1 de diciembre de 2020

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con 777 registros en la plataforma de pacientes pediátricos oncológicos, 168 más respecto a la semana previa, con lo que se avanza en el objetivo de integrar a más de seis mil niñas y niños con cáncer a esta herramienta que permitirá brindar un seguimiento oportuno y eficaz a los tratamientos.

 

Durante la décima sesión del grupo de trabajo entre autoridades de la institución y madres y padres de pacientes pediátricos con tratamientos oncológicos, que fue encabezada por el director general del IMSS, Maestro Zoé Robledo, se indicó que la próxima semana se prevé la liberación del carnet digital, el cualintegrará un historial de las quimioterapias que se han aplicado y las que están programadas.

 

La directora de Innovación y Desarrollo Tecnológico (DIDT), Claudia Vázquez Espinoza, informó que esta aplicación se implementa en 11 Unidades Médicas de Alta Especialidad (UMAE) de la Ciudad de México, Jalisco, Nuevo León, Guanajuato, Veracruz, Torreón Puebla y Mérida, así como en los Hospitales Generales Regionales (HGR) de Tijuana y Ciudad Obregón.

 

En otro orden de ideas, Zoé Robledo señaló que de los 30 casos específicos que madres y padres han manifestado en las sesiones del grupo de trabajo, la mayoría se han solucionado de forma satisfactoria.

 

A propuesta del titular del Seguro Social, la Dirección de Administración designará un representante del Instituto para supervisar la calidad de lotes de medicamentos al momento de su entrega en almacenes, esto con la finalidad de cumplir en tiempo y forma con las unidades médicas y hospitales para aplicar los tratamientos.

 

En otro tema, se realizó la presentación de una estrategia que tiene como punto central fortalecer las UMAE a fin de que atiendan de manera efectiva y eficiente a los niños con los tipos de cáncer más complejos y regionalizar la atención de estos pacientes con Centros de Referencia Estatal para la Atención del Niño y de la Niña con Cáncer (ONCOCREAN) en cada entidad.

 

Respecto a la programación de trasplantes de médula ósea, se detalló que estos procedimientos se irán reactivando conforme al semáforo epidemiológico de cada estado, debido a que los menores que reciben un trasplante requieren hospitalización de tres a seis semanas y la recuperación de varios meses de su sistema inmunológico, lo cual implica mayor riesgo ante un virus como el que causa COVID-19.

 

Además, se trabajará en un programa de sensibilización al personal de enfermería para brindar una atención más humana a los pacientes y se presentará el proceso de selección de donantes, a fin de mejorar los tiempos de cirugía de trasplantes de medula ósea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *