vie. Nov 15th, 2019

El PAN construye una agenda integral a favor de los derechos indígenas y erradicar, mediante una nueva Ley, los rezagos y la discriminación que aún existe hacía ellos.

 

“Los pueblos indígenas de nuestra ciudad, así como ocurre en casi todo el país, han sido víctima del rezago y la discriminación.  Para muchos,  su existencia pasa desapercibida, y pareciera que sus problemas son su condición trágica, como si estuvieran predestinados a la marginación y condenados al rezago”.

 

Así lo precisó el diputado Mauricio Tabe Echartea, Coordinador del Grupo Parlamentario del PAN, durante la exposición de una  Ley de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes de la Ciudad de México.

 

“Invitamos a toda la sociedad a participación y enriquecer esta iniciativa bajo una visión de justicia, de reconocimiento a los pueblos o comunidades indígenas residentes como parte importante de nuestra nación y como un aporte valiosísimo a la civilización”.

 

La iniciativa presentada tiene 6 propósitos fundamentales, entre los que destaca: la aplicación de la normatividad constitucional y sus derechos, disminuir la brecha social y educativa, así como hacer valer el respeto a las tradiciones, cultura y cosmovisión de los pueblos indígenas.

 

Se plantea eliminar la discriminación en el actuar gubernamental y del resto de la sociedad hacia los pueblos indígenas y establecer su derecho a la consulta previa, libre e informada de las acciones administrativas y legislativas que pudieran afectarles, así como regular el procedimiento.

 

Asimismo, se crean dos Institutos: el de Lenguas Indígenas de la Ciudad de México y el de Desarrollo Integral de los Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes, a fin garantizar los derechos colectivos e individuales de estas comunidades, tal y como lo mandata la Constitución local.

 

Se establece la obligación de las autoridades a que faciliten los espacios para sus actividades económicas tradicionales; la instalación de  centros de salud comunitarios en cada pueblo y barrio; el acceso de las personas indígenas trabajadoras del hogar al seguro de desempleo, el derecho a un intérprete en trámites o juicios, así como a demandar reparación del daño ecológico que les haya sido ocasionado a  sus territorios.

 

Mauricio Tabe se pronunció por respetar a este núcleo de la sociedad y evitar la manipulación de estos grupos con interés político-electoral.

 

Con ello, se pretende hacer justicia a los integrantes de esas comunidades, que por diversas razones y a lo largo de siglos, han sido objeto de maltrato y discriminación, incluyendo el despojo de sus propiedades, tradiciones y cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *