sáb. Sep 21st, 2019

Pagarán más impuestos bicicletas y monopatines sin anclaje, que automóviles por refrendo: Dip. Gabriela Salido

SEMOVI contraviene obligación que por ley establece promover, impulsar y fomentar uso de medios de transporte amigables con el ambiente.

Sistemas de Transporte Individual Sustentable (SITIS) que operan en la Ciudad de México, enfrentan hoy un esquema que privilegia la recaudación sobre la competencia y el impulso a una oferta ordenada de sistemas de movilidad sustentable.

En términos generales, así lo considera la diputada Gabriela Salido, quien refiere que “el aviso por el que se da a conocer, por parte de la Secretaría de Movilidad, la segunda fase del proceso que las personas morales deberán seguir para obtener un permiso anual para la prestación del servicio de los sistemas de transporte individual sustentable, publicado en la Gaceta Oficial el pasado 29 de mayo, representa una nueva ampliación a la prueba piloto con la que hace más de un año operan estas empresas.”

La publicación de esta segunda fase, previa al otorgamiento del permiso anual para la operación establece, entre otros puntos, montos mínimos y máximos para el pago, en lugar de una contraprestación fija; deja a las empresas la propuesta del monto a pagar dependiendo el número de unidades con las que quieran operar, lo que denota un fin recaudatorio por parte de la Secretaría, que otorgará los permisos anuales a las opciones más redituables y no a las mejores condiciones de servicio en beneficio de los usuarios.

Las propuestas económicas, deberán tomar en cuenta los mínimos y máximos establecidos para el pago de la contraprestación, que para el caso de los monopatines es de mil 350 a mil 750 pesos por unidad, y para las bicicletas de mil 005 pesos a dos mil 400 pesos por unidad.

Es importante señalar que las cantidades establecidas para la contraprestación no se encuentran contenidas en el Código Fiscal, siendo este el instrumento legal que establece los montos de todas las percepciones de pago por derechos, impuestos y aprovechamientos que recibe el gobierno de la ciudad.

Además, se establece que este pago es determinante para la obtención del permiso y deberá realizarse en una sola exhibición de forma adelantada, sin dejar claro cuál será el destino al que se aplicarán estos recursos.

Gabriela Salido afirmó que “este esquema que publicó la Secretaría de Movilidad es, sin duda, una “subasta” que privilegia la recaudación por sobre el verdadero objetivo que la existencia de la SITIS tiene para la ciudad, que es el de ofertar medios de transporte amigables con el ambiente, que desincentiven el uso de automóvil; y deja una vez más a vecinos y usuarios, quienes son los más afectados, sin claridad en la operación de este servicio.”

“Sin duda, yo estoy a favor de que la ciudad debe recibir un pago por el uso del espacio público, pago que debe establecerse apegado a la legalidad y a la realidad, de forma equitativa, que impulse la inversión de particulares en favor del ambiente y la movilidad, y dé certeza a la sociedad de su operación, desafortunadamente esta propuesta de las autoridades no cumple con ninguna de estas premisas”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *