25 noviembre 2020

El Sistema DIF Tabasco continúa atendiendo cada día a más gente damnificada por las inundaciones en condiciones óptimas de higiene y alimentación, una muestra de ello, es el albergue localizado en el estacionamiento de Galerías Tabasco 2000, donde se cuenta con una distancia de al menos tres metros, entre cada familia.

 

En este sitio, el pasado martes se contaba con 278 personas que en su mayoría habían arribado por la creciente del río Grijalva en las colonias Gaviotas Norte y Sur, como de la zona de Casa Blanca, afectadas por el desbordamiento de la laguna “El Negro”, pero este martes la cifra ascendió a 356.

 

En un recorrido por el albergue, que fue instalado desde el pasado viernes, se pudo observar que hay familias completas que llegaron procedentes de las colonias Gaviotas Sur, de los sectores Armenia, Coquito, Monal y La Manga, mismo que se encuentran en un ambiente de calma y orden.

 

Además, se constató que no hay hacinamiento alguno, debido a que el personal del DIF dispuso que cada familia se encuentre alojada a una distancia de al menos tres metros con respecto a otra.

 

A diferencia de otras contingencias, al adulto mayor o la persona con alguna enfermedad, se le proporciona una cama para que descansen, en tanto que al resto de los damnificados, se les apoya con colchonetas.

 

Todo ello, además de la alimentación nutritiva, de tres raciones al día, que se les brinda a las familias en un comedor; dotación de insumos de aseo personal y de limpieza, como del servicio de regaderas.

 

Orlando Eduardo Hanssen Carrión, director del Centro de Rehabilitación y Educación Especial del DIF Tabasco y encargado de este albergue, informó que una de las principales instrucciones de la presidenta del organismo, Dea Isabel Estrada de López, es que el albergue brinde garantía de salubridad e higiene, desde que se entra, sobre todo para reducir al mínimo el riesgo de contagio de COVID-19.

 

“Solicitamos lavado completo de manos, hacemos aspersión para desinfección de las personas que llegan por primera vez y también las que salen por algún motivo y vuelven a ingresar al albergue, se les hace también ese proceso de desinfección”, comentó.

 

Hanssen Carrión mencionó que en el albergue se cuenta con personal de la Secretaría de Salud para que además de la atención a cualquier otra enfermedad, se vigile que las familias alojadas cumplan con las recomendaciones de prevención del COVID-19, como lo es el uso del cubrebocas.

 

Para la supervisión de estas medidas sanitarias, destacó que el personal realiza recorridos por el albergue.

 

“Tenemos rondines continuos para solicitar que las personas porten sus cubrebocas  en todo momento, esto es quizás de las cosas más complicadas porque a veces se lo quitan para estar en el módulo que tengan asignado y todo esto; entonces, al final de cuentas, mantenemos un control continuo de todo esto para evitar precisamente posibles contagios”, sostuvo el funcionario del DIF al tiempo de señalar que en este albergue también se realizan actividades recreativas para los niños y en especial para aquellos con alguna discapacidad.

 

“Tenemos el apoyo de Secretaría de Salud, el albergue lo coordina DIF Tabasco con Sedena, pero la Secretaría de Salud nos ha brindado un gran apoyo mandándonos médicos, brigadas de distintos tipos para estar verificando la salud”, añadió.

 

Destacó el invaluable apoyo que han recibido por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el Instituto de Protección Civil del Estado Tabasco (IPCET) y de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).

 

Sobre las camas en el albergue, que es un distintivo de la atención del DIF brindada ahora a los damnificados, Hanssen Carrión precisó que son destinadas a los adultos mayores que en particular padecen alguna enfermedad crónica.

 

“Tenemos un área para manejos crónicos, en el caso de los adultos mayores, ahorita estamos implementando para darles camas especiales para ellos, no colchonetas, como le estamos dando a la población general y así, evitarles que tengan incomodidad. Estamos en procesos de ir evaluando cada una de las personas a las cuales requieran ese tipo de apoyo”, expuso.

 

Hanssen Carrión destacó además que a las familias alojadas se les brinda atención médica, alimentación nutritiva, así como insumos de aseo personal y de limpieza.

 

Añadió que se cuenta con personal del DIF para servicios de psicología, pedagogía, e incluso, el de la Marina apoya en puericultura y en coordinación, ambos organizan diversas actividades para evitar el estrés de las familias por haber sufrido un desastre natural.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *