sáb. Jul 20th, 2019

El periodismo y el poder en México sostienen una relación compleja, en la que algunos medios están en confrontación abierta con el gobierno federal, como evidencian a diario las conferencias matutinas del presidente, Andrés Manuel López Obrador, y las cuales dejaron de ser fuente de información para convertirse en actos de comunicación política, lo que ha generado un ecosistema noticioso nuevo, declaró Gabriela Warkentin, directora de W Radio.

En la mesa de análisis Las relaciones de los medios y los periodistas con el poder político en México, organizada por la Cátedra Miguel Ángel Granados Chapa de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), añadió que se está dando un reacomodo en el sector, donde ahora “tenemos jugadores nuevos, como las ruedas matutinas diarias del mandatario que cambiaron el ciclo informativo y contrastan con las dos conferencias de prensa de Enrique Peña Nieto a lo largo de su sexenio”.

La titular del noticiario matutino Así las cosas de W Radio reconoció que desde la segunda mitad del siglo pasado existió una cercanía demasiado estrecha entre prensa y poder, no había confrontación e incluso algunos medios formaban parte de las cúpulas en la toma de decisiones, pero en este momento “arrastramos el intento de transformación hacia un ecosistema mucho más democrático y transparente, algo que evidentemente no hemos logrado, lo cual genera el desprestigio social de la profesión periodística”, que tiene una función muy importante para la salud democrática de un país y en el caso de México, ciertos medios de comunicación han recibido más recursos a través de publicidad oficial, así como favores políticos y económicos.

“En la actualidad al surgir nuevos actores como líderes de opinión en el entorno digital, hemos tenido que reacomodar la conversación pública para entender que hay más insumos y actores formales e informales, y el entorno informativo se ha vuelto más complejo”.

Por lo anterior, la comunicadora consideró importante revisar las reglas de juego que estamos construyendo en esta relación medios-poder. Ese análisis sólo se puede realizar desde la academia, en el estudio de cómo se están transformando las audiencias y cuáles son los nuevos retos del periodismo.

“Necesitamos un nuevo lenguaje, así como entender los recientes procesos de dónde están y cómo se informan las audiencias desde una nueva perspectiva, pues los cambios se están dando a una velocidad brutal”.

Elisa Alanís Zurutuza, periodista y conductora de Milenio TV, dijo que el periodismo no debe hacer amistad con los políticos sino escuchar, observar y registrar de manera crítica.

“Si bien puede existir empatía, cordialidad y respeto se debe mantener una distancia para analizar e informar los hechos que se desprenden del quehacer público; se requiere comunicación para corroborar datos, replicas, pero no amistad que venda o entregue la pluma o el micrófono”.

La también columnista de El Universal refrendó la importancia de mantener la visión de ser reflejo y crítica constante del poder político, “que no nos compre, que no nos coopte, que no nos tiente, esa es una situación que se tiene que enfrentar”. Si bien hay fuentes importantes en el poder político que nutren de información es imperativo investigar si aquello que se entrega es verídico, así como corroborar las fuentes y hacer la investigación correspondiente.

“Como periodista uno tiene que ver al poder político con la malla del ejercicio de nuestra profesión para no perder esa visión crítica”. En 2017 la comunicadora escribió una carta al presidente Peña Nieto titulada No presidente, los periodistas no somos sus amigos, cuyo contenido motivó que sufriera acoso y amenazas.

En contraste, añadió Alanís, cuatro mil informadores y medios afines al poder fueron gratificados durante el sexenio anterior, como ejemplo, un solo personaje “recibió recursos superiores a lo destinado para todo el sistema de protección de periodistas”.

En la mesa moderada por el maestro Octavio Mercado González, director de la División de Ciencias de la Comunicación y Diseño de la Unidad Cuajimalpa, el candidato a doctor Arturo Barba Navarrete, coordinador de la Cátedra, señaló que el periodismo juega un papel fundamental para consolidar la democracia y el ejercicio pleno de las libertades y derechos humanos.

En México las relaciones estrechas entre el poder político y económico con los dueños de los medios de comunicación, así como los vínculos con algunos líderes de opinión han impactado negativamente en un tipo de periodismo que se basa en el servilismo e interés económico. “Debemos reconocer que los medios de comunicación y periodistas hemos estado más cerca del poder político y económico que de la sociedad”, expuso en la actividad en la que también participó el periodistaJacinto Rodríguez Munguía, coordinador saliente de la Cátedra Miguel Ángel Granados Chapa.

Desde 2014 la Cátedra Miguel Ángel Granados Chapa se ha constituido como un espacio académico de análisis, diálogo, reflexión y desarrollo profesional en torno a las nuevas realidades políticas y tecnológicas de los medios de comunicación, comprometido además con la profesionalización, capacitación y generación del conocimiento sobre el ejercicio periodístico y comunicacional en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *