.

 

Todo el trabajo de Sembrando Vida es acompañado por 28 coordinadores territoriales y tres regionales, 419 facilitadores, dos mil 115 técnicos productivos, dos mil 93 técnicos sociales y más de 35 mil becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, con quienes se impulsa el relevo generacional en el campo y el arraigo a la tierra.

 

El programa está por concluir la etapa de arranque y para 2021 deben estar completamente establecidos en un millón 75 hectáreas los Sistemas Agroforestales y de Milpa Intercalada con Árboles Frutales. Entre 2022 y 2023, Sembrando Vida entrará en la etapa de consolidación en los componentes social, productivo y de finanzas sociales. El 2024 será el año de la autonomía de Sembrando Vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *