4 de diciembre de 2020

Para prevenir espina bífida se debe procurar un embarazo planeado, tomar ácido fólico y llevar control prenatal: IMSS

Esta enfermedad provoca discapacidad motora en los miembros inferiores, sensitiva e hidrocefalia; se presenta entre los 24 y 28 días de gestación.

Un embarazo planeado, tomar ácido fólico y ponerse en manos del especialista para llevar un control prenatal, son las recomendaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para prevenir la espina bífida que es una alteración en la médula espinal que afecta en promedio a 4.9 de cada 10 mil nacidos vivos.

 

Lo principal, explicó el jefe del Servicio de Neurocirugía Pediátrica, del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI, Gerardo Sánchez Rodríguez, es que las parejas que piensen embarazarse acudan con el gineco obstetra para que recete los nutrientes necesarios y no tomen otros medicamentos.

 

Destacó que este padecimiento se presenta entre los días 24 y 28 de gestación, cuando el embrión se forma en el útero, con variaciones en la fusión o en el cierre de las vértebras.

 

La espina bífida provoca discapacidad motora en los miembros inferiores, sensitiva e hidrocefalia, lo que da como consecuencia incontinencia urinaria, fecal y en la mayoría de los casos, incapacidad permanente, indicó el doctor Gerardo Sánchez Rodríguez.

 

Aunque en la mayoría de los casos el padecimiento ocurre por deficiencia de ácido fólico, afirmó que también tiene su origen en diabetes gestacional, diabetes mellitus tipo 1, obesidad durante el embarazo, uso de medicamentos para las crisis convulsivas, alcoholismo, tabaquismo, exposición a solventes e incluso que la madre sea menor de 18 años y mayor de 40, entre otros factores.

 

En el Día Mundial de la Espina Bífida, que se conmemora el 21 de noviembre, el doctor Sánchez Rodríguez hizo un llamado a prevenir estos padecimientos a través de los cuidados prenatales.

 

El Seguro Social, dijo, tiene su principal objetivo en las mujeres en edad reproductiva para ayudarlas a hacer conciencia de que durante el embarazo, es necesario tomar ácido fólico, acudir a revisión médica a fin de evitar los factores de riesgo y detectar esta patología en el embrión.

 

Subrayó que la literatura en la materia establece que lo ideal es consumir ácido fólico desde medio año o un año antes del embarazo. Además, en las Unidades de Medicina Familiar del IMSS se lleva a cabo una campaña permanente para los embarazos planeados.

 

Finalmente, advirtió que la espina bífida provoca también insuficiencia renal y deformidades en la columna, por lo que quienes la padecen deben estar en rehabilitación de por vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *