24 de enero de 2021

CFE ya investiga el origen del oficio apócrifo presentado por el apagón nacional

Tras un incendio el 28 de diciembre de 2020, generadores intermitentes privados tuvieron que salir del Sistema Interconectado Nacional ante su incapacidad para responder la oscilación y baja frecuencia

En conferencia de prensa presidida por el director general, Manuel Bartlett Díaz, directivos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) detallaron los diferentes factores que se conjugaron el pasado 28 de diciembre durante el desbalance del Sistema Interconectado Nacional, que dejó sin suministro eléctrico a 10.3 millones de usuarios en el país.

 

En su oportunidad, Luis Bravo Navarro, coordinador de Comunicación Corporativa de la CFE, explicó que «los sistemas eléctricos complejos de alta tensión en todo el mundo están expuestos a cientos de fallas que ocurren por causas fortuitas (climatológicas o accidentales) y generalmente afectan secciones pequeñas de su amplia cobertura de decenas de miles de kilómetros de líneas de alta tensión». En México, sin embargo, el Sistema Eléctrico Nacional opera con exceso de generación intermitente.

 

Noé Peña Silva, director de CFE Transmisión, aclaró que no fue necesario que las llamas de un incendio de pastizal en el municipio de Padilla, Tamaulipas, alcanzaran las líneas de transmisión, ya que el humo y las pequeñas partículas desprendidas por el incendio ionizan el aire (lo que genera un arco voltaico que ocasiona una descarga de electricidad a tierra).

 

A su vez, Carlos Morales Mar, director de Operaciones de la CFE, explicó que además de la ionización del aire se conjugaron otras condiciones que provocaron la interrupción ocurrida en el mes de diciembre, entre ellas, las condiciones climatológicas debido al Frente Frío 23.

 

Señaló que las descargas a tierra crearon una sobrecorriente, a su vez eso ocasionó que oscilara el sistema. Diferentes centrales generadoras intermitentes, sin capacidad para responder a la oscilación, se desconectaran del Sistema Eléctrico Nacional. Esta situación magnificó el problema porque en la zona de Tamaulipas existe una gran cantidad de generación intermitente.

 

Fueron las centrales generadoras de la CFE las que dieron estabilidad al sistema para restablecer el suministro (entre ellas centrales de ciclo combinado, termoeléctricas, hidroeléctricas y geotermoeléctricas), ya que se necesitaba generación continua para resolver la oscilación y la baja frecuencia (causadas a su vez porque el incendio provocó un desbalance entre la generación y el consumo).

 

Ante las versiones que aseguran que la CFE debe invertir en el reforzamiento de las redes de transmisión, Bartlett Díaz enfatizó que la CFE lo ha hecho, sin embargo, toda inversión es insuficiente ya que se tendrían que crear sistemas dedicados ante el otorgamiento indiscriminado y sin planeación alguna de permisos de generación intermitente.

 

Por otra parte, dijo que ya se investiga el origen de un oficio señalado como apócrifo. Señaló que ese concepto es usado para distraer la atención de lo realmente importante: el correcto funcionamiento del Sistema Eléctrico Nacional y el restablecimiento inmediato gracias al respaldo proporcionado por las centrales generadoras de la CFE.

 

Noé Peña Silva apuntó que, como parte del protocolo al ocurrir una falla en la Red Nacional de Transmisión, siempre se solicita al personal responsable del área correspondiente un documento que avale el incidente que desencadenó la falla. La dirección a su cargo se dio a la tarea de realizar una investigación interna y ya levantó una acta de hechos con todo el personal involucrado. Detalló que la investigación fue turnada a la Auditoría Interna y Control Interno de la institución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *