21 de mayo de 2022

Sube el precio del gas en Europa después de que Rusia corte el suministro a través de Polonia

La decisión de Moscú afecta al gasoducto Yamal-Europa, una de las principales tuberías que abastece al continente. El valor del gas aumenta más de un 20%

Poco después de que Finlandia anunciase su intención de solicitar su ingreso en la OTAN, Rusia ha decidido suspender el suministro de gas a Europa a través del ramal polaco del gasoducto Yamal-Europa. El flujo de gas de esta tubería, que comienza en el Ártico y finaliza en Alemania, se ha paralizado en la parte de Polonia debido a sanciones impuestas desde Moscú contra empresas europeas. Una de las compañías sancionadas es EuRoPol GAZ S.A., inversor y propietario del tramo polaco del gasoducto Yamal-Europa.

 

Por ello, se prohíbe “usar el gasoducto perteneciente al grupo EuRoPol GAZ para transportar gas ruso vía Polonia”, tal y como informó el portavoz de Gazprom, Sergey Kupriyanov, según recoge la agencia Interfax. De acuerdo con la empresa estatal rusa, “la parte polaca había violado en varias ocasiones los derechos de Gazprom en su calidad de accionista de EuRoPol GAZ y el 26 de abril de 2022 incluyó a Gazprom en la lista de sancionados”, lo que bloquea “la capacidad de la empresa para ejercer derechos sobre acciones y otros valores de EuRoPol GAZ, y recibir dividendos”.

 

 

Yamal-Europa es capaz de suministrar 32.900 millones de metros cúbicos de gas al año. No obstante, tal y como indica la agencia de noticias TASS, esta ruta para el transporte de gas a Europa prácticamente no se ha utilizado recientemente debido a la falta de solicitudes de los consumidores europeos.

 

A consecuencia del anuncio de Rusia, los precios del gas se han disparado en Europa más del 20%. No obstante, esta cifra aumenta en países como Reino Unido, donde el valor del gas se ha incrementado un 37%, según Bloomberg.

Mientras el temor a un “apagón” se intensifica, ciertos importadores europeos plantean el pago de gas ruso en rublos

La presión de Moscú sobre Europa continúa aumentando. Este movimiento llega poco después de que Gazprom cortase el suministro de gas a Polonia y Bulgaria por no pagar en rublos, tal y como había exigido el Kremlin. Por otro lado, Finlandia también se prepara para una posible suspensión del abastecimiento. El periódico local Iltalehti avisa de un corte de gas ruso este mismo viernes citando fuentes no identificadas. No obstante, el Gobierno finlandés anunció a principios de mayo que estaba preparado ante la posibilidad de que su vecino del este cortase el suministro a finales de mes, ya que Helsinki se negó a pagar en rublos.

 

El panorama energético en el continente podría empeorar a medida que se desarrolla la guerra en Ucrania y aumentan las tensiones entre Rusia y la OTAN. Según advierten expertos de Allianz Trade, citados por El Economista, la interrupción de las importaciones de gas ruso podría provocar graves inconvenientes en el suministro energético de muchos Estados miembros de la Unión Europea.

 

En caso de que se suspendan todas las exportaciones de energía rusa en el tercer trimestre de 2022, los países que dependen en gran medida del gas ruso, como Bulgaria, Hungría, Alemania, República Checa, Eslovaquia, Países Bajos, Austria, Rumanía, Italia y Polonia, serían los que más dificultades tendrían el próximo invierno.

 

Por este motivo, algunos importadores de gas ruso se plantean abrir una cuenta en rublos con Gazprom, como es el caso de Italia. El primer ministro italiano, Mario Draghi, ha destacado que las empresas europeas podrán pagar el gas en rublos sin infligir las sanciones impuestas desde Bruselas.

 

 

“Nadie ha dicho nunca nada sobre si el pago en rublos infringe las sanciones”, aclaró Draghi, según recoge Bloomberg. “De hecho, la mayoría de los importadores de gas ya han abierto su cuenta en rublos con Gazprom”, añadió. El mandatario italiano podría referirse a VNG, una empresa alemana que tiene previsto transferir el próximo pago de gas ruso en euros, aunque luego se convertirán en rublos en Rusia, según Reuters. Otra compañía alemana, Uniper, también baraja la posibilidad de comenzar a pagar las importaciones de gas de acuerdo con las nuevas medidas exigidas por Moscú.

 

No obstante, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha sido muy clara al respecto. Hace varias semanas declaró en una rueda de prensa que el pago en rublos, “sino está previsto en el contrato”, es una violación de las sanciones.

 

Además del temor a un corte de la energía por parte de Moscú, la guerra en Ucrania podría agravar la crisis energética del continente. Esta semana, las autoridades ucranianas han suspendido un tercio del flujo de gas ruso que llega a Europa a través de Sokhranivka por “causas de fuerza mayor”.

 

Esta pérdida, tal y como destacan analistas de SEB citados por Bloomberg, “no es dramática”, aunque “envía una señal de lo que podría suceder en el futuro”. “Esto no supone una crisis, pero es un llamado de atención de lo que está por venir. Es probable que veamos más interrupciones en el suministro en el futuro”, advierte el grupo financiero sueco.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.