17 de julio de 2024

Francisco: en las tempestades, aferrémonos a Jesús para encontrar la paz

El Evangelio narra la historia de cuando Jesús y los discípulos estaban en una barca y una repentina tormenta amenazó, con hundir la barca.

tormenta

Sebastián Sansón Ferrari – Ciudad del Vaticano.- Incluso en medio de la confusión y la angustia, debemos abandonarnos al Señor, confiando siempre en Él. Este fue el reconfortante mensaje que el Papa Francisco ofreció a los fieles en su reflexión previa a la oración mariana del Ángelus correspondiente al XII Domingo del Tiempo Ordinario, 23 de junio de 2024.

 

Dirigiéndose a los miles de peregrinos reunidos en una tórrida y nublada Plaza de San Pedro, el Santo Padre reflexionó sobre la lectura del Evangelio de hoy según San Marcos, que narra la historia de cuando Jesús y los discípulos estaban en una barca en el lago Tiberíades, y los discípulos estaban atemorizados, mientras Jesús dormía, cuando una repentina y fuerte tormenta amenazó, o eso parecía, con hundir la barca.

 

«Parece que Jesús quiere ponerlos a prueba», observó el Pontífice, quien de inmediato aclaró: «Sin embargo, no los deja solos, se queda con ellos en la barca, tranquilo, incluso durmiendo. Y cuando estalla la tormenta, con su presencia los tranquiliza, los anima, los incita a tener más fe y los acompaña más allá del peligro. ¿Por qué hace así?».

 

«Para fortalecer la fe de los discípulos y hacerlos más valientes«, respondió el Sucesor de Pedro, añadiendo: «En efecto, salen de esta experiencia más conscientes del poder de Jesús y de su presencia en medio de ellos y, por tanto, más fuertes y dispuestos a afrontar otros obstáculos y dificultades, incluido el miedo a aventurarse a proclamar el Evangelio. Habiendo superado esta prueba con Él, sabrán afrontar muchas otras, incluso hasta la cruz y el martirio, para llevar el Evangelio a todos los pueblos».

 

Confiar en el Señor en medio de la confusión

«Jesús hace lo mismo con nosotros, particularmente en la Eucaristía», afirmó el Sucesor de Pedro: «Nos reúne en torno a Sí, nos da su Palabra, nos alimenta con su Cuerpo y su Sangre, y luego nos invita a ponernos en camino, a transmitir a todos lo que hemos oído y a compartir con todos lo que hemos recibido, en la vida cotidiana, incluso cuando es difícil».

 

“No nos ahorra las contrariedades, pero sin abandonarnos nunca, nos ayuda a afrontarlas. Nos hace valientes. Así también nosotros, superándolas con su ayuda, aprendemos cada vez más a abrazarnos a Él, a confiar en su poder, que va mucho más allá de nuestras capacidades, a superar incertidumbres y hesitaciones, cerrazones y prejuicios, con valentía y grandeza de corazón, para decir a todos que el Reino de los Cielos está presente, está aquí, y que con Jesús a nuestro lado podemos hacerlo crecer juntos más allá de todas las barreras.”

 

¿Me dejo arrollar por la agitación o me aferro a Él?

Hacia el final de su meditación, el Papa invitó a los fieles a preguntarse:

«En tiempos de prueba, ¿soy capaz de hacer memoria de los momentos de mi vida en los que he experimentado la presencia y la ayuda del Señor? Cuando llega alguna tormenta, ¿me dejo arrollar por la agitación, o me aferro a Él para encontrar la calma y la paz en la oración, en el silencio, en la escucha de la Palabra, en la adoración y en el compartir fraterno de la fe?».

 

El Pontífice elevó una súplica a la Virgen María, «que aceptó la voluntad de Dios con humildad y valentía», para que «nos conceda, en los momentos difíciles, la serenidad del abandono en Él».

 

Te puede interesar: El Papa en el Ángelus: Que el amor gratuito de Dios nos llene y dilate el corazón

Deja una respuesta