21 de mayo de 2022

La inteligencia estadounidense, clave en los ataques ucranianos contra generales rusos

Kiev ha confirmado la muerte de 12 generales del Ejército de Rusia. Esta cooperación en un ámbito tan delicado podría aumentar la tensión entre Washington y Moscú

La información sobre las tropas rusas que ha proporcionado la inteligencia estadounidense a Kiev ha sido fundamental en los ataques ucranianos que han tenido como objetivo a generales rusos. Así lo han confirmado bajo condición de anonimato altos funcionarios de Washington al periódico The New York Times, que también recalca que “la ayuda de orientación es parte de un esfuerzo clasificado de la administración Biden para proporcionar inteligencia de campo de batalla en tiempo real a Ucrania”. Los funcionarios han admitido que Estados Unidos comenzó a proporcionar información a Ucrania antes de la invasión de Rusia, que comenzó el 24 de febrero.

 

La inteligencia estadounidense habría facilitado a Ucrania información sobre movimientos anticipados de tropas rusas, así como la ubicación y otros detalles sobre los cuarteles de los generales. Estos datos, unidos a las propias herramientas de la inteligencia ucraniana, como la intercepción en las comunicaciones, han permitido eliminar a un total de 12 generales del Ejército de Rusia, una cifra que ha sorprendido a analistas militares.

 

En este punto también cabe destacar el uso de “teléfonos y radios no seguros” por parte de los generales rusos, algo que, en palabras de Frederick Hodges, excomandante supremo del Ejército de EE. UU. en Europa y actual analista el Centro de Análisis de Políticas Europeas, “muestra poca disciplina, falta de experiencia, arrogancia y falta de apreciación de las capacidades ucranianas”. De acuerdo con datos publicados por medios de comunicación rusos independientes y recogidos por The Moscow Times, al menos 317 oficiales rusos, incluidos dos generales de división, han muerto en Ucrania.

 

Sin embargo, los funcionarios estadounidenses no especificaron a The New York Times cuántos generales rusos habían muerto como resultado de la ayuda de Washington. De la misma manera, tampoco quisieron explicar cómo obtuvieron la información sobre las posiciones rusas, aunque el periódico estadounidense recuerda que a lo largo de la guerra diferentes agencias de inteligencia han utilizado “satélites clasificados y comerciales” para monitorizar los movimientos de las tropas rusas.

 

 

 

Antes de la guerra, la inteligencia estadounidense también advirtió a Kiev sobre “un ataque inminente en el aeropuerto de Hostomel”, una de las primeras bases atacadas por las tropas rusas al comienzo de la invasión. La información proporcionada por Washington sirvió para que el Ejército ucraniano fortaleciera sus defensas en la zona, impidiendo que Rusia mantuviera el control sobre el aeródromo.

 

El intercambio de información forma parte de la ayuda que Estados Unidos envía a Ucrania durante la guerra contra Rusia. En el campo de batalla, no solo las armas y municiones son fundamentales, los datos e informes también pueden jugar un papel clave a la hora de atacar posiciones enemigas o adelantarse a sus movimientos.

 

No obstante, esta ayuda también podría enfurecer a Rusia, y más en un momento en el que Moscú ha expresado su rechazo a que los países occidentales envíen armas a Ucrania. En este sentido, el Kremlin ha advertido que los envíos de armamento serán considerados objetivos legítimos. Por ello, la Administración Biden ha tratado de esconder este tipo de asistencia a Ucrania por miedo a que incremente la tensión con Rusia.

 

 

El portavoz del Pentágono, John F.Kirby, no ha querido hablar “de los detalles de esa información”, aunque sí ha reconocido que su país proporciona a Ucrania “información e inteligencia que puedan usar para defenderse”. De una manera similar se ha expresado la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC por sus siglas en inglés), Adrienne Watson, quien ha recalcado a AFP que Estados Unidos facilita inteligencia en el campo de batalla “para ayudar a los ucranianos a defender su país”. Asimismo, asegura que esta información no se transmite “con intención de asesinar generales rusos”. Por este motivo, Watson ha tachado de “irresponsable” la afirmación de que Washington ayuda a Kiev en el asesinato de generales rusos.

 

 

Aunque, por otro lado, Evelyn Farkas, exfuncionaria del Departamento de Defensa para Rusia y Ucrania en la administración Obama, declara a The New York Times que Estados Unidos “claramente” quiere que los rusos sepan “en algún nivel” que están ayudando a los ucranianos en este aspecto. Farkas también destaca que continuará haciéndolo. “Les daremos todo lo que necesitan para ganar, y no tenemos miedo de la reacción de Vladimir Putin ante eso. No seremos auto-disuasivos”, añade.

 

Tal y como indicaron los funcionarios al medio de comunicación neoyorquino, Estados Unidos “se prohíbe a sí mismo proporcionar inteligencia sobre los líderes rusos más importantes”. Por ejemplo, el ataque contra el jefe del Estado Mayor ruso, Valery Gerasimov, se llevó a cabo sin ayuda estadounidense, aunque la inteligencia estadounidense sí fue “fundamental” en la muerte de otros generales, reconocen los funcionarios.

 

 

El mismo periódico también publicó a mediados de abril que Estados Unidos había incrementado el flujo de inteligencia hacia Ucrania respecto a las fuerzas rusas en el Donbás y Crimea. A través de esos datos, el Ejército ucraniano podría realizar ataques más efectivos contra las posiciones rusas en esas dos regiones o predecir sus movimientos.

 

Coordinador de América: José Antonio Sierra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.