17 de julio de 2024

OPINIÓN – ¿Quién realmente detuvo a “El Marro”?

Tal vez nunca nos dirán la verdad sobre la detención de «El Marro» por las críticas que pudiera generar y las comparaciones con el pasado que se puedan realizar

¿Quién realmente detuvo al “Marro”?

¿Quién realmente detuvo al “Marro”?

Nunca antes la detención de un presunto delincuente había generado tantas dudas sobre qué institución fue la responsable de su aseguramiento y tal vez nunca nos dirán la verdad por las críticas que pudiera generar y las comparaciones con el pasado que se puedan realizar, pero un análisis desde tres ángulos de aproximación nos puede llevar a una serie de hipótesis diferentes a las que dio a conocer la autoridad federal.

Por un lado, están los discursos oficiales e informes, que apuntan a que fueron las fuerzas federales las responsables de la detención, en particular el Ejército mexicano, y que contaron con la colaboración de la Marina con sus drones para vigilancia aérea, así como la Fiscalía General del estado de Guanajuato, sin aclarar quien lo aseguró físicamente.

Al respecto, el día de ayer el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional informó desde Tepic que participaron más de mil elementos del Ejército y de la Fiscalía General del estado de Guanajuato, incluso en la presentación señala que participaron AMPF, siglas propias de los Agentes del Ministerio Público Federal, lo cual es impreciso porque solo actuó personal de la Fiscalía estatal.

En ninguna parte de este informe se menciona que el aseguramiento de los presuntos delincuentes haya estado a cargo de los efectivos militares y solo se deja entrever que en uno de los inmuebles intervenidos fue encontrada una víctima de secuestro de 52 años de edad, de ocupación empresaria.

Sobre el particular, datos obtenidos de las áreas responsables del combate al secuestro a nivel local, algunos de ellos retomados por varios medios de circulación nacional, indican que la operación estuvo sustentada en la liberación de una víctima de secuestro, evento a partir del cual fue posible rastrear las llamadas de negociación y eso los llevó al paradero del multicitado “Marro”, siendo detenido bajo la figura de flagrancia e incluso de flagrancia continuada, lo que corrió a cargo de efectivos estatales y no federales propiamente.

Lo anterior explica en parte por qué no fue puesto a disposición inmediata de un Juez federal en el penal del Altiplano y llevado a las instalaciones de la FGE en la capital del estado y después al penal de Puentecillas en Guanajuato, hasta que se deslinden responsabilidades por el delito de secuestro.

Por otro lado, están los mensajes en redes sociales, particularmente Twitter, cuya primicia corrió a cargo del gobernador de Guanajuato, quien informó que “esta madrugada en un operativo conjunto entre fuerzas estatales y federales fue detenido el principal líder de un grupo criminal que operaba en la región Laja-Bajío del estado de Guanajuato”, agregó que se rescató a una empresaria originaria de Apaseo el Alto que se encontraba secuestrada.

Posteriormente el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y “jefe formal” de la Guardia Nacional informó que en una acción encabezada por el Ejército Mexicano y apoyada por la Fiscalía General del estado fue como capturaron a “El Marro”, pero no menciona participación alguna de la GN en el operativo. Agregó que cumplidas las formalidades jurídicas sería trasladado al penal federal de El Altiplano para ponerlo a disposición del Juez que dictó las órdenes de aprehensión por Delincuencia Organizada y Robo de combustible, cierra su mensaje puntualizando «el Gabinete de Seguridad reconoce el gran apoyo del estado de Guanajuato».

Una tercera perspectiva la marcan las imágenes de la detención y presentación difundidas por el gobierno federal y la propia Fiscalía General del estado de Guanajuato, las cuales se notan forzadas en el sentido de que ambas instituciones, el Ejército mexicano y la FGE quieren atribuirse la “medalla” de la aprehensión. Es más, en algunas de ellas solo aparecen los elementos del Ejército Mexicano y el detenido.

Incluso en varias fotografías difundidas no viene de origen difuminado el rostro del líder del grupo delictivo, lo cual podría ser utilizado por la defensa del detenido alegando violación al debido proceso por su exposición mediática, ya que por lo menos 2 de 8 diarios de circulación nacional las difundieron tal cual las recibieron.

Un dato relevante que genera duda si fueron las Fuerzas Especiales del Ejército mexicano las que lo aprehendieron es que los efectivos que aparecen en las fotos portan un gafete en el hombro con las siglas Plan DN III E, que es el que utilizan los elementos que participan en labores de apoyo a la población en caso de desastre natural, muy diferente al de las Fuerzas Especiales.

Sería deseable que por lo menos para la fotografía oficial aparecieran con su uniforme formal y completo ya que se trataba de una detención de alto impacto.

A partir de estos elementos es posible formular las siguientes hipótesis:

  • La detención de “El Marro” corrió a cargo de elementos de la Fiscalía General del estado de Guanajuato a través de la Agencia de Investigación Criminal y se realizó atendiendo el delito flagrante de secuestro y no por los delitos del fuero federal, sin que ello implique que no vayan a ser sancionados en su oportunidad.

 

  • El Ejército mexicano apoyó la actuación de efectivos de la Agencia de Investigación Criminal estatal con el despliegue de todas sus capacidades técnicas, operativas y de seguridad perimetral, pero por razones políticas y estratégicas se maneja que la detención fue resultado de un trabajo coordinado a nivel estatal que resultó favorecido tras la visita del titular del ejecutivo federal a Guanajuato, de esa manera todos ganan. Así se hacía antes y así se sigue haciendo ahora, no hay nada nuevo bajo el sol.

 

  • La Guardia Nacional no tuvo participación alguna en esta operación y no hubo forma de incluirla por la rapidez y sigilo con que actuaron las dos instancias mencionadas y por cierto recelo de involucrar a su despliegue de fuerza en los estados en acciones sensibles de alto impacto.

Facundo Rosas realizó sus estudios de Ingeniería en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), donde fue condecorado con la “Medalla al Mérito Universitario”;  cuenta con Maestrías en Administración y en Seguridad Pública y Derechos Humanos.

 

Facundo Rosas
Ingeniero Facundo Rosas
Su trayectoria incluye el haber sido Director General de Terrorismo de la Policía Federal Preventiva (PFP), Director General de Análisis Táctico de la Agencia Federal de Investigación (AFI), Coordinador de Inteligencia para la Prevención de la PFP, Subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial de la SSP Federal, Subsecretario de Prevención, Vinculación y Derechos Humanos de la SSP Federal, entre otros cargos.

Entre marzo de 2010 y febrero de 2012 atendió directamente la problemática de violencia en Ciudad Juárez, Chihuahua en el marco de la Estrategia “Todos Somos Juárez”.

Deja una respuesta