7 de agosto de 2022

Si por algo se ha caracterizado la Cumbre de la OTAN en Madrid es por la unidad de todos sus miembros. Así lo ha querido enfatizar el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, quien ha ofrecido a los periodistas una rueda de prensa que no estaba programada en un principio.

 

En su encuentro con los periodistas, Biden ha enaltecido el compromiso y la cooperación de todos los países que integran la Alianza, dejando claro la postura unánime de condena a Rusia y apoyo a Ucrania, así como a su presidente, Volodomir Zelensky.

 

De esta forma, el presidente de los Estados Unidos se ha mostrado muy crítico con la invasión de Rusia sobre Ucrania y ha dejado claro que la OTAN “apoyará a Ucrania hasta el final”. Junto a esto ha declarado que, en un principio, el objetivo de Rusia era debilitar a Occidente, algo que se ha vuelto en contra de Moscú ya que, en palabras de Biden “nos han tratado de debilitar, pero ha ocurrido todo lo contrario”.

 

Y es que la situación se ha tornado totalmente opuesta a los intereses del Kremlin. Existe una guerra en suelo europeo y es Rusia quien ha querido mostrar músculo tanto a Ucrania como a los países de la Alianza. El presidente ruso, Vladimir Putin, con la invasión sobre Ucrania ha pretendido demostrar que Rusia no es una “potencia regional”, término que llegó a acuñar el ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

 

Joe Biden (President of the United States), NATO Secretary General Jens Stoltenberg and Volodymyr Zelenskyy (President of Ukraine)

 

Sin embargo, lejos de amedrentarse, la OTAN ha resurgido con una fuerza destacada. El aumento en los presupuestos de Defensa con el fin de que los países miembros alcancen cuanto antes el 2% de su PIB, sumado al fortalecimiento de los valores que defiende la Alianza, ha dejado tras de sí un mensaje claro: la OTAN no va a dar ningún paso atrás a la hora de defender su seguridad y sus valores.

En este contexto, hace tan solo unos meses, el canciller alemán, Olaf Scholz, anunciaba una medida presupuestaria histórica tras declarar que Alemania destinará 100.000 millones de euros a modernizar su Ejército, algo que, de no haber sido por las ofensivas de Rusia, tal vez no se hubiera decretado.

 

“Seremos más fuertes que nunca”, afirmaba Biden “Estados Unidos está liderando el cambio”. Por cambio el mandatario estadounidense ha hecho alusión a la entrada de Finlandia y Suecia en la OTAN después de que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, levantase el veto sobre su ingreso. Esta situación hace que de los 30 miembros que conforman en la actualidad la Alianza Atlántica pasen a ser 32, lo que hace que, en palabras del presidente, “la OTAN esté cambiando el mundo”.

 

Además, ha hecho alusión al artículo 5 del Tratado de Washington, llegando a calificarlo como “sagrado”. Biden ha enfatizado en el compromiso mutuo y en que la OTAN protegerá cada rincón de sus países miembros, ya que “todos somos uno”.

 

 

Asimismo, el presidente estadounidense ha puesto el foco en la zona Asia-Pacífico, señalando a China como un país que no respeta los valores occidentales y que va “de la mano de Rusia”. De hecho, la entrada de China, por primera vez, en el Concepto Estratégico como “una amenaza” deja claro que el mundo se sigue encontrando en una Guerra Fría.

 

A pesar de que la multipolaridad forme parte de esta nueva geopolítica lo cierto es que la celebración de la Cumbre ha puesto de manifiesto la profunda división que existe entre los dos bloques. Estados Unidos y Rusia siguen profundamente divididos, más aún con la invasión rusa. El hecho de que ahora Rusia este atravesando una de sus crisis internacionales más graves es una situación de poder para la OTAN, más aún después de que el Kremlin haya iniciado una guerra.

 

China, por su parte, hace varios años que ya ha entrado en la escena internacional como una potencia que amenaza con extenderse, empleando otro tipo de métodos como son la creación de infraestructuras y el fortalecimiento de los lazos comerciales. En este aspecto, África está viendo como China va ganando fuerza en el continente a través de estos dos sectores. Si lo sumamos, además, al aumento de la presencia del grupo Wagner en países como en Malí o Argelia evidencian que la influencia tanto rusa como china, más que reducirse, ha conseguido crecer.

 

Sin embargo y, de acuerdo con Biden, “la OTAN enfrentará a los desafíos de China y seguirá condenando las acciones de Rusia. En cualquier situación, la OTAN por el momento se ha mostrado como un bloque que responde con “unidad”. Ese es el objetivo de Estados Unidos pero también de los países occidentales que, lejos de querer reducir las políticas de defensa, se ha mostrado más que dispuesto a seguir apostando por la cooperación y por la seguridad conjunta bajo el lema de “si nos atacan a uno, nos atacan a todos”.

 

Coordinador de América: José Antonio Sierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.