10 julio 2020

Semarnat y Movimiento Social por la Tierra acuerdan dar continuidad a resolución de problemáticas ambientales

El Movimiento Social por la Tierra denunció que ante la ausencia física de las autoridades, empresas se han aprovechado para reiniciar actividades contaminantes en las zonas de conflicto.

El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Víctor M. Toledo, se reunió de manera virtual con representantes del Movimiento Social por la Tierra (MST), para dar seguimiento a las acciones y acuerdos tomados antes de la pandemia respecto de la Declaratoria de zona de restauración ecológica de la región de Tula, Hidalgo, y la atención a varias  problemáticas ambientales en el país.

 

Al hacer un recuento de los temas que requieren de urgente atención en distintas entidades, Francisco Chew, dirigente del MST, expresó la preocupación campesina porque al abrirse un compás de espera por la pandemia, no se ha dado seguimiento por parte de las autoridades, lo que está siendo aprovechado por varios actores para avanzar en sentido contrario a los acuerdos logrados y del medio ambiente.

 

Al respecto, el titular de la Semarnat explicó que el sector ambiental da seguimiento a los compromisos adquiridos y trabaja de manera virtual, aunque la situación actual no ha permitido los avances deseados.

 

Pidió a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), y a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) dar atención inmediata a las denuncias expuestas a fin de garantizar su continuidad. Lamentó la irresponsabilidad de empresas que actúan faltas de ética y aprovechan la aparente pasividad que vive el país para contravenir los acuerdos.

 

El líder social expuso casos como la reapertura de la fábrica de cianuro en Chemours Dupont, en el estado de Durango, que ha impactado la salud de la población; el reinicio de actividades mineras en Chiapas, así como algunas problemáticas relacionadas con la liberación de concesiones de agua por parte de la Conagua en Hidalgo, además de insistir en la declaratoria de emergencia ambiental de la región Tula-Atitalaquia, entre otros.

 

Con respecto a los avances de la declaratoria de zona de restauración ecológica de Tula, Hidalgo, Benjamín Ortiz, quien encabeza los trabajos en esa región por parte de la Semarnat, explicó que en los últimos meses se ha integrado un documento técnico-científico, en el cual se presenta un recuento de todos los problemas de la región, así como de los riesgos que implican para la salud humana y el ecosistema, lo cual es suficiente para justificar científicamente la necesidad de una atención inmediata.

 

Señaló que con apoyo en esta información, la Semarnat está coordinada con la Presidencia de México para definir el camino hacia la declaratoria, ya que se tienen dos instrumentos administrativos, uno referente al Artículo 78 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, que establece como atribución de la Semarnat el poder emitir un programa de restauración ecológica, y el Artículo 78 Bis, que da al Ejecutivo la facultad de expedir la declaratoria, por lo cual estaría listo en poco más de tres meses.

 

Mientras se concreta la declaratoria, se propuso seguir avanzando con la aplicación de medidas preventivas, en cuanto la Secretaría de Salud encienda la luz verde.

 

Entre esas medidas, expuso, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) tiene autorizada una inversión de 20 millones de pesos para desplegar varios proyectos en la región de Tula, entre los que destacan los de monitoreo del aire, pozos isométricos de la presa Endhó, estudios barométricos, instalación de 10 granjas piloto de acuaponia en la ribera de la misma presa, así como realización de 20 talleres participativos con las organizaciones locales.

 

Profepa, por su parte, se comprometió a hacer una revisión de la Manifestación de Impacto Ambiental y cambio de uso de suelo en Durango, así como dar seguimiento a las acciones necesarias en la reanudación de actividades mineras en Chiapas.

 

En tanto, Conagua hará un análisis histórico de lluvias en Puebla y Tlaxcala para revisar el impacto de los cañones antigranizo, así como los procesos en que se autorizó esta tecnología; estudiará la forma en que se han desarrollado los mecanismos de reparación e interconexión de pozos en Tula y revisará los contratos de usufructo y concesiones de agua.

 

Finalmente, Conanp acordó una reunión interinstitucional para validar el trabajo realizado con miras a aterrizar proyectos en materia de Áreas Naturales Protegidas con posibilidad presupuestaria para 2021; buscará un proceso de socialización de este trabajo en las comunidades, y garantizará un acompañamiento al MST para fortalecer la capacidad de presentación de sus proyectos en reservas naturales como La Encrucijada y El Triunfo, de cara al próximo año.

 

La Semarnat y el MST se reunirán nuevamente en agosto próximo para recapitular sobre los avances logrados en los acuerdos de este miércoles, entre los que se incluye la posibilidad de formalizar un grupo de coordinación interinstitucional del sector federal que atienda la temática del Movimiento Social por la Tierra, con la participación de la Secretaría de Salud y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *