dom. Feb 16th, 2020

Imagen tomada de: mvsnoticias.com

El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó por mayoría la designación de Edmundo Jacobo Molina como titular de la Secretaría Ejecutiva, por un nuevo periodo de seis años.

 

Al poner a la consideración del Consejo General la designación por un nuevo periodo del Secretario Ejecutivo, el Consejero Presidente, Lorenzo Córdova Vianello, recordó que en unos meses más el INE tendrá que superar dos grandes desafíos que requieren de un conocimiento detallado sobre el funcionamiento de la institución y de un incuestionable compromiso con la legalidad.

 

“Uno de esos desafíos es que iniciará el proceso electoral 2020-2021, que será el más grande y complejo de nuestra historia y, el otro es más de tipo administrativo, para encontrar el punto de equilibrio entre esos preparativos y el déficit financiero inédito e inaudito con el que hemos iniciado este año fiscal”, abundó.

 

Lorenzo Córdova añadió que, en un entorno de desafíos logísticos, administrativos e institucionales, la nueva designación del Secretario Ejecutivo es una decisión trascendental para evitar especulaciones o incertidumbre conforme se acerque el final del periodo para el que fue electo en abril de 2014 y contribuir a la continuidad de la operación institucional.

 

Entre estos desafíos mencionó la organización de las elecciones de 2021 cuando se elegirán 3 mil 495 cargos (260 más que en 2018) y se llevarán a cabo 32 contiendas locales concurrentes con la renovación total de la Cámara de Diputados, que suponen la instalación de más de 160 mil casillas; consolidar los mecanismos de colaboración y seguimiento con los 32 Organismos Públicos Locales Electorales y afinar la maquinaria institucional del Servicio Profesional, además de enfrentar el recorte presupuestal impuesto por las y los diputados.

 

El Consejero Presidente destacó la trayectoria y experiencia de Edmundo Jacobo Molina, quien ha sido el responsable de la operación institucional del órgano electoral durante 12 años; su labor en la instrumentación de la reforma electoral de 2014 y su aplicación en casi 200 procesos electorales; sus conocimientos como jefe del servicio profesional, así como la capacidad de interlocución que ha manifestado con otras instituciones públicas y privadas, “lo que lo convierten en el mejor candidato posible para enfrentar los desafíos que he explicado”.

 

La designación ratifica la autonomía del INE

 

Al fundamentar su apoyo, el Consejero Ciro Murayama agregó que con esta decisión se ratifica el carácter autónomo de una institución como el INE.

 

“Los funcionarios del INE no los ponen ni los quitan actores políticos, es una decisión que la ley le ha conferido a los consejeros y debemos de aplicar con determinación nuestra independencia”.

 

Murayama reiteró que el nombramiento del Secretario Ejecutivo constituye una acción firme y clara: “el INE ratifica su confianza en un funcionario íntegro sin salir a pedir permiso, bien vistas las cosas, a todos los actores políticos y al gobierno en particular, les conviene con altura de miras una autoridad electoral autónoma sólida”.

 

El Consejero Marco Antonio Baños consideró que el mejor mecanismo de evaluación de los funcionarios del INE versa sobre lo bien que están organizadas las elecciones.

 

“Las estructuras ejecutivas representadas por Edmundo Jacobo, en este caso, siempre han recibido el aplauso de los actores políticos”, añadió.

 

Expuso que el acuerdo debería tener una motivación mayor y una fundamentación más amplia, pues históricamente la designación del Secretario Ejecutivo no ha sido sencilla y recientemente Edmundo Jacobo ha participado con elementos de orden técnico en discusiones estratégicas para el INE como una posible reforma electoral; la entrega del Padrón Electoral a la Secretaría de Gobernación; la cédula de identidad y la reducción del presupuesto del Instituto, entre otras.

 

Por su parte, el Consejero Jaime Rivera Velázquez, destacó el desempeño eficaz, eficiente, con probidad y con una imparcialidad política a toda prueba y la designación da certidumbre y estabilidad a los trabajos del Instituto Nacional Electoral.

 

“Si se habla de evaluación, Edmundo Jacobo merece una evaluación objetiva por los años que lleva ejerciendo el cargo, por la experiencia acumulada, se ha convertido en un ancla de estabilidad para el Instituto, garantía de cumplimiento de las funciones del INE”, apuntó.

 

Mencionó que la Secretaría Ejecutiva tiene “una función extremadamente compleja y delicada, que incluye, entre otras muchas tareas: la coordinación de las áreas ejecutivas; la coordinación de los órganos desconcentrados, 32 juntas locales e indirectamente de las 300 juntas distritales; atención a los trabajos de las distintas comisiones en torno a las cuales se organiza el trabajo de este Instituto”.

 

La trayectoria de Edmundo Jacobo es impecable y no se ha puesto en duda ni por los actores políticos ni tampoco por medios de comunicación, ponderó el Consejero Enrique Andrade al sostener que para dar un mensaje de certeza y continuidad es preciso tomar este tipo de acciones en estos momentos.

 

Consideró que esperar al 10 de abril “es poner en riesgo al INE”, ya que explicó que hay cargos de tal relevancia que se acostumbra hacerlos antes de que termine su periodo, justamente para dar continuidad y para dar certeza a los organismos.

 

“Y máximo tratándose de un organismo que está en plena marcha, en la organización de un proceso electoral actual y próximo a iniciar el Proceso Electoral 2020-2021, y con retos como la implementación tecnológica, tanto urna electrónica como votación por Internet para los residentes en el extranjero”.

 

Consejo General está facultado para elegir a Edmundo Jacobo

 

El nombramiento propuesto por el Consejero Presidente, honra el principio de certeza, otorga estabilidad a un cargo central justo cuando el INE se encuentra inmerso en la organización de dos procesos electorales locales y se enfila hacia la organización de las elecciones más complejas en su historia, sostuvo el Consejero Benito Nacif Hernández al manifestar su apoyo para ratificar al Secretario Ejecutivo.

 

El Consejo General está facultado para ratificar a Edmundo Jacobo por un periodo adicional en su encargo y recordó que el nombramiento hace frente a una contingencia, tal y como ha sucedió en ocasiones anteriores en la historia del Instituto.

 

En la renovación del Consejo General, agregó Nacif, los nuevos consejeros se integrarán a un órgano en funcionamiento. “Cuando lleguen encontrarán un profesional de la administración electoral, experimentado y riguroso; un ejecutor eficaz de los acuerdos de este Consejo General, un hombre prudente que sabe escuchar puntos de vista diferentes y que puede, al mismo tiempo, ejercer un liderazgo firme sobre las áreas operativas para llevar a buen término los proyectos de esta institución”.

 

La Consejera Claudia Zavala explicó que la ley y la Constitución señalan que es una potestad y una facultad del Presidente del Consejo General presentar la propuesta y no existe un procedimiento estricto para que establezca ni tiempos, ni formas, ni momentos, por lo que es oportuna la designación del Secretario Ejecutivo.

 

“Hoy el Consejero Presidente ejerce esta facultad, en los tiempos precisos, porque tenemos los todos elementos objetivos para poder definir la cualidad de la persona que estamos designando para la propia propuesta”.

Celebró que todas las voces del Consejo coincidieran en reconocer el trabajo calificado y técnico de Edmundo Jacobo, «porque eso es lo que le da solidez a este órgano colegiado, eso es lo que le da solidez a esta institución, que sea un trabajo, que sea técnico, que sea con una proyección, que sea renovado».

 

Asimismo, la Consejera Dania Ravel Cuevas calificó como errado creer que el Consejo General tendría que esperar a que lleguen los nuevos consejeros y consejeras electorales y que, al no hacerlo, se estaría pasando por atribuciones o facultades que les tienen encomendados.

 

“Pensar así nos llevaría al extremo, a lo mejor, de paralizar las funciones de este Instituto para esperar a que se haga la designación, cosa que me parece que es muy riesgosa, tenemos que tomar las decisiones que en este momento se nos están poniendo a consideración y ejercer las atribuciones que tenemos conferidas ahorita como un órgano colegiado en este Instituto”.

 

La Consejera Ravel sostuvo que a su parecer, al igual que en la composición de las comisiones, el Consejo no debía esperar a que llegaran los nuevos consejeros o consejeras electorales que van a ser designadas en abril para tomar decisiones.

 

El mejor momento para la designación sería en abril, señalan

 

En contra del proyecto de acuerdo propuesto votaron las consejeras Adriana Favela y Pamela San Martín, así como el Consejero José Roberto Ruiz, quienes coincidieron en que el mejor momento procesal para llevar a cabo la designación del Secretario Ejecutivo debería ser en el mes de abril, una vez que se encuentren en funciones los nuevos consejeros electorales que serán designados por la Cámara de Diputados.

 

La Consejera Adriana Favela consideró que para que pueda darse la designación de un funcionario del INE, es necesario que se cumpla el plazo para el que fue designado, lo cual aún no sucede, ya que terminaría hasta el 10 de abril o, en su caso, que se genere una vacante por muerte, renuncia o destitución, lo que tampoco ha ocurrido.

 

“En mi opinión, existe un impedimento legal para que el actual Secretario Ejecutivo sea nuevamente designado para ocupar este mismo cargo antes de la fecha de la conclusión del encargo previsto para el 10 de abril de 2020”, afirmó.

 

Por su parte, el Consejero José Roberto Ruiz refirió que a su parecer es indebido proponer una ratificación del Secretario Ejecutivo más de dos meses antes que se venza su periodo, a fin de sustraer de la decisión a cuatro consejeras y consejeros que llegarán el 4 de abril.

 

“Nadie sabe quiénes llegarán a sentarse a este Consejo General el próximo 4 de abril, la única razón para que se vote ahora este acuerdo es evitar pedirle el voto a esas cuatro personas que lleguen”.

 

La Consejera Pamela San Martín mencionó que, al seno del Consejo General, debe mejorar la forma en la que procesan sus decisiones, no sólo en la búsqueda de la construcción de mayorías o mayorías calificadas que puedan garantizar los votos que definen una decisión del mismo.

 

“Procesar dentro de un órgano colegiado nos impulsa a construir en conjunto decisiones, implica analizar integralmente dónde estamos parados, generar diagnósticos, construir rumbos en conjunto para la institución”.

 

No obstante, la Consejera San Martín reconoció la calidad profesional de Edmundo Jacobo, su trayectoria y su experiencia. “El cuestionamiento que pongo sobre la mesa, no tiene que ver con la propuesta que nos hace el Consejero Presidente, sino ante lo que he señalado una y otra ocasión, una ausencia de procesamiento como órgano colegiado, una ausencia de análisis de hacia dónde queremos que vaya la institución”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *