13 de abril de 2024

Los esfuerzos globales muestran que es posible avanzar en la lucha contra los residuos plásticos, pero el mundo sigue sin avanzar

Los esfuerzos globales muestran que es posible avanzar en la lucha contra los residuos plásticos, pero el mundo sigue sin avanzar

Los esfuerzos globales muestran que es posible avanzar en la lucha contra los residuos plásticos, pero el mundo sigue sin avanzar.- Según la Fundación Ellen MacArthur, el mayor esfuerzo voluntario mundial contra los residuos plásticos demuestra que es posible avanzar en un problema medioambiental tan urgente, aunque ahora se necesitan medidas más duras para frenar la crisis.

 

Desde 2018, más de 1,000 organizaciones han respaldado el Compromiso Global, liderado por la Fundación en colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, para evitar que los envases de plástico se conviertan en desechos.

 

En los últimos cinco años, las empresas firmantes -que representan el 20% de la industria mundial de envases de plástico, han superado significativamente a sus pares cuando se trata de tomar medidas positivas para abordar los desechos plásticos.

 

Han reducido sustancialmente el uso de varios artículos de plástico problemáticos y evitables, estabilizado su uso de plásticos vírgenes y han duplicado con creces su proporción de contenido reciclado.

 

Al aumentar su uso de plásticos reciclados en 1.5 millones de toneladas anuales, los firmantes están eliminando el equivalente a un barril de petróleo cada dos segundos, además de evitar la emisión de 2.5 millones de toneladas de gases de efecto invernadero.

 

Sin embargo, dado que gran parte de la industria todavía no está tomando medidas y es probable que las empresas firmantes no cumplan con los objetivos clave para 2025, el mundo no está en camino de eliminar los desechos y la contaminación plástica, según destaca la publicación ‘Compromiso Global Cinco Años Después’ de la Fundación Ellen MacArthur.

 

La Fundación predice que 20 trillones de envases flexibles, como envoltorios, bolsas y sobres, acabarán en el océano en 2040, a menos que se adopten medidas políticas y normativas vinculantes más ambiciosas, combinadas con una mayor acción empresarial.

 

Sander Defruyt, responsable de la Iniciativa sobre Plásticos de la Fundación Ellen MacArthur, ha declarado: «Las enseñanzas extraídas del Compromiso Mundial en los últimos cinco años han demostrado que es posible lograr avances significativos para mantener los recursos fósiles bajo tierra y los plásticos fuera de los océanos.

 

«Cuando dimos nuestros primeros pasos en este camino, las acciones sobre este tema eran limitadas. Los esfuerzos de los últimos cinco años nos han permitido dar un gran paso adelante. Ahora sabemos que es posible avanzar en la lucha contra los residuos plásticos a escala mundial y dónde están los principales obstáculos que impiden seguir cambiando».

 

«Pero el mundo sigue lejos de solucionar la crisis de la contaminación plástica. Se necesita un instrumento internacional legalmente vinculante sobre la contaminación plástica, actualmente en negociación, junto con una acción empresarial acelerada. No podemos elegir entre ninguna de estas medidas, ambas son cruciales para garantizar que el progreso avance más rápido y más lejos».

 

La Fundación -una organización benéfica internacional que desarrolla y promueve la economía circular- afirma que las empresas firmantes han demostrado que es posible lograr avances significativos en la lucha contra los residuos plásticos mediante un esfuerzo colectivo y que, en conjunto, el resto de la industria se está quedando atrás.

 

Sheila Aggarwal-Khan, Directora de la División de Industria y Economía del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), acogió con satisfacción los progresos realizados por los signatarios del Compromiso Mundial en los últimos cinco años.

 

Dijo: «En los últimos cinco años, el Compromiso Mundial ha demostrado cómo se puede frenar la contaminación por plásticos, al tiempo que ha arrojado luz sobre los ‘puntos débiles’ que deben abordarse para conseguir el rediseño correcto del sistema”.

«Más de la mitad (53%) de los gobiernos firmantes han establecido objetivos cuantitativos para acelerar el progreso en materia de reutilización y promover el rediseño de los sistemas para favorecer alternativas más reciclables y, en su caso, compostables”.

 

«La negociación en curso de un instrumento internacional jurídicamente vinculante es una oportunidad para acordar las normas, medidas e incentivos de un entorno propicio para acabar con la contaminación por plásticos. Los gobiernos, las empresas y todas las partes interesadas deben actuar con unidad para garantizar que no perdamos esta oportunidad histórica».

 

Para lograr un cambio global, los líderes de la industria tienen que superar obstáculos clave en torno a la expansión de los modelos de negocio de reutilización; la lucha contra los residuos de envases flexibles y la contaminación, especialmente en los países con las tasas más altas de fugas de plásticos; y el establecimiento de infraestructuras para la recogida, reutilización y reciclaje, con el apoyo de políticas de Responsabilidad Ampliada del Productor (REP).

 

La organización benéfica destaca que el Compromiso Global seguirá siendo una fuerza clave para impulsar la acción voluntaria e informar y complementar el instrumento internacional jurídicamente vinculante que se someterá a una tercera ronda de negociaciones en Nairobi, Kenia, el mes que viene (13-19 de noviembre).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Para más información, visite emf.org/global-commitment 

Deja una respuesta