lun. Jun 24th, 2019

Reubican definitivamente alcaldía Iztapalapa y gobierno de la CDMX a casi 5 mil tianguistas de Santa Cruz Meyehualco

Desde hoy expenden sus productos en nuevos espacios dignos y seguros, donde se garantiza su derecho al trabajo: aseguran Clara Brugada y Rosa Icela Rodríguez

La alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada Molina, y la Secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, Rosa Icela Rodríguez Velázquez, informaron que este día se reubicó en forma definitiva el tianguis de la unidad habitacional Santa Cruz Meyehualco, cuyos casi 5 mil oferentes se encuentran ya en nuevos espacios, a unas calles de su anterior ubicación, donde está garantizada su actividad comercial en condiciones dignas y seguras para ellos y los consumidores.

 

Destacaron que la reubicación de un tianguis de la magnitud del de Santa Cruz Meyehualco es una acto que no se había realizado en la Ciudad de México en mucho tiempo y sostuvieron que no habrá marcha atrás porque, en este caso específico, es urgente atender los riesgos que viven los habitantes de la unidad habitacional, que ha sufrido un deterioro acumulado en sus calles y viviendas, derivado de grietas que se agravaron con el sismo de 2017 y con la presencia de unidades de transporte pesado de los propios tianguistas.

 

Agregaron que conforme a los acuerdos firmados con cerca de 5 mil comerciantes, los que expenden productos catalogados como bazar, 3 mil 800 oferentes, se ubican ahora  en el Eje 6 Sur al costado de la reja exterior del ala sur del parque Cuitláhuac. Los 900 que venden productos considerados como abasto, fueron reubicados en la avenida Santa Cruz, entre la calle Genaro Estrada y la avenida Guelatao. Además, se instaló un tercer sitio en el cruce del Eje 6 Sur y Guelatao.

Asimismo, indicaron que el Gobierno de la Ciudad de México y la Alcaldía Iztapalapa mantienen abierto el diálogo con vendedores que han rechazado el reordenamiento, aproximadamente 250 – que equivalen al 5 por ciento de los que aceptaron el cambio – a fin de que se puedan integrar a los nuevos espacios del tianguis de Santa Cruz Meyehualco y continúen con su actividad comercial.

 

En conferencia de prensa, realizada en la sede del Gobierno de la Ciudad de México, la alcaldesa enfatizó que “ningún oferente será afectado por la falta de ingresos”, pero dejó en claro que esta actividad se debe realizar con base en la normatividad aplicable para el comercio en vía pública y sin que se expendan mercancías ilegales, ni se utilice el tianguis para encubrir alguna actividad ilícita.

 

Al respecto, Rosa Icela Rodríguez puntualizó que son sólo algunas personas quienes han utilizado el tianguis para cometer delitos, lo cual ya es investigado por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. Dijo que desde la madrugada hubo elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, del gobierno capitalino  y de la Alcaldía desplegados en Santa Cruz para evitar que alguien se instalara  en las calles de la unidad habitacional y todos se dirigieran a los nuevos espacios del tianguis.

 

Subrayó que los elementos de la policía tienen la directriz de no hacer caso a provocaciones de los inconformes, de no generar violencia y por el contrario inhibir agresiones a los ciudadanos, a los vecinos y a los propios vendedores.

La alcaldesa de Iztapalapa recordó que el tianguis en Santa Cruz Meyehualco data de hace aproximadamente 40 años, aunque en las últimas décadas fue cuando creció intensamente y comenzó a generar graves afectaciones a la vida de la comunidad, al grado de que los vecinos presentaron quejas ante el gobierno de Iztapalapa y otras instancias.

 

Entre los problemas que los tianguistas generaban están basura acumulada que no se despeja a tiempo de las calles, dificultad para el paso a las escuelas, inseguridad, venta de mercancía no permitida, inaccesibilidad para vehículos de emergencias, tráfico excesivo, daño a infraestructura urbana, daño ecológico, también amarres de árboles y la utilización de áreas verdes como estacionamientos.

 

También daño a infraestructura hidráulica (drenajes tapados por basura y grasas), fecalismo, consumo de drogas y alcohol, daño a viviendas (amarres en ventanas, rejas y accesorios), molestia a los vecinos por el ruido ocasionado por la operación del tianguis nocturno e invasión de áreas recreativas y de equipamiento como el Parque Cri Cri, entre otras afectaciones.

 

Lo anterior derivó en que la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal emitió la Recomendación 10/2016, hace tres años, en la que requirió el desarrollo de acciones en Santa Cruz Meyehualco para la aplicación de la normatividad vigente en materia de comercio en vía pública y la reubicación de los vendedores en caso necesario.

 

En cumplimiento de dicha Recomendación, las Alcaldía y el Gobierno de  la Ciudad de México realizaron cerca de 500 reuniones de trabajo con todos los comerciantes, las cuales dieron como resultado que 4 mil 900 aceptaran la reubicación luego de conocer las ventajas de contar con nuevos espacios, dignos, seguros y principalmente de quedar convencidos de que conservarían su fuente de ingresos.

 

Los espacios donde desde hoy está el nuevo tianguis de Santa Cruz Meyehualco, detalló, cuentan con plazas arboladas, sanitarios, estacionamiento, andadores, entre otros servicios que en las calles de la unidad habitacional no era posible tener y por ello es que se decidió llevar a cabo la reubicación, en la que se respetaron los derechos de los comerciantes, los vecinos y  los compradores.

 

A partir de este fin de semana, resaltó Clara Brugada, “aplicaremos un Plan de Desarrollo Integral de Santa Cruz Meyehualco, donde lo principal será la mitigación de 315 grietas”, de las cuales 155 son de nivel de riesgo I, el más bajo; 124 de nivel II, 31 de nivel III y 5 de nivel IV. Asimismo, la Comisión de Reconstrucción podrá atender 844 viviendas dañadas por el sismo de 2017.

 

Además, con las calles liberadas también se repararán o sustituirán luminarias, habrá remplazo de tuberías de agua y drenaje, se cubrirán baches, habrá repavimentación de diversas vialidades, balizamiento, poda de árboles, reforestación, construcción de banquetas y guarniciones, así como todos los servicios públicos que no se habían podido prestar, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *