21 de febrero de 2024

El abrazo del Papa a los niños del centro veraniego en el Vaticano

Como un abuelo en medio de sus nietos, Francisco ha visitado esta mañana en el Aula Pablo VI a los cerca de 250 niños y jóvenes de 5 a 13 años que participan en la edición 2023 de la iniciativa vaticana de verano.

«¿Qué mensaje podemos llevar a nuestros héroes, los padres?», preguntó el pequeño Edoardo al Papa Francisco, que respondió invitando a los niños presentes a repetir varias veces «gracias» a sus mamás y papás por su compromiso en la crianza; «¿Quiénes son los superhéroes del Papa?», fue la pregunta de Elena, a la que el Pontífice, con un deje de emoción, respondió: «Los abuelos», porque «tienen sabiduría. Y por eso es importante» hablar con ellos.  Raphael, el mayor de los tres, propone una pregunta algo más desafiante: «En el mundo digital, ¿cómo podemos ser héroes?». Utilizarlo por su utilidad, de forma que nos sirva y no al revés, es la respuesta de Francisco.

 

Los tres pequeños «entrevistadores» participan con muchos de sus compañeros en el Estate Ragazzi del Vaticano, y esta mañana han recibido la visita del obispo de Roma en la Sala Paul vi, ocupada por juguetes de todas las formas y tamaños. Y como un abuelo en medio de sus nietos -a pocos días de la celebración de la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Ancianos, que él deseaba vivamente y que se celebra el próximo domingo- Francisco conversó con ellos, dispensándoles gestos de afectuosa ternura.

 

Desde el primer momento, cuando los animadores los reunieron para cantar Jesus Chrst you are my life, la canción que acompañó la entrada del Pontífice, que llegó poco antes de las 9.30 horas. Fue recibido por un estruendoso aplauso de los presentes, especialmente de los jóvenes, que enriquecieron su saludo con un «ciao» a instancias del padre Franco Fontana, director de la comunidad salesiana en el Vaticano y capellán de los Museos Vaticanos.

 

El sacerdote, discípulo de Don Bosco, da la bienvenida al Pontífice en nombre de todos, y luego le explica los criterios de división de los chicos, por grupos de edad, en los equipos de «amarillo» (5-7 años), «verde» (8-10) y «azul» (11-13).

 

Después, dos jóvenes, Giuditta y Giacomo, presentaron a Francesco el significado y los objetivos de la iniciativa, que se prolongará hasta el 4 de agosto. «Estamos muy agradecidos y contentos de participar activamente en esta maravillosa experiencia», comienza diciendo Giuditta.

 

«Es una experiencia preciosa para todos nosotros, animadores y animadores asistentes, porque nos da la oportunidad de crecer junto a estos pequeños que tantas sonrisas y tantos abrazos nos regalan cada día». Y subraya en particular cómo esta edición se inspira en la carta encíclica Fratelli tutti, «que actúa como brújula en nuestro camino que pretende hacer comprender a los jóvenes lo importante que es generar una fraternidad ‘contagiosa’ entre las personas, para que todos se sientan reconocidos y respetados simplemente como hermanos, redescubriendo la fuerza, el valor y la belleza de las relaciones fraternas».

 

Un camino, prosigue, que quiere subrayar la importancia de las relaciones y del compartir «a través del descubrimiento de emociones y actitudes amables marcadas por la confianza más que por el miedo al otro, por el diálogo más que por la confrontación, por los gestos libres y buenos contra la arrogancia y el egoísmo».

 

 

Deja una respuesta