29 de febrero de 2024

El Papa: en Fátima recé por la paz sin hacer publicidad

En el vuelo de regreso de Lisboa, Francisco explica a los periodistas por qué eligió rezar en silencio en el santuario y por qué ante los jóvenes prefirió dejar los discursos preparados y hablarles con más eficacia.

VATICAN NEWS

 

Matteo Bruni:

 

Buenas noches Santidad volvemos rejuvenecidos y alegres de esta JMJ en la que hemos podido confrontarnos con las preguntas y las expectativas de los jóvenes, con respecto a la Iglesia, a la fe, y también al mundo. Y hemos podido escuchar su respuesta en sus palabras, en su presencia. Ahora hay algunas preguntas de los periodistas, pero antes usted quería decir unas palabras:

 

Papa Francisco:

 

Buenas noches y muchas gracias por esta experiencia, hoy hay un cumpleaños: (Bruni: de Rita CRUZ) ¡Feliz cumpleaños! ¡Luego viene la tarta!

 

Aura María Vistas Miguel (Rádio Renascença):

 

Su Santidad, en primer lugar, gracias por su visita a Portugal. Todo el mundo la considera ya un éxito. Todos están muy contentos. Gracias por haber venido. Encontré a un gran jefe de policía que me dijo que nunca había visto una multitud tan obediente y pacífica. Fue hermoso.

 

Mi pregunta es sobre Fátima. Sabemos que usted fue allí y rezó en silencio en la capillita. Pero había una gran expectación, en el mismo lugar donde Nuestra Señora había hecho una petición para rezar por el fin de la guerra (y estamos en guerra en este momento, por desgracia) para tener una renovación del Santo Padre, rezando públicamente por la paz… Los ojos del mundo entero estaban fijos en usted ayer por la mañana en Fátima. ¿Por qué no lo hizo?

 

Papa Francisco:

 

Recé, recé. Recé a la Virgen y recé por la paz. No he hecho publicidad. Pero he rezado. Y debemos repetir continuamente esta oración por la paz. Ella había pedido esto en la Primera Guerra Mundial. Y esta vez (ésta) se lo he pedido a la Virgen. Y he rezado. No he hecho publicidad.

 

João Francisco Gonçalves Gomes (El Observador):

 

Muchas gracias, Santo Padre. Yo voy a hablar en español, creo que es más fácil para mí y, si puede responder en español, mejor, que es más fácil para los portugueses, para que lo comprendan. Me gustaría preguntarle sobre los abusos de niños en la Iglesia, en Portugal. En febrero de este año se ha publicado un informe sobre la realidad de los abusos en Portugal. Casi 5000 niños han sido víctimas en las últimas décadas. Le pregunto: ¿ha leído, conoce este informe que ha sido entregado a los obispos? Y también, ¿qué piensa que debe suceder con los obispos que han sabido de casos de abuso y no los han comunicado a las autoridades?

 

Papa Francisco:

 

Como ustedes saben, de manera muy reservada, recibí a un grupo de personas que fueron abusadas. Como siempre hago en estos casos, dialogamos sobre esta peste, esta tremenda peste, ¿no? En la Iglesia, se seguía más o menos la conducta que se sigue actualmente en las familias y en los barrios: se cubre, ¿no? El… Pensar que el 42% de los abusos, más o menos, se da en las familias o en los barrios. Todavía hay que madurar y ayudar a que se descubran esas cosas hasta el escándalo de Boston. Y ahí la Iglesia tomó conciencia de que no se podía ir por caminos aleatorios, sino que había que tomar el toro por las astas.

 

Hace dos años y medio tuvimos la reunión de Presidentes de las Conferencias Episcopales, ahí también se dieron estadísticas oficiales sobre los abusos. Y es grave, la situación es muy grave. En la Iglesia, hay una frase que la estamos usando continuamente: tolerancia cero, tolerancia cero. Y los pastores que, de alguna manera, no se hicieron cargo tienen que hacerse cargo de esa irresponsabilidad, se verá el modo en cada uno de ellos.

 

Pero es muy duro el mundo de los abusos. Y en eso, yo exhorto a que estemos muy abiertos en todo esto. Sobre lo que me preguntás de cómo va el proceso en la Iglesia portuguesa, va bien. Va bien y con serenidad, se busca la seriedad en los casos abusados. Los números, a veces, terminan siendo agrandados, un poco por los comentarios que siempre nos gusta, pero lo que es la realidad, se está llevando bien y eso a mí me da cierta tranquilidad.

 

Yo quisiera tocar un punto, y ustedes, como periodistas, les pido que colaboren en esto. Hoy día, ¿tienen telefonino ustedes? Teléfono. Bueno, en cualquiera de estos teléfonos, pagando algo y con alguna clave, se tiene acceso al abuso sexual con menores. Esto entra en nuestras casas y el abuso sexual con menores se filma en vivo. ¿Dónde se filma? ¿Quiénes son los responsables? Esta es una de las pestes más graves, junto a todo el mundo, pero quiero subrayar esto porque, por ahí, no se nos ocurre que las cosas son tan radicales.

 

Cuando vos usás un nene para hacer un espectáculo de abuso, llama la atención. El abuso es como “comerse” a la víctima, ¿no? O peor, herirla y dejarla viva. Hablar con personas abusadas es una experiencia muy dolorosa, que también a mí me hace bien, no porque me guste escuchar, sino me ayuda a hacerme cargo de ese drama. O sea, yo les diría, respecto a tu pregunta, lo que dije: el proceso va bien, estoy notificado de cómo van las cosas.

 

Por ahí las noticias lo agrandaron, pero la cosa está andando bien en cuanto a esto. Pero también, con esto, les digo, de alguna manera, ayuden, ayuden a que todo tipo de abuso sea solucionado el abuso sexual, pero no es el único. También están otros tipos de abusos que claman al Cielo: el abuso del trabajo con niños, el abuso laboral en los niños, y se usa; el abuso en las mujeres, ¿no? Todavía hoy, en muchos países, se tiene como método la operación quirúrgica de las niñas: les quitan el clítoris y eso es hoy y se hace con una navaja, y chau… Crueldad… Y el abuso laboral, o sea, dentro del abuso sexual, que es grave y todo esto, hay una cultura del abuso que la humanidad tiene que revisar y convertirse.

 

 

Deja una respuesta