La Secretaría de Gobernación, a través de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), fue reconocida por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez A.C. (Centro Prodh), por su labor en la coordinación del Mecanismo de Seguimiento de Casos de Tortura Sexual cometida en contra de Mujeres.

 

Dicho reconocimiento es por el caso de Mónica Esparza Castro, detenida y torturada por policías municipales en febrero de 2013, en torno al cual el Centro Prodh fungió como principal promotor e impulsor de justicia ante el Mecanismo.

 

Bajo la titularidad de Candelaria Ochoa Ávalos, la Conavim –órgano desconcentrado de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaria de Gobernación–, refrendó que seguirá trabajando a favor de la erradicación de las violencias contra las niñas y las mujeres, incluida la tortura sexual.

 

Mónica Esparza Castro fue detenida, junto con su hermano y pareja, en febrero de 2013 por elementos de la policía municipal de Torreón, Coahuila, acusados de delincuencia organizada y secuestro.

 

Durante 10 horas fueron víctimas de tortura, y ella de tortura sexual. Su esposo murió a consecuencia de ese episodio de tortura, y a ella y a su hermano los obligaron a firmar una confesión de pertenencia a un grupo delictivo, por lo que fueron sentenciados a prisión.

 

En 2015 fue formulado por el Mecanismo un documento de conclusiones en el que, con base en investigaciones y recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, así como el historial de la Fiscalía General del Estado de Coahuila, el testimonio de Mónica, diagnósticos médicos y psicológicos, y el marco jurídico nacional e internacional, se emitieron líneas de acción y rendición de cuentas a dicha fiscalía.

 

Se recomendó dar acompañamiento a Mónica y garantizar su derecho a una investigación pronta e imparcial, así como acceso a la verdad, a la justicia y a la reparación integral del daño.

 

Asimismo, se acordó solicitar información a la Fiscalía General del Estado de Coahuila e instar a las autoridades de seguridad pública en Torreón a llevar a cabo las acciones necesarias para garantizar la no repetición.

 

Posteriormente, en 2016, Amnistía Internacional emitió un documento sobre tortura contra mujeres a manos de policías y fuerzas armadas en México, el cual retomó el caso de Mónica, y dejó constancia de lo recurrente que era esa práctica.

 

En tanto, la Conavim mantuvo comunicación con la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas del estado de Coahuila, en torno al caso de Mónica, instancia a la cual hasta el año pasado solicitó información sobre su progreso.

 

A finales de febrero de 2019, la Conavim exhortó al juez primero de Distrito en la Laguna, a fin de que considerara el documento producido por el Mecanismo en 2015 para la emisión de la sentencia.

 

El pasado 12 de marzo se emitió la sentencia absolutoria para Mónica Esparza, volviéndose un caso relevante de acceso a la justicia, la verdad y la libertad de mujeres sobrevivientes de tortura sexual y fabricación de acusaciones penales falsas.

 

El aporte del Mecanismo que coordina la Conavim, sienta las bases para el fortalecimiento y la ampliación de sus alcances, con la intención de que contribuya a erradicar la tortura sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *