26 de septiembre de 2021

Con el fin de manejar el agua almacenada en las presas de Chihuahua de manera integral y procurando evitar conflictos asociados a la escasez y/o la abundancia del recurso en la región, la Comisión Nacional del Agua (Conagua), mediante el Organismo de Cuenca Río Bravo (OCRB), y con el respaldo de otras instancias federales, promueve acciones consensuadas de carácter temporal.

 

Así, el trasvase de agua de cualquier presa no es una decisión unilateral, y está estipulado en la Ley de Aguas Nacionales y su reglamento, instrumentos legales que la Conagua acata en todo momento.

 

Adicionalmente, para la distribución del agua se utiliza el Modelo Matemático de Uso, Aprovechamiento y Distribución de las aguas superficiales de la cuenca del río Bravo, una herramienta de apoyo a la toma de decisiones, producto de un esfuerzo conjunto entre usuarios y autoridades.

 

En cuanto a los volúmenes de agua que se almacenan en presas internacionales, así como los que discurren por el cauce del río Bravo, permanentemente la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) lleva un control riguroso y la contabilidad de los caudales que pertenecen a cada país.

 

Ello, es un elemento que brinda plena confianza sobre el manejo de datos y certeza sobre la medición de los caudales transitados a los usuarios, debido a que permite disponer de información fiel, al respecto del agua que corresponde para los diversos usos, así como la destinada al Tratado Internacional de 1944.

 

El Organismo de Cuenca Río Bravo de la Conagua, en todo momento se mantiene pendiente y atento al monitoreo hidrométrico, y se vincula y coordina estrechamente con la CILA, a fin de salvaguardar conjuntamente los intereses y derechos de México y su población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *