17 de junio de 2024

Emite SESA recomendaciones para el cuidado de la salud ante caída de ceniza volcánica

La Secretaría de Salud (SESA) del Estado de Querétaro informa que se recomienda a la población de la región centro del país, en especial a los habitantes de Puebla, Morelos, Estado de México y Ciudad de México, no exponerse a la ceniza presente por el incremento de actividad del volcán Popocatépetl.

 

Además, estar pendiente de la información que emitan las autoridades y no creer ni propagar rumores. Aún cuando el incremento de la actividad volcánica no significa necesariamente que habrá erupción, es indispensable —por la salud y la seguridad de las personas— contar con información oficial.

 

La Secretaría de Salud Federal alerta sobre los riesgos que representan las recientes exhalaciones del Popocatépetl: 

 

  • La ceniza volcánica fresca puede ser áspera, ácida, arenosa, vidriosa, maloliente y completamente desagradable. Aunque los gases normalmente se encuentran demasiado diluidos y no son un peligro para una persona sana, la combinación de gases ácidos y ceniza puede estar presente a kilómetros de la erupción y causar daños pulmonares a la niñez, personas adultas mayores y con enfermedades, incluyendo quienes sufren de enfermedades respiratorias graves.

 

  • Este recubrimiento ácido desaparece de forma fácil con la lluvia, pero puede arrastrar y contaminar las reservas de agua local. La ceniza ácida también puede dañar la vegetación y las cosechas en la región.

 

Ante el escenario en materia de salud descrito, la Secretaría emite recomendaciones para que las personas protejan su salud: 

 

  • Niñas, niños, así como personas adultas mayores y con enfermedades respiratorias deben evitar el contacto con la ceniza.
  • Evitar hacer actividades al aire libre.
  • Proteger ojos, nariz y boca; en caso de tener que salir a la intemperie, usar un pañuelo o cubrebocas.
  • Usar lentes y ropa de protección en caso de salir, ya que la ceniza afecta la visibilidad y daña la piel. De preferencia no usar lentes de contacto.
  • Lavar los ojos con abundante agua si se ha estado expuesto a la ceniza y presenta sensación de cuerpo extraño en los ojos.
  • Cerrar puertas y ventanas y sellar con trapos húmedos las rendijas y las ventilas, para limitar la entrada de polvo a casas y edificios.

 

Del mismo modo, para reducir márgenes de riesgo, así como proteger bienes, muebles e inmuebles, se recomienda: 

  • Sacudir la ceniza con plumeros para que no se rayen las superficies.
  • Tapar tinacos y otros depósitos de agua para que no se contaminen.
  • Cubrir aparatos, equipos y automóviles para que no se deterioren ni rayen.
  • Quitar continuamente las cenizas, para evitar que se acumulen en techos ligeros, ya que pueden hacer que se caigan por el exceso de peso.
  • Recoger en costales o bolsas de plástico las cenizas que se acumulen en los techos, suelos y calles para que no se tape el drenaje. Éstos no se deben limpiar con agua por la misma razón.
  • Cubrir coladeras de patios y azoteas para evitar que se tape el drenaje.
  • Evitar el uso de automóviles, ya que la ceniza reduce la visibilidad y vuelve el pavimento resbaladizo. En caso de usarlo, ser precavidos y pacientes, porque el tráfico se puede volver lento al ponerse resbaloso el piso.

 

Para consultar información oficial actualizada sobre la actividad del volcán, están a disposición las redes institucionales de la Coordinación Nacional de Protección Civil: twitter.com/CNPC_MX y facebook.com/CNPCmx/

Deja una respuesta