6 de febrero de 2023

El Papa llora por la martirizada Ucrania ante la Inmaculada

Que sobre la guerra prevalezca la paz”. El Papa Francisco se emocionó durante el tradicional homenaje y oración a los pies del monumento a la Virgen: le hubiera gustado llevar el agradecimiento de los ucranianos «por la paz que pedimos al Señor desde hace tanto tiempo». «Sabemos – dijo – que estás con ellos y con todos los que sufren»

El Papa Francisco reanudó esta tarde a las 16.00 una tradición muy querida para los romanos, iniciada en 1953 por el Papa Pío XII, la de venerar la imagen de María Inmaculada en la Plaza de España de la Ciudad Eterna. Tradición que fue interrumpida en los dos últimos años a causa de la pandemia. Tras los cantos, el Obispo de Roma depositó su ofrenda floral, a lo que siguieron las letanía y la oración de Francisco. Junto al Santo Padre numerosos romanos y turistas. Antes de llegar a la plaza el Pontífice había rezado ante el icono de la Salus Populi Romani, en la Basílica de Santa María La Mayor.

 

El llanto y la emoción de Pastor y un hijo que lleva a «nuestra Madre Inmaculada» las flores de todos los hijos del mundo, «innumerables hombres y mujeres, no sólo cristianos», que alimentan «la mayor gratitud» hacia Ella, que vela «por todos nosotros». Conmovido y llorando por Ucrania, tierra mártir, el Papa Francisco hubiera querido llevar, a los pies del monumento a la Inmaculada Concepción en la Plaza de España, por fin llena de romanos y turistas tras dos años de homenajes y oraciones «solo al amanecer», debido a la pandemia.

 

Oración del Santo Padre:

  • Madre nuestra Inmaculada,
  • hoy el pueblo romano se reúne en torno a ti.
  • Las flores puestas a tus pies
  • por tantas realidades de la ciudad
  • expresan su amor y devoción por ti,
  • que velas por todos nosotros.
  • Y también ves y acoges
  • esas flores invisibles que son tantas invocaciones,
  • tantas súplicas silenciosas, a veces sofocadas,
  • ocultas, pero no para ti, que eres Madre.

“Después de dos años en los que vine para presentarte mis respetos a solas al amanecer, hoy vuelvo a ti junto con el pueblo, el pueblo de esta Iglesia, el pueblo de esta Ciudad. Y te traigo las gracias y súplicas de todos tus hijos, cercanos y lejanos”

 

  • Tú, desde el Cielo donde Dios te ha recibido,
  • ves las cosas de la tierra mucho mejor que nosotros;
  • pero como Madre escuchas nuestras invocaciones
  • para presentárselas a tu Hijo,
  • a su Corazón lleno de misericordia.

“En primer lugar, te traigo el amor filial de innumerables hombres y mujeres, no sólo cristianos, que te tienen la mayor gratitud por tu belleza, toda gracia y humildad: porque en medio de tantas nubes oscuras tú eres un signo de esperanza, signo de consuelo”

 

  • Te traigo las sonrisas de los niños
  • que aprenden tu nombre delante de tu imagen,
  • en brazos de sus madres y abuelas,
  • y empiezan a conocer
  • que tienen una Madre en el Cielo.
  • Y cuando, en la vida, sucede que esas sonrisas
  • dan paso a las lágrimas,
  • ¡qué importante es haberte conocido!,
  • ¡haber tenido el don de tu maternidad!

“Te traigo la gratitud de los mayores y los ancianos: una gratitud acorde con sus vidas, tejida de recuerdos, de alegrías y de dolores, de logros que saben bien que los han conseguido con tu ayuda, sosteniendo sus manos en la tuya”

 

  • Madre te traigo las preocupaciones de las familias,
  • de padres y madres que a menudo luchan
  • para llegar a fin de mes en casa,
  • y afrontan día a día
  • pequeños y grandes retos para salir adelante.

“En particular, te confío a las parejas jóvenes, para que mirándote a ti y a San José afronten la vida con valentía confiando en la Providencia de Dios”

 

  • Te traigo los sueños y las ansias de los jóvenes,
  • abiertos al futuro, pero frenados por una cultura
  • rica en cosas y pobre en valores,
  • saturada de información y deficiente en educación,
  • persuasiva al engañar y despiadada al decepcionar.
  • Te encomiendo especialmente a los jóvenes,
  • los más afectados por la pandemia,
  • para que puedan reanudar lentamente
  • a agitar y desplegar sus alas
  • y redescubrir el sabor de volar alto.

 

“Virgen Inmaculada, hoy me habría gustado traerte la acción de gracias del pueblo ucraniano, del pueblo ucraniano por la paz que llevamos tanto tiempo pidiendo al Señor. En cambio, aún tengo que traerte la súplica de los niños, de los ancianos de los padres y madres, de los jóvenes de esa tierra martirizada, que sufre tanto. Pero, en realidad, todos sabemos que estás con ellos y con todos los que sufren, como tú estuviste junto a la cruz de tu Hijo”

 

  • ¡Gracias, Madre nuestra!
  • Mirándote a ti, que estás libre de pecado,
  • que podamos seguir creyendo y esperando.
  • Que sobre el odio prevalezca el amor,
  • que sobre la mentira prevalezca la verdad,
  • que sobre la ofensa prevalezca el perdón,
  • que sobre la guerra prevalezca la paz. ¡Que así sea!

 

El acto de veneración a la Inmaculada concluyó con la bendición del Santo Padre.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *