Foto: Central Electoral INE

El Instituto Nacional Electoral (INE) en coordinación con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) realizó la “Mesa virtual: Violencia de género durante la contingencia COVID-19” con el objetivo de crear un espacio para el intercambio de experiencias y contribuir a que las mujeres y niñas que viven en violencia cuenten con información puntual de instituciones y/o asociaciones que les brinden atención médica, psicológica y orientación legal.

En su intervención, el Director Ejecutivo de Capacitación Electoral y Educación Cívica del INE, Roberto Heycher Cardiel Soto, subrayó que las pandemias empeoran las desigualdades a las que ya se enfrenta el sector femenino y las agresiones a las mujeres y niñas aumentan en la situación de confinamiento, debido a la tensión en el hogar.

Refirió que un estudio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) señala que la violencia de género aumenta en las emergencias globales, las situaciones de alarma humanitaria y salud pública agravan las desigualdades sociales que hay en los sistemas económicos, políticos y de salud, así como en el caso de la violencia doméstica.

Lo anterior, sucede también ante la pandemia del COVID-19 “datos recientes indican que las agresiones hacia las mujeres aumentan como consecuencia del confinamiento, y se replican en el ámbito laboral e incluso a prestadoras de servicios de salud que están sufriendo agresiones en espacios públicos”, agregó.

Por ello, señaló Cardiel, para contribuir a combatir la violencia contra las mujeres y así coadyuvar a la construcción de una cultura de igualdad, acceso a la justicia y respeto a sus derechos, el INE convocó a este espacio de análisis y reflexión sobre la violencia que padecen las mujeres, en el marco del plan de implementación 2020 de la Estrategia Nacional de Cultura Cívica (ENCCÍVICA).

En su intervención, la directora de la Unidad Técnica de Igualdad de Género y No discriminación del INE, Flor Sugey López Gamboa, comentó que uno de los temas más relevantes que se ha puesto al descubierto con el confinamiento en el que se encuentra México, es el marco de desprotección en el que se encuentran muchas mujeres y niñas.

Afirmó que hay un esquema de masculinidades nocivas que aún siguen vigentes, por lo que “en el INE estamos convencidos que tenemos que tomar decisiones con perspectiva e igualdad de género. Que necesitamos abrir estos espacios para tener una discusión productiva, ya que se tiene un entorno que perjudica y excluye, y una de las maneras más efectivas de contrarrestar esto tiene que ver con la falta de información”.

Señaló que las emergencias humanitarias y desastres naturales, en esta ocasión la pandemia, sorprende al mundo al no estar preparados, pero “nos damos cuenta que las niñas y las mujeres se encuentran en una situación desventajosa, ya que no sólo su salud, sino sus vidas corren un gran riesgo”.

El COVID-19 puede detener los avances logrados en igualdad de género

Enseguida, Javier González Gómez, Oficial Nacional de Gobernanza Efectiva y Democracia, del PNUD México, indicó que la pandemia nos ha afectado a todas y todos, pero se han visto mayores afectaciones en quienes son más vulnerables, lo que profundiza las desigualdades sociales y económicas ya existentes.

“El COVID-19 puede detener los avances logrados en igualdad de género y los derechos de las mujeres e incluso pueden presentarse retrocesos”, afirmó.

Dio cuenta de que el 75 por ciento del personal de enfermería en México, son mujeres que están en la primera línea de defensa y se exponen de manera más directa al virus y que 43.9 por ciento de mujeres ha enfrentado algún tipo de violencia doméstica, lo cual puede incrementarse.

González Gómez dijo que PNUD México brinda ayuda a los centros Luna de Ciudad de México que apoyan a mujeres y niñas víctimas de cualquier tipo de violencia con protocolos y más herramientas.

Violencia contra la mujer es otra pandemia

El Coordinador Regional de Proyectos de Violencia contra las Mujeres y las Niñas, Feminicidio y Seguridad Ciudadana del Área de Género del Centro Regional para América Latina y el Caribe del PNUD, Sebastián  Essayag, dio cuenta del problema, ya que las políticas de aislamiento social y confinamiento en los hogares aumentan los factores de riesgo para la incidencia de la violencia de pareja y a nivel global.

Mencionó que 243 millones de mujeres y niñas entre 15 y 49 años, han sido sometidas a violencia física o sexual por parte de su pareja o ex pareja íntima en los últimos 12 meses.

En América Latina 1 de cada 3 mujeres entre 15 y 49 años alguna vez en pareja han sufrido violencia física y/o sexual perpetrada por su pareja o ex pareja lo que refleja una situación pandémica.

En el caso de México, afirmó que se registró un incremento de 80 por ciento en las llamadas y mensajes con solicitudes de apoyo de violencia contra la mujer, en el primer mes de confinamiento.

Por su parte, Rita Bell Consejera del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca moderó las mesas en las que participaron las regidoras Nallely Ortiz, del municipio de Santa Lucía del Camino de Oaxaca y Rosita Aguilar, ex candidata a la presidencia municipal en 2018, quienes compartieron su experiencia de violencia política que padecieron.

Posteriormente Sandra Lourdes Quiñones afirmó que la contingencia pone a las mujeres en un grado de vulnerabilidad porque están obligadas a vivir con su agresor, situación que es necesario detener, o de lo contrario seguirá creciendo.

Georgina Livier Morones, representante del Centro de Justicia para las Mujeres de Puerto Vallarta explicó cómo a través del Código Violeta en Jalisco, se brinda ayuda a las mujeres que hayan sufrido violencia física o sexual, a través de una atención integral.

Brindar apoyo psicológico gratuito a prestadores de servicios de la salud

El psicólogo Samuel Islas Ramos explicó que la ignorancia, el miedo, el enojo, la desesperación, la tristeza, la ansiedad y la ignorancia, han generado pensamientos desorganizados y provocado agresiones en al menos 57 casos a las y los prestadores de servicios de la salud, por lo que a través de Ágora –clínica de salud emocional- se les brinda apoyo psicológico gratuito en línea, a quienes así lo requieran.

La Consejera Electoral de Chihuahua, Claudia Arlett Espino definió la violencia como el ejercicio de poder en contra del género y, en situaciones de pandemia, se deja a la mujer hasta el último.

El Consejero Electoral de Guerrero Edmar León García, concluyó que la OEA define la violencia política contra las mujeres en razón de género como las “acciones u omisiones de personas, servidoras o servidores públicos que se destinan a la mujer por el hecho de ser mujer” y con ello se menoscaban sus derechos político electorales incluyendo el ejercicio del cargo.

“Partiendo de que la violencia a las mujeres es una ofensa a la dignidad humana, una amenaza a la democracia y una violación grave a los derechos humanos, es necesario que el Estado legisle para sancionar la violencia política”, subrayó.

En tanto, agregó, las autoridades administrativas y jurisdiccionales deberán tomar las medidas necesarias para estar preparados y actuar de manera expedita en el tema de violencia política de género.

Este ejercicio de diálogo contó con la participación del PNUD y los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLES) de Chihuahua, Guerrero y Oaxaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *