La Secretaría de Educación del Estado informó que en Tabasco aún no hay una fecha determinada para el regreso de los alumnos a las escuelas y aseveró que el reinicio de las clases presenciales será hasta que el semáforo epidemiológico esté en verde, esto es, hasta que no exista riesgo alguno de contagio.

 

La titular de la dependencia, Egla Cornelio Landero, destacó que el calendario del ciclo escolar 2019-2020 ha seguido cumpliéndose, gracias a la instrumentación de estrategias virtuales y el uso de herramientas tecnológicas, de allí que no hay posibilidad de que se pierda por la pandemia propiciada por el COVID-19.

 

Aseveró que cuando en Tabasco se tomó la decisión de suspender las clases presenciales por la irrupción del coronavirus, el 20 de marzo pasado, el ciclo escolar registraba un avance superior al 70 por ciento de su planeación didáctica, lo que implica que los estudiantes cursaban su tercera evaluación.

 

“El 23 de marzo se celebró el Consejo Técnico Educativo y allí los profesores entregaron material a los padres, a los tutores, de cómo iban a continuar los niños estudiando, de manera que tenemos una carpeta de experiencia que nos ofrecerá un diagnóstico y esto será lo que los profesores considerarán de los alumnos”, explicó.

 

Subrayó que si bien existe un calendario escolar, eso no quiere decir que el conocimiento de los estudiantes vaya a medirse inmediatamente.

 

Cornelio Landero anticipó que las evaluaciones respectivas se aplicarán al finalizar el ciclo si existen las condiciones para hacerlo, o bien, al inicio del siguiente periodo lectivo, pero clarificó que aún se está en proceso de análisis y planificación administrativa.

 

Incluso, comentó que conforme al resultado de las evaluaciones, existe la posibilidad de ayudar a los estudiantes a que se regularicen –al inicio del siguiente ciclo escolar–, especialmente a aquellos que no tienen acceso a las tecnologías de la información y la comunicación.

 

“En la Secretaría de Educación estamos preparándonos para todos los escenarios, porque puede ser que retornemos a la escuela, que lo vemos muy difícil para el Estado de Tabasco, porque su semáforo epidemiológico permanece en rojo”, admitió.

 

La titular del ramo en la entidad enfatizó que junto con el gobernador Adán Augusto López Hernández, mantiene una evaluación permanente de la evolución de la pandemia en el Estado y de las posibles estrategias educativas que se continuarán aplicando para culminar el presente ciclo escolar e iniciar el siguiente.

 

No obstante, Cornelio Landero dejó claro que en Tabasco las clases presenciales no se reanudarán hasta que el semáforo de medidas ante COVID-19, diseñado por el Consejo Nacional de Salud como parte de la estrategia para prevenir contagios, dé la certidumbre de que se puede regresar a las escuelas.

 

“Hemos estado siguiendo qué ha pasado en Italia o en Francia, donde regresaron a las escuelas y ya volvieron a guardar a los niños, porque llegaron y se contaminaron; por eso tenemos que esperar hasta que tengamos total certeza”, advirtió.

 

Indicó que una vez que las condiciones comiencen a ser favorables, el regreso a los planteles educativos seguirá un protocolo de seguridad, que en estos momentos está en evaluación y que podría considerar, entre otras medidas, el uso obligatorio de cubrebocas y la disposición permanente de gel antibacterial.

 

Egla Cornelio aseveró que los pasos a seguir están planificándose con prudencia y mucha cautela y adelantó que lo primero que se llevará a cabo, será un proceso de sanitización de todos los inmuebles educativos, que son más de tres mil 500 en el nivel primaria, “por lo menos una semana antes, cuando estemos acercándonos al semáforo verde”.

 

Dijo que para la fase de descontaminación, se recurrirá al apoyo de las asociaciones de padres de familia que existen en cada escuela y al Consejo de Participación Educativa, que son los dos órganos reglamentados en la Ley General de Educación.

 

Con respecto a la clausura del ciclo escolar en cada institución educativa, mencionó que se tiene pensado que, de existir las condiciones, éstas pudiesen llevarse a cabo de manera intermitente y escalonadas, de modo que a los niños no se le coarte la emoción de haber terminado un ciclo más de sus estudios.

 

Transición académica, sin interrupciones

 

En el caso específico de los alumnos que van a culminar la primaria, la secundaria y el bachillerato, explicó que se tiene lista la documentación de cada uno de ellos, para que no interrumpan su transición hacia el siguiente nivel académico.

 

“Tampoco eso (la certificación) debe ser motivo de aflicción, nosotros debemos sacar la documentación de todos los estudiantes, para que ellos transiten al nivel educativo que están aspirando, ya sea de primaria a secundaria, de secundaria a preparatoria, e inclusive a los de licenciatura, a la mayoría ya les expidieron sus constancias porque ellos se rigen por cuatrimestre o por semestre”, mencionó.

 

En entrevista, Cornelio Landero recordó que con motivo de la suspensión de las clases presenciales se implementaron diversas estrategias desde nivel nacional, para que las niñas, niños y adolescentes continuaran sus programas de estudios conforme a la planificación del ciclo escolar.

 

Informó que con el programa “Aprende en casa”, que no es otra cosa que educación a distancia a través de la televisión y plataformas digitales, se dio continuidad a las actividades académicas y se fortaleció la convivencia entre padres e hijos.

 

La titular de Educación abundó que, de forma paralela, en el Estado se pusieron en marcha acciones complementarias por medio de una página web diseñada como parte de la Estrategia para la Nueva Escuela de Tabasco.

 

En esa plataforma, añadió, también los maestros, los padres y los estudiantes pueden consultar programas de estudio y libros de texto.

 

Como resultado de todo este proceso de pedagogía planificada, puntualizó que los niños elaboran una “carpeta de experiencia”, lo cual quiere decir que en sus libretas o cuadernos van adjuntando sus tareas de lo que cada día aprenden en el programa, lo que estudian y lo que leen en sus libros de texto.

 

“En esa carpeta de evidencias no significa un examen, pero dará a la autoridad educativa, al profesor, los elementos para tener un diagnóstico del nivel de conocimientos adquirido por el alumno durante este periodo”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *