1 de diciembre de 2020

El Hospital General de Zona  (HGZ) No. 35 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Ciudad Juárez, Chihuahua, está considerado por las autoridades normativas médicas de la institución como un ejemplo nacional de reconversión hospitalaria en un corto plazo.

 

El cambio para ampliar la cobertura de atención de pacientes con COVID-19 se llevó a cabo en dos semanas e implicó un esfuerzo conjunto entre personal normativo de la Ciudad de México, directivos estatales y locales, así como trabajadores operativos de las diferentes categorías.

 

El objetivo fue actuar de manera inmediata ante el incremento de casos de SARS-CoV-2 en la zona fronteriza para poder brindar atención a derechohabientes y no derechohabientes.

 

Esta medida forma parte de las acciones establecidas en la estrategia integral implementada por el Director General del IMSS, Maestro Zoé Robledo, para dar respuesta inmediata a los chihuahuenses en esta emergencia sanitaria.

 

La directora del HGZ No. 35, doctora Irma Escamilla Terrazas, médico especialista en cirugía general, quien está por cumplir 30 años de trayectoria ininterrumpida en la institución, refiere que la reconversión en la unidad consistió en tener habilitadas y disponibles 103 camas, para sumar un total de 127.

“Al tercer día de que se dio la instrucción, se recibieron pacientes COVID en el primer piso. La intención es seguir ganando camas para tener la disponibilidad de 160 en total”, añadió.

 

Resaltó que para llevar a cabo resultados de manera inmediata, además de efectuar la capacitación respectiva, se tuvo un acercamiento directo con los diferentes grupos de trabajadores, con quienes compartió la preocupación común por salvar vidas.

 

En ese sentido, la doctora Escamilla Terrazas destacó que los trabajadores se convencieron de la función prioritaria que juega cada uno de ellos en esta emergencia a través de la actividad que realizan, y su respuesta fue única y solidaria.

 

“Estamos ante una emergencia sanitaria y nuestro trabajo habitual lo convertimos en un trabajo extraordinario, fuera de lo común, para ofrecerle al paciente una esperanza de vida al brindarle un lugar para su atención médica”, resaltó.

 

Afirmó que lo que se hizo en el HGZ No. 35 “no fue una hazaña”, sino una respuesta inmediata de hombres y mujeres que comprendieron que tenían que trabajar de manera conjunta para que la emergencia no rebasara la capacidad.

 

“El personal del IMSS está comprometido con la institución y con la sociedad; tiene un gran sentido del deber, del servicio y de la responsabilidad. Tenemos que seguir en el frente común contra el enemigo, que es un virus invisible, el cual no nos puede ganar esta batalla”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *