OPINIÓN | Balance de las acciones de las mujeres mexicanas: #Marcha8M y #UnDíaSinNosotras

Lo que ocurrió en México los días 8 y 9 de marzo son una clara muestra de que la lucha por los derechos de las mujeres ya no se va a detener, ¿cuál es el siguiente paso?

Balance de las acciones de las mujeres mexicanas

Foto: Alicia Guzmán

Activistas y colectivos feministas realizaron una marcha y un paro nacional de mujeres, que marcan la importancia de realizar acciones reales que den resultados a corto y mediano plazo, tanto por parte de los tres niveles de gobierno como de la misma sociedad.

El 8 de marzo de 2020 en la Ciudad de México y en varias ciudades más del país sde realizaron movilizaciones en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, en contra de la violencia de género y los feminicidios.

Dentro de estas movilizaciones se reportaron en la CDMX 7 heridos, entre ellos 4 policías. Las autoridades reportaron que el ERUM atendió a 38 personas, de las cuales tres necesitaron hospitalización; mientras que una de las policías sufrió fracturas en una de sus piernas.

En redes sociales y en medios de comunicación se difundieron imágenes y videos de mujeres encapuchadas realizando destrozos en monumentos y negocios privados.  

Sin embargo, más allá de los lamentables saldos de violencia perpetrados por grupos y militantes radicales, lo cierto es que las mujeres tenemos que seguir alzando la voz y luchando en las calles para que se implementen políticas públicas que realmente ayuden a terminar con la violencia y los feminicidios, pero lo más importante es que los movimientos sociales protagonizados por las mujeres estén presentes y sean parte fundamental de las acciones a realizar. 

Algunas de las razones por las que este movimiento ya no va a parar son:

  1. La intención de detener la violencia machista.
  2. La defensa de la igualdad laboral entre ambos sexos.
  3. Visibilizar el trabajo de las mujeres amas de casa como algo valioso.
  4. Combatir los diferentes tipos de acoso y de abuso.
  5. Visibilizar su participación en la economía.
  6. Propiciar cambios culturales en pro de la igualdad.
  7. Lograr una igualdad de derechos real, no de papel.

El 8 de marzo ha sido una demostración de fuerza multitudinaria de las mujeres en las calles de México, lo cual nos da una idea del peso económico y social.

La brecha salarial, la violencia de género o el acoso sexual siguen marcando a las mujeres en todo el orbe, algo que se busca visibilizar en estas protestas.

«Si nosotras paramos, se para el país«, es uno de los lemas que inspiraron la jornada del paro del 9 de marzo. Fue “un día sin mujeres” en las calles ni en los trabajos; pero también, un día “sin una niña en las escuelas y ni una joven en las universidades”.

Es notorio que: «hay una serie de obstáculos que permanecen sin cambios en la legislación y en la cultura. Las mujeres y las niñas siguen siendo infravaloradas; trabajan más, ganan menos y tienen menos opciones; y sufren múltiples formas de violencia en el hogar y en espacios públicos. Además, existe una amenaza significativa de reversión de los logros feministas que tanto esfuerzo costó conseguir», sentenció en un comunicado en su sitio web ONU-Mujeres.

Se demostró también que el silencio y la ausencia fueron los elementos que cimbraron e hicieron que se comiencen a crear espacios de reflexión, que no importaron más las diferencias ideológicas, culturales, sociales y económicas.  Se mostró la fortaleza de la unión de las mujeres, que si bien en un principio nos unió el temor, ahora nos une el saber de qué somos capaces.

Se calcula que el impacto económico del 9 de marzo fue de 37 mil millones de pesos, según Artemisa Montes, especialista en economía política de la Universidad La Salle; pero ella misma plantea el costo de la violencia contra las mujeres en México y destaca lo siguiente:

Esta violencia tiene un costo de 245,118 millones de pesos anuales, equivalentes a 1.5% del Producto Interno Bruto (PIB) del país y 5.2% del Presupuesto de Egresos de la Federación. “Ese dinero corresponde a los gastos que realizaron las mujeres que enfrentan violencia, es menos de lo que dedicamos a investigación y mucho menos a otros temas”, aseguró la académica.

Yo me quedo con el siguiente balance:

  1. La fuerza de 22 millones de mujeres se sumaron al movimiento #UnDíaSinNosotras para protestar contra la violencia machista.
  2. Un reclamo auténtico en contra de las autoridades pero también en contra de la sociedad que somos.
  3. Sentar las bases de una educación, iniciando desde los habitantes más pequeños: niñas y niños, basada en el respeto a los derechos de todos para poder erradicar la violencia.
  4. Mostrar la fuerza y fortaleza de los movimientos con una verdadera participación social sólo el interés del bien de todos.
  5. Convocar a un cambio que nos corresponde a todos con repensar y replantear las masculinidades y femineidades sin violencia.

Por tanto: la lucha por la reivindicación de los Derechos de las Mujeres sigue para construir un mejor futuro. Aquí la única pregunta que queda por contestar es: ¿cuál es el siguiente paso que debemos dar todos?


Mercedes Escudero Carmona es originaria del Distrito Federal y reconocida como una de Los 300 Líderes más Influyentes de México en 2017, 2018 y 2019.

Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la FCPyS de la UNAM; con Maestría en Comunicación y especialización en comunicación política e institucional, por la Universidad Iberoamericana.

Actualmente, es Presidente de la organización CPTED (Crime Prevention Through Environmental Design) Capítulo México de la Internacional CPTED Association (ICA), además de desempeñarse como Investigadora y Directora General del Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana y Humana SC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *