3 de julio de 2022

Después de que la Zarzuela anunciara la inminente visita de la Reina Letizia a la República Islámica de Mauritania, país africano y del Magreb, se ha constatado que este país se ha vuelto de particular importancia para los intereses de España y los responsables políticos españoles son cada vez más conscientes de esta realidad. La buena sintonía en las relaciones bilaterales entre ambos países es el resultado de una multitud de factores que han llevado a los responsables de ambos países a multiplicar sus contactos e intercambiar visitas de alto nivel. La seguridad en el Sahel, el reto de la inmigración y la lucha contra el crimen transcontinental son solo algunos temas que explican el acercamiento entre ambos países.

 

Tras la participación del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la Cumbre del Sahel que acogió Mauritania en julio del año 2020, junto al presidente mauritano, Mohamed Sheikh Ould al-Ghazouani y los máximos responsables de los cinco países del Sahel, el presidente del Gobierno español invitó al presidente de Mauritania a una visita oficial en  marzo de 2022, donde Madrid acogió a su invitado y mostró su compromiso para apoyar a Mauritania en el desarrollo de la agricultura, la ganadería y la energía, además de apoyar las capacidades de seguridad del país en la lucha contra el terrorismo y la inmigración irregular.

 

 

 

Dada la importancia de los acuerdos y pactos suscritos entre Mauritania y España, y el esperado fortalecimiento de las relaciones entre los dos países amigos, un importante encuentro en el almuerzo real entre la reina Letizia y la primera dama de Mauritania, Mariem Mohamed Fadel Dah, desembocó en una relación cercana entre las dos mujeres que comparten intereses y preocupaciones en diversos temas  y tienen mucho en común, sobre todo en lo que se refiere a la ayuda humanitaria y el apoyo a los proyectos e iniciativas sociales que tienen como finalidad ayudar a los colectivos que más lo necesitan.

 

La reina Letizia se interesó por la atención de la primera dama mauritana sobre los problemas de los niños en África y de los niños autistas en particular. Además, es conocida la larga trayectoria de la primera dama de Mauritania en lo que a obras y proyectos de caridad se refiere, preside una asociación para ayudar y tratar a los niños con autismo.

 

 

Mariem Dah no empezó sus labores humanitarias por casualidad, esta doctora en Odontología tiene una larga carrera diplomática a sus espaldas y es hija de un destacado líder político, exdirigente de la izquierda en mauritano y diplomático que representó su país en muchas partes del mundo, lo que ha hecho que la primera dama de Mauritania viviera la mayor parte de su vida fuera su país.

Pero el hecho que marcó un antes y un después en su trayectoria fue el nacimiento de uno de sus hijos con autismo. Ha dedica todo su esfuerza y sus energías para tratar, cuidar y educar a su hijo, y a partir allí empezó a preocuparse por el colectivo autista y las familias que tienen niños que pasan por las mismas circunstancias. Los esfuerzos de la primera dama permitieron la creación de una escuela especial para pacientes con autismo, la primera y única en su país.

 

 

Los aspectos humanitarios fueron los temas que más fortalecieron la relación entre la reina Letizia y la primera dama Mariem Dah y se espera que lideren la diplomacia humanitaria que pueda aportar beneficios a ambos países y fortalecer las relaciones a nivel político, económico y social entre España y Mauritania.

 

Además de los aspectos humanitarios, Mariem Dah juega un papel destacado en la promoción del papel de la mujer y su empoderamiento en Mauritania. Trabaja de forma incansable y disciplinada. Una disciplina que aprendió del Ejército al que ingresó en 2004 inmediatamente después de obtener su doctorado en Odontología. En el Ejército recibió una formación militar en la Escuela Superior de Armas de multiuso de Mauritania.

 

 

Posteriormente, la primera dama se volcó en su carrera diplomática y trabajó en la Embajada de Mauritania en Washington, antes de dedicarse a cuidar a sus tres hijos y tratar a su hijo autista. Su trayectoria y su experiencia la convierten en un referente en África para el cuidado de niños con autismo.

 

En todas las etapas posteriores de su vida, la primera dama fue y sigue siendo un ícono y un símbolo de la Mauritania más humanitaria y altruista y ha acompañado al presidente del país en sus visitas oficiales para destacar y reclamar ese papel y ese protagonismo para la mujer mauritana.

 

La primera dama de Mauritania tiene buenas dotes de comunicación y en la oratoria y habla con fluidez el árabe, francés e inglés.

 

Durante la visita de la reina Letizia, la primera dama tratará de impulsar la acción humanitaria conjunta hacia los niños que padecen autismo y los niños con necesidades especiales en general tanto en Mauritania como en el resto de los países de África, una labor que puede permitir a España desempeñar un destacado papel en la cooperación humanitaria y la ayuda a las instituciones sanitarias que trabajan en el terreno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.