mar. Sep 17th, 2019

Muere Armando Ramírez, uno de los máximos cronistas mexicanos

Autor de «chin chin el teporocho» y «La noche del califas», Armando nunca olvidó su origen tepiteño y dedicó su vida a derribar los estigmas que rodean a las personas del barrio bravo

Armando Ramírez nunca olvidó su origen tepiteño

Armando Ramírez nunca olvidó su origen tepiteño

La tarde de este miércoles 10 de julio, la familia de Armando Ramírez anunció la muerte del cronista mexicano, quien desde hace meses se encontraba delicado de salud.

Por medio de una publicación en Facebook, Marcela Ramírez Sánchez, hija del escritor, confirmó el fallecimiento de su padre, quien tenía 67 años de edad.

«Hoy la familia Ramírez comunica que nuestro padre acaba de fallecer… Queremos recordar lo como lo que fue… Un enamorado de la vida, su ciudad y sus barrios… Pero sobre todo de el papá más chingón, amoroso, comprensivo y alentador a lograr lo que quisiera hace en tu vida», escribió Marcela al dar la lamentable noticia.

La hija del autor de «Chin chin el teporocho» dijo que no hablarían sobre la forma en la que el cronista perdió la vida, en cambio realzarían la forma en la que demostró ser «un guerrero de vida».

En enero de este año, la familia del autor y amigos cercanos solicitaron donaciones para poder realizarle una cirugía; desde ese entonces se sabía poco sobre su estado de salud, hasta ahora que se confirmó su muerte.

Armando Ramírez, el cronista de Tepito

Armando Ramírez Rodríguez nació en la Ciudad de México el 7 de abril de 1952. Originario del barrio bravo de Tepito, vivió de cerca los mitos y realidades de uno de los lugares más icónicos de la Ciudad de México; hijo de un boxeador y una ama de casa, realizó sus estudios en una de las escuelas del Instituto Politécnico Nacional, pero su forma de narrar las cosas que veía día tras día lo llevaron por los caminos de las letras.

Aunque no tuvo estudios literarios, se desempeñó como cronista y narrador, oficios que lo llevaron también a contar con experiencia como guionista, reportero, conductor y realizador de series de televisión.

Realizó las versiones cinematográfica de Chin Chin el teporocho y La noche de califas (con el título Noche de califas: ¡Un macho nunca se abre!, sus obras más populares.

También fue fundador, con Daniel Manrique, Julián Ceballos Casco, Virgilio Carrillo y Felipe Ehrenberg, del grupo Tepito Arte Acá, en 1974, con el que intentó desestigmatizar a los jóvenes tepiteños, demostrando que hasta en los lugares violentos hay espacio para la cultura y el arte, elementos que pueden salvar vidas.

Una de sus frases más populares, porque la utilizaba para rematar sus cápsulas de televisión, fue «que tanto es tantitíto», con la que sus seguidores lo saludaban cada que lo encontraban en la calle y le pedían fotografías.

Descanse en paz, Armando Ramírez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *