21 de enero de 2021

Apicultores de Coahuila continúan trabajando durante contingencia Covid-19

Saltillo, Coahuila de Zaragoza; a 1 de Mayo de 2020.- Si bien estamos en una etapa severa debido a la contingencia de COVID-19 y con el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís trabajando para los y las coahuilenses, los apicultores del estado continúan con una serie de tareas necesarias para la producción de miel, con las medidas necesarias para protegerse del contagio viral.

 

José Luis Flores Méndez, Secretario de Desarrollo Rural del Estado, señaló que dentro de las actividades de esta cuarentena, apicultores no pueden permanecer  en su casa y tienen que realizar las tareas normales que demanda su ocupación.

 

Por ello, Flores Méndez hizo hincapié en diversas actividades previas y durante este período que son determinantes para la actividad de la apicultura en nuestra entidad.

 

“El apicultor debe realizar una serie de tareas específicas que no sólo tienen que ver con la población de abejas y la extracción de miel, sino también con la preparación y mantenimiento de las colmenas”, indicó el titular de la SDR.

 

Así que en esta época, cuando la vegetación nativa inicia la floración o bien si es que se desea polinizar algún cultivo, se ubican las colmenas en un lugar cercano al área de floración, lo que permite a las abejas su tarea de polinización o recolección del néctar y polen de las flores.

 

Los expertos aconsejan, explicó, que las colmenas estén separadas unas de otras a 1.5 metros de distancia, colocadas y niveladas sobre ladrillos, piedras o alguna base individual en áreas semi sombreadas, orientadas de manera que les dé el sol; además de garantizar el suministro de agua fresca y potable a una distancia menor a 200 metros.

 

Otra de las actividades que los apicultores están realizando es la de  inspeccionar semanalmente cada una de las colmenas para observar varias cosas: la existencia de la reina, su postura o bien la necesidad del cambio de la misma, enfermedades de la cría o de las abejas, las reservas de alimento de miel y polen, la falta de especio en la cámara de cría y las alzas, el cambio o sustitución de bastidores viejos por nuevos, el riesgo de enjambrazón y la posibilidad de cosechar.

 

Por otra parte, resaltó las labores de mantenimiento del lugar donde se ubican las colmenas, que debe estar protegido de vientos fríos y fuertes o corrientes de agua que afecten la actividad de la colmena.

 

Asimismo permanecer libre de maleza para evitar que se alojen hormigas u otros enemigos de las abejas, facilitar la libre entrada de abejas a la colmena y poder transitar libremente por detrás de las colmenas.

 

Flores Méndez hizo hincapié en que la actividad de la apicultura tiene un importante aporte socioeconómico que está dado por la producción de miel, propóleo, polen, cera y jalea real, pero esto no desmerece la importancia de las abejas como polinizadores, lo que permite la germinación y la aparición de nuevos frutos y semillas.

 

Finalmente, dijo que la apicultura es una actividad que requiere mano de obra y fuerza de trabajo, con lo que podemos decir que la industria apícola es un importante agente generador de empleos y representa un aumento en los ingresos de muchas familias rurales, pero también con el valor agregado  de generar ingresos adicionales mediante la elaboración de productos derivados de la miel o de la cera de abeja.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *