12 de julio de 2024

Cada día existen más equipos inteligentes conectados a internet. De acuerdo con cifras de la última encuesta nacional sobre disponibilidad y uso de tecnologías de la información en los hogares, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), siete de cada diez personas son usuarias de internet y se registraron 24 millones de hogares con acceso a internet.

 

Frente a este incremento constante de usuarios, la única forma para que las redes sigan operando con el mismo estándar de velocidad y transferencia de datos, es que sean escalables, es decir, que puedan reaccionar y adaptarse sin perder calidad en los procesos.

 

Esta capacidad de la infraestructura de red es crítica en momentos donde las cargas operacionales aumentan exponencialmente, por ejemplo, durante Qatar 22, cuando millones de usuarios se conectaron al mismo tiempo para ver un partido.

 

“Existen circunstancias en que la arquitectura actual de internet no siempre puede mantener el ritmo de la demanda de los usuarios”, comenta Alejandro Girardotti, Director Sénior de Producto, Innovación y Alianzas Estratégicas de Cirion Technologies. “Es en esos momentos que contar con sistemas distribuidos y arquitecturas de infraestructura de cloud computing híbridas -esto es, la interacción de nubes privadas y públicas-, así como también de Data Centers tradicionales y EDGE, nos hace más fácil el ampliar y reducir los recursos para acomodar cargas más pesadas, o más ligeras según se requiera”.

Cirion Technologies cuenta en América Latina con una extensión de 50.000 kilómetros de fibra óptica terrestre de larga distancia y metropolitana, además de 36.000 km de cables submarinos y 18 landing stations, configurando una arquitectura de red capaz de adaptarse y contar con escalabilidad al incremento de usuarios conectados, sin que estos experimenten una navegación más lenta.

 

“Nuestra arquitectura híbrida en sistemas distribuidos se adapta de manera dinámica y en tiempo real a las exigencias del mercado, permitiendo con ello una gestión eficiente de las aplicaciones críticas y sus datos, con lo que se logra que las empresas puedan identificar tempranamente tendencias del mercado y responder rápidamente con soluciones que impulsan el crecimiento futuro”, afirma el ejecutivo de Cirion.

 

Según Statista, para el próximo año habrá 996 millones de dispositivos conectados en América Latina, y prevé 1.200 millones de conexiones para 2025, cerca del 64% serán para consumidores, incluyendo dispositivos para hogares inteligentes, wearables y vehículos autónomos, entre otros.

 

Ante este escenario, Girardotti, de Cirion, afirma que “este crecimiento exponencial de usuarios móviles, dispositivos IoT, aplicaciones Cloud, entre otras, traen consigo nuevas demandas sobre las redes, las que deberán seguir actualizándose y optimizarse para poder escalar y ofrecer el rendimiento necesario que exigirán los usuarios”.

 

Deja una respuesta