OPINIÓN | Coronavirus y economía desplazan seguridad

López Obrador no quiere jugar el papel del malo de la película, pero el costo de no tomar decisiones drásticas contra el coronavirus es muy alto, ya que pone en riesgo la salud de los mexicanos, incluidos los que votaron por él.

Coronavirus y economía desplazan seguridad

Coronavirus y economía desplazan seguridad. foto: AJ

Los únicos temas que pueden ser motivo de reunión urgente del gabinete presidencial (legal y ampliado) son seguridad, economía y salud. Si todos ellos se encuentran en crisis, habrá que descartar del menos al más reciente.

Si como lo ha dicho el propio presidente de la República, los niveles de violencia e inseguridad en el país han disminuido en los últimos meses y el próximo lunes el gobierno federal dará un informe de avance para probar que el homicidio doloso y el robo de vehículo han bajado, la seguridad no pudo haber sido el tema central de la reunión de ayer en la noche.

De hecho, el robo de vehículo a nivel nacional viene disminuyendo de manera sostenida desde 2018 en promedio de 10% anual, es decir comenzó a descender desde el sexenio anterior

La economía tampoco pudo serlo ya que el titular del ejecutivo acaba de decir que la caída del precio del petróleo beneficia a la gente; posiblemente porque baja el precio de la gasolina; sin embargo, en el fondo esta es una de sus mayores preocupaciones.   

De esta manera el único tema que queda es el de salud, específicamente la crisis por coronavirus que amenaza con generalizarse en los países que reaccionaron tarde en cuanto a las medidas preventivas, en particular el denominado “distanciamiento social”.

Sobre el particular habrá que destacar que el gobierno federal se ha resistido a tomar medidas drásticas que prevengan o frenen el contagio como las implementadas por países europeos como Italia, Francia y España, donde incluso han comenzado a multar a quien no acate los protocolos que prohíben que grupos numerosos se reúnan en diversos sitios públicos, mismos que de paso han sido cerrados.

Es entendible que el presidente de la República no quiera jugar el papel del malo de la película y de alguna manera ver disminuida su popularidad y la de su partido de cara a las próximas elecciones intermedias del 2021, pero el costo de no tomar decisiones al respecto es muy alto, ya que pone en riesgo la salud de los mexicanos, incluidos los que votaron por él.

Una razón para no hacerlo es evitar parecerse al expresidente Felipe Calderón Hinojosa, quien ante la crisis de salud derivada del AH1N1 determinó prohibir concentraciones de personas en espacios públicos, escuelas y algunos centros de trabajo, ya que esto desgastaría su recurrente frase de que “no somos iguales” y le daría la razón a su eterno adversario y de paso a los “conservadores”.

En medio de esta indecisión y con la crisis en franco avance, amplios sectores de la sociedad, organismos empresariales e incluso gobiernos de oposición (9 entidades en total) tomaron la delantera y anunciaron que a partir del 17 de marzo iniciaban la etapa de cierre de escuelas, centros de diversión masiva y algunos espacios públicos, a pesar de las pérdidas económicas que ello implica.

Por si algo faltaba, el día de ayer empleados del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) se manifestaron por la falta de espacios (camas), equipo y protocolos, tanto para atender a los pacientes como para cuidarse ellos mismos. 

A pesar de esto, el gobierno federal y local de más de 20 entidades federativas determinaron no poner en práctica las medidas de “distanciamiento social”, las cuales iniciarán hasta el 20 de marzo, como parte de la Fase 2.

Sin embargo, todo parece indicar que los acontecimientos más recientes en materia de contagios y muertes por coronavirus a nivel global, así como las drásticas medidas adoptadas en diversos países europeos podrían hacer cambiar de opinión al gobierno de la República y en breve anunciar que adelanta las fechas para evitar que personas se reúnan en espacios confinados y se contagien por dicho virus.

De confirmarse, sería la primera vez que el titular del ejecutivo y su gabinete reconozcan la realidad y acepten enfrentar de una vez por todas la crisis, a pesar de no contar con las capacidades de infraestructura y de capital humano como en otras partes del mundo.


Facundo Rosas realizó sus estudios de Ingeniería en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), donde fue condecorado con la “Medalla al Mérito Universitario”;  cuenta con Maestrías en Administración y en Seguridad Pública y Derechos Humanos.

 

Facundo Rosas
Ingeniero Facundo Rosas
Su trayectoria incluye el haber sido Director General de Terrorismo de la Policía Federal Preventiva (PFP), Director General de Análisis Táctico de la Agencia Federal de Investigación (AFI), Coordinador de Inteligencia para la Prevención de la PFP, Subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial de la SSP Federal, Subsecretario de Prevención, Vinculación y Derechos Humanos de la SSP Federal, entre otros cargos.

Entre marzo de 2010 y febrero de 2012 atendió directamente la problemática de violencia en Ciudad Juárez, Chihuahua en el marco de la Estrategia “Todos Somos Juárez”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *