7 de diciembre de 2021
Papa Francisco Víctimas Violencia

El Papa inició su Audiencia General de este miércoles de un modo inusual: se reunió con un grupo de fieles y peregrinos en la Basílica de San Pedro que por motivos de espacio y en el marco de la pandemia, no pudo entrar en el Aula Pablo VI del Vaticano.

 

Entre ellos, el Santo Padre saludó a los miembros de la Asociación Italiana que protege a quienes han sufrido maltratos y situaciones de desamparo, especialmente a las mujeres: «Que vuestro ejemplo inspire un renovado compromiso», dijo Francisco.

 

Ciudad del Vaticano

La mañana del miércoles 24 de noviembre el Papa Francisco comenzó su Audiencia General de un modo inusual: reuniéndose y saludando a unos 1500 fieles procedentes de diversas parroquias de Italia reunidos en la Basílica de San Pedro.

 

Se trata de miembros de varias asociaciones católicas, grupos parroquiales, familias, estudiantes y parejas recién casadas, que por motivos de espacio y en el respeto de las medidas de seguridad anti Covid-19, no entraban en el Aula Pablo VI del Vaticano, lugar donde el Pontífice pronuncia habitualmente su catequesis.

 

En este contexto y teniendo en cuenta las bajas temperaturas de Roma en este período otoñal, el Papa decidió recibir a estos peregrinos en la Basílica Vaticana y dirigirles unas palabras especiales.

Saludo a la familia Vicentina

«Saludo a la Familia Vicentina de Italia que ha promovido la peregrinación de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa a todas las regiones de Italia, junto con las diócesis y las parroquias», dijo el Papa recordando que en estos meses de pandemia, «su misión ha traído esperanza, haciendo que muchos experimenten la misericordia de Dios».

 

Asimismo, el Obispo de Roma dedicó un pensamiento particular a las personas solas, a los enfermos de los hospitales, a quienes viven en las cárceles, en los centros de acogida y en las periferias existenciales y que son asistidos por la congregación religiosa Vicentina:

 

“Gracias, porque han dado testimonio del estilo de la Iglesia en salida que llega a todos, empezando por los excluidos y los marginados. Sigan por este camino y ábranse cada vez más a la acción del Espíritu Santo, que les da la fuerza para anunciar con valentía la novedad del Evangelio”

 

Anunciar a Cristo con nuestra vida

Igualmente, el Papa saludó a los peregrinos de la Asociación Juan Pablo II de Bisceglie:

“Queridos amigos, imiten el ejemplo de este Santo Pontífice y esfuércense por comprender y acoger el amor de Dios, fuente y razón de nuestra verdadera alegría. En comunión con sus pastores, anuncien a Cristo con vuestra vida, en la familia y en todos los ambientes”

 

Proteger a las víctimas de la violencia

Por último, el Pontífice saludó a la Asociación Italiana de Víctimas de la Violencia:

“Queridos hermanos y hermanas, les agradezco su labor de asistencia y apoyo a quienes han sufrido malos tratos y viven en la angustia y el malestar. Con su importante labor, ustedes contribuyen a construir una sociedad más justa y solidaria. Que su ejemplo inspire en todos un compromiso renovado, para que las víctimas de la violencia sean protegidas y su sufrimiento sea tenido en cuenta y escuchado”

«Gracias a todos por esta visita», concluyó Francisco: «Desde mi corazón les imparto mi bendición a cada uno de ustedes, que extiendo a sus familias y a sus comunidades».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *