28 octubre 2020

En un día, el IMSS realiza tres procedimientos a paciente con una rara cardiopatía congénita

Recibió una cirugía a corazón abierto; horas después fue necesario realizar terapia oxigenación por membrana extracorpórea y hemodiálisis para contener el daño en riñón e hígado

En menos de 24 horas, especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) realizaron tres procedimientos de alta especialidad, una cirugía, una terapia innovadora y un tratamiento de hemodiálisis, para salvar la vida de un paciente de 32 años que sufría una rara cardiopatía congénita conocida como anomalía de Ebstein.

 

Arturo Pineda nació con un soplo en el corazón, durante los primero años de su vida, los médicos le dijeron a sus padres que el defecto cardiaco se quitaría con la edad, lo cual no ocurrió; relata que su infancia fue como la de cualquier niño: jugaba, practicaba deporte y actividad física, pero su vida cambió drásticamente hace cuatro años.

 

Acudió a una unidad médica del IMSS donde le tomaron una placa y resultó que su corazón era más grande de lo normal, por lo cual fue canalizado al Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI.

 

Ahí la jefa del Servicio de Cardiopatías Congénitas, Lucelli Yáñez Gutiérrez, tras ordenar estudios de ecocardiograma, tomografía y cateterismo cardiaco, le informó a Arturo que padecía de una anomalía de la válvula tricúspide en un grado severo, la cual provocaba que su corazón no funcionara correctamente y se deteriorara con rapidez.

Ante ello, explicó la especialista del IMSS, el 15 de agosto de 2019 se optó por realizar una cirugía innovadora y compleja a corazón abierto conocida como “uno y medio”, que consiste en conectar la vena cava superior a la rama derecha de la arteria pulmonar para colocar una prótesis mecánica en posición tricuspídea.

 

La doctora Yáñez Gutiérrez indicó que la operación fue exitosa para resolver la anomalía en el corazón de Arturo; sin embargo, en las horas siguientes durante el periodo de recuperación postquirúrgico, tuvo complicaciones en riñón e hígado que comprometían la función de estos órganos y la vida, por lo que fue necesario realizar un segundo procedimiento.

 

Una vez recuperado de estas intervenciones, el paciente realizó un programa de rehabilitación cardiaca y cuando su recuperación fue completa, se le dio de alta y pudo reincorporarse a sus actividades físicas habituales, regresar con su familia y llevar una vida prácticamente normal, a pesar del momento crítico en su salud después de la cirugía. Desde su ingreso hasta su alta, transcurrieron dos meses.

La doctora Yáñez Gutiérrez indicó que a nivel mundial se estima que nacen siete niños con cardiopatía congénita por cada mil recién nacidos; en México, aunque no se cuenta con la cifra exacta, se estima que pueden ser entre ocho y 10 niños por cada mil recién nacidos vivos.

 

Explicó que los síntomas más comunes de las cardiopatías congénitas son soplo cardiaco, que es un ruido que produce la sangre al atravesar estructuras del corazón; falta de aire, cansancio, palpitaciones o dolor del corazón y en algunos casos la coloración azul en dedos y boca; la atención oportuna de estos pacientes en edades tempranas, permite evitar complicaciones al llegar a la vida adulta y que se reduzcan las alternativas de tratamiento.

 

Respecto al tratamiento, señaló que en el IMSS se cuenta con  todas la alternativas necesarias, incluidos fármacos para el control de los síntomas, así como diversas opciones de cirugías cardiacas, manejo por cateterismo y trasplante de corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *