7 de agosto de 2022

Culiacán, Sinaloa.- Atletas de Taekwondo de Quintana Roo, finalizaron su participación en los Juegos Nacionales Conade 2022 que tienen lugar en Culiacán, Sinaloa, correspondiente a la primera etapa donde compitieron las categorías menores.

El gimnasio de usos múltiples María del Rosario Espinoza es el escenario donde se llevan a cabo las actividades, para los taekwondoínes de prácticamente toda la geografía nacional, lugar en el que los atletas caribeños Osama Ordaz, Yuma Mosl y Carmen Suástegui combatieron de manera aguerrida, sin embargo, no lograron pasar a la siguiente fase.

El combate clasificatorio más reñido y en el que estuvo a unos segundos de llevarse la victoria fue de la atleta Carmen Suástegui en la categoría Cadetes -55 kgs.

En la primera parte del combate, la caribeña se puso adelante 4-0 ante una rival que buscaba defenderse. En el segundo round de nueva cuenta Carmen se mantuvo dominante al grado que se puso 9-7. Pero en la tercera etapa a unos segundos de concluir la pelea, la queretana Ximena Esquivel, le propinó una patada a la cabeza que le redituó tres puntos y con ello eliminar en forma dramática 10-9 a la quintanarroense Carmen Suástegui.

En lo que se refiere a la categoría Cadetes -65 kgs, varonil, el quintanarroense Osama Ordaz no pudo detener toda la ofensiva del hidrocálido Roberto Landeros para caer 14-4 en el tatami del área 7.

Para finalizar la jornada se presentó Yuma Mosl, en la categoría Cadetes -37 kgs, enfrentándose al representante de Veracruz Diego Iván Portillo, que desde un inicio marcó un dominio que mantuvo hasta el final del combate.

Con esto termina la primera etapa de la competencia de Taekwondo en la especialidad de combate, y da paso a los atletas de las categorías mayores, que van en busca del triunfo y subir al podio de ganadores.

Respresentando a Quintana Roo estarán: Karina Barrios, Paloma Coba, Paloma Arzate, Sandy Bermeo, Mariana Ruiz, Lara Rodríguez, Frida Villar, Ángel Hernández, Oliver Flores, Guillermo Díaz, David Cruz, Jimmy Valle, y Adolfo Aguilar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.