13 de agosto de 2022

Avances en materia de género y paridad marcan un punto de no retorno en la consolidación de la igualdad sustantiva: Claudia Zavala

Participa en sesión temática regional “Paridad y violencia política de género” del Foro regional para América de la Cumbre de la Democracia Electoral

Los avances en materia de género y paridad que se han dado en México marcan un punto de no retorno que sienta las bases para la consolidación de una igualdad sustantiva entre mujeres y hombres, a pesar de los pendientes en cuanto al incremento de la violencia contra las mujeres, aseguró la Consejera del Instituto Nacional Electoral (INE), Claudia Zavala, en el tercer y último día de actividades del Foro regional para América de la Cumbre de la Democracia Electoral.

 

Al participar en la sesión temática regional 2 titulada Paridad y violencia política de género, matizó que “la lucha por los derechos es un esfuerzo constante y permanente y los retrocesos son siempre una posibilidad que no debe descartarse, aún en las democracias más avanzadas, por lo que no debemos bajar la guardia y debemos defender el espacio conquistado”.

 

Durante su intervención, Zavala aclaró que esta preocupación no desdeña los avances logrados a nivel internacional, regional y nacional, “sólo subrayo que los cambios políticos en materia de género requieren convicción, voluntad política y un inquebrantable compromiso institucional”.

 

INE ha logrado avances en la atención de la agenda de género

En México, el INE ha logrado importantes avances en cuanto a la atención de la agenda de género, destacó Claudia Zavala ante la Secretaria de Acceso a Derechos y Equidad de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Maricarmen Plata y la profesora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Karolina Gilas.

 

“Hoy México, como nunca antes en su historia, tiene el mayor número de mujeres ocupando cargos públicos en los poderes Ejecutivos y Legislativos. Los datos no me dejan mentir: nueve gobernadoras -de confirmarse los resultados de las pasadas elecciones en Aguascalientes y Quintana Roo-; una Cámara de Diputados y Diputadas paritaria; una Cámara de Senadores y Senadoras con 49.2% de mujeres; 32 Congresos locales integrados por 56.6% de mujeres; 22.1% de presidentas municipales; 65.8% de mujeres síndicas y 51.3% de regidoras”.

 

La Consejera Zavala subrayó que este éxito paritario es producto de una sinergia institucional afortunada. “Desde el Legislativo, la reforma en materia de paridad en todo fortaleció los avances descriptivos de mujeres en el poder, los cuales se venían impulsando desde la reforma constitucional de 2014”, recordó.

 

Avances en la agenda de género no son una condición dada

Sin embargo, advirtió, estos avances no son una condición dada, “requieren de conquistas y de vigilancia cotidiana, tal es la necesidad que sin ella no se explicaría que las mismas sinergias institucionales que impulsaron una reforma para garantizar el acceso efectivo de las mujeres a los cargos públicos de manera paritaria, también hayan promovido reformas que permitan que la postulación y el ejercicio de todos los cargos de elección popular estén libres de violencia”.

 

El mayor ejemplo en nuestro país es la reforma sobre violencia política contra las mujeres en razón de género “que por primera vez en México conceptualiza y otorga facultades a las autoridades electorales para sancionar este tipo de violencia”.

 

Su importancia es tal que, por una decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, “ahora contamos con un Registro Nacional de Personas Sancionadas en Materia de Violencia Política contra las Mujeres en Razón de Género, con 447 registros ordenados por distintas autoridades, la mayoría por los tribunales electorales locales, de los cuales 221 personas han sido sancionadas: 185 hombres y 36 mujeres con distintos niveles de incidencia”, precisó Zavala.

 

No obstante, lamentó que aún con los instrumentos normativos para sancionar a las personas violentadoras en materia político-electoral e incluso frente a la visibilidad y el reproche hacia estos actos, las prácticas de violencia contra las mujeres en sus distintas expresiones continúan y se prolongan en las contiendas electorales.

 

En este contexto, la Consejera se pronunció a favor de la presencia de más mujeres en política ya que no sólo puede contribuir a promover sus derechos político-electorales, sino también a “reducir la relación asimétrica entre ambos sexos en la esfera pública y privada que aún persiste en la mayoría de los países de la región”.

 

Los órganos electorales, enfatizó, deben seguir adoptando medidas que permitan mantener la tendencia de integración paritaria de los poderes Ejecutivos y Legislativos y los partidos políticos, por su parte, es necesario que “perfilen estrategias normativas internas que permitan garantizar la paridad sustantiva desde sus procesos de selección interna de candidaturas”.

 

Desde 2011 OEA implementa metodología de perspectiva de género en misiones de observación electoral

En su intervención, Maricarmen Plata celebró que la OEA lleva 60 años desplegando misiones de observación electoral con 301 a la fecha. “Desde 2011, el Programa de Observación Electoral de la OEA cuenta con una metodología para incorporar la perspectiva de género como herramienta para realizar un diagnóstico preciso sobre los aspectos normativos, institucionales, incluso culturales que definen la participación de la mujer en el ámbito político dentro de un país”, dijo.

 

Entre 2011 y 2017, detalló, la categoría de recomendaciones de la OEA en la materia de paridad en el acceso los cargos de elección popular y los órganos de representación estaba orientada a fomentar la adopción o fortalecimiento de los sistemas de cuota que ya existían. A partir de 2017, agregó, adquirieron “un mayor peso las recomendaciones relativas a avanzar hacia la paridad política”, más allá de las cuotas de género.

 

La representante de la OEA llamó a continuar con el establecimiento de metas dentro del contexto de la paridad con un enfoque interseccional. “Vemos la importancia de visibilizar a las mujeres en la política en su plena diversidad y creo que es importante que nos aseguremos de seguir impulsando iniciativas que permitan cada vez una participación más amplia de todas las mujeres”, concluyó.

 

Participación política de mujeres requiere de reglas, autoridades y activistas

La académica de la UNAM, Karolina Gilas, observó tres ejes centrales de la participación política de las mujeres. En primer lugar, las reglas que garantizan que “las mujeres se postulen en grandes cantidades y realmente la mitad de las candidaturas estén en los lugares con posibilidades efectivas de ser electas, no solamente en las meras colas de las listas”.

 

En segundo, “necesitamos autoridades electorales con las facultades y capacidades de actuación necesarias y suficientes para poder supervisar qué es lo que hacen los partidos políticos, en qué medida cumplen con las medidas diseñadas” y obligarlos a cumplir con las reglas de cuotas o de paridad.

 

Y, finalmente, “necesitamos de las activistas y de las personas políticas comprometidas con la paridad y con la igualdad de género”, ponderó la doctora en Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

 

Esta sesión fue moderada por la consultora de ONU-Mujeres, Katia Uriona, quien refirió que la democracia paritaria “está poniendo en el centro la discusión sobre la igualdad, pero sobre todo sobre la igualdad sustantiva que plantea la construcción de un nuevo contrato social en el cual las mujeres junto con los hombres, los Estados, las organizaciones políticas y la sociedad contribuyan a democratizar” las sociedades.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.