2 de julio de 2022

El director General de Prestación de Servicios Médicos y Urgencias de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México (SEDESA), doctor José Alejandro Ávalos Bracho, inauguró en el Hospital Pediátrico Coyoacán el programa piloto “Terapias Asistidas con Animales”, con perros dedicados a cuestiones terapéuticas.

Destacó que este proyecto es de gran relevancia, ya que, en contextos clínicos, las intervenciones con animales aplicadas a la rehabilitación humana se desarrollan en función de los objetivos terapéuticos, educativos o de intervención social que persigan.

“Este proyecto será maravilloso, ya que los perros ayudarán y fortalecerán las terapias de los niños que estarán hospitalizados”, manifestó el doctor Ávalos Bracho.

Cabe destacar que este programa es implementado por primera vez en un nosocomio público de la Ciudad de México y le correspondió al Hospital Pediátrico Coyoacán.

Por su parte, la directora del Hospital Pediátrico Coyoacán, doctora María del Carmen Jaimes Torres, indicó que estas intervenciones están diseñadas para que los profesionales puedan, mediante la interacción del perro de terapia, trabajar los aspectos psíquicos, físicos o sociales de los pacientes y mejorar así su calidad de vida.

Informó que la unidad de trabajo estará integrada por profesionales de este hospital y con el personal del Centro de Actividades y Terapias Asistidas con Caninos (CENATAC), cuyo objetivo es facilitar la adaptación de los niños al medio hospitalario y mejorar la calidad de estancia de los pacientes en áreas de espera, favoreciendo estrategias de afrontamiento a las situaciones de estrés que conllevan los procedimientos y la hospitalización.

La doctora Jaime Torres señaló que este proyecto iniciará con dos de nueve caninos que ayudarán a los menores de edad en este nosocomio. Las caninas Hachi, Catana y Carola, estuvieron presentes en el evento.

Ante la presencia de la directora ejecutiva de Atención Hospitalaria de la SEDESA, doctora Angélica Martínez Huitrón, la titular del pediátrico comentó que, en función de lo señalado, las intervenciones asistidas con animales ofrecen beneficios muy valiosos para el acompañamiento emocional de los pacientes en el ámbito hospitalario y son los siguientes:

 

Empatía: Si el niño aprende a leer el lenguaje corporal del perro, podrá empezar a entender lo que el animal está sintiendo y de esta manera aprender a reconocer lo que sienten las personas.

Relajación: En presencia de los perros y el contacto favorece la relajación.

Aspecto lúdico: La presencia de un perro promueve entretenimiento tanto para la persona que participa como para las familias que disfrutan observando a sus hijos interactuar con el perro o simplemente observando al mismo animal.

Socialización: La presencia de los perros relaja el ambiente, incrementa las sonrisas, el estado anímico de los niños, la socialización en el grupo y la interacción entre padres e hijos, etc.

Las actividades de terapia con la ayuda de un animal, añadió la doctora, se utilizarán en este programa hospitalario para proporcionar ayuda emocional y diversión reorientando la atención lejos de los estresores.

Estos animales pueden ser capaces de ofrecer un único y valioso apoyo social y emocional, precisamente porque son participantes activos y dispuestos, porque perciben el sentimiento de ser escuchados y comprendidos.

Manifestó que en el hospital se iniciará en las salas de cirugía, especialmente en pacientes del servicio de ortopedia, así como en escolares y adolescentes con intento suicida; la sala de espera de urgencias, consulta externa y toma de muestras de laboratorio, donde también serán incluidos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.