24 octubre 2020
violento inicio de octubre en la CDMX

Foto: Contralínea

En lo que va del 2020 no se había presentado un inicio tan violento en la Ciudad de México como el de los primeros cinco días del mes de octubre, con 29 víctimas de homicidio doloso; en su mayoría, los hechos están relacionados con ajustes de cuenta derivados de actividades informales y otras al margen de la ley.

El peor día fue el 3 de octubre, cuando en la Alcaldía Azcapotzalco se registró un asesinato múltiple con saldo de seis víctimas de homicidio doloso y seis lesionados, mientras que en Iztapalapa se cometieron dos homicidios más e igual número de heridos.

En total en esa fecha se contabilizaron 12 víctimas y la cifra fue tan alta que superó al estado de Guanajuato, que con mayor frecuencia aparece en el primer lugar en la estadística diaria a nivel nacional que recopila el Gabinete de Seguridad federal, pero que ese día solo registró nueve casos.

Comportamiento similar se presentó en marzo, abril y mayo del presente año; sin embargo, el número de víctimas no superó las 19 durante los primeros cinco días de cada mes.

Lo anterior es indicativo de que la economía informal se está reactivando y junto con ella algunos mercados ilícitos, cuyas reglas del juego no siempre se apegan a la legalidad y en algunas ocasiones recurren a la violencia para resolver sus diferencias y ajustar sus cuentas.

Un factor adicional es el “desconfinamiento”, el cual provocó que más víctimas potenciales circulen en las calles, espacios públicos y en horarios cada vez más extendidos.

Cabe agregar que la mayoría de las ganancias que generan la informalidad y los mercados ilícitos se manejan en efectivo y no se reportan al sistema financiero, por lo que tampoco aparecen reflejadas en las cuentas bancarias de los líderes y no se puede rastrear todo el dinero como se pretende hacer creer por parte de la autoridad local y federal.

Ejemplo de mercados ilícitos son la droga al menudeo, armas de fuego, vehículos robados, autopartes, medicamentos y otras mercancías obtenidas por medio del robo en sus diversas modalidades, así como la “protección delincuencial” que se expresa a través de la extorsión y el cobro de piso. El caso más reciente de robo de medicamentos contra el cáncer en Iztapalapa es el más claro ejemplo de que las ganancias pueden justificar cualquier riesgo, aún a costa de la salud de los mexicanos.

En la categoría antes descrita también se incluye el dinero en efectivo procedente de actividades ilícitas y que podría ser “lavado” sin pasar por el sistema financiero, basta con que se convierta en un eslabón de la economía informal que se caracteriza por el manejo de grandes cantidades de efectivo todos los días como pasa en las Centrales de Abasto y tianguis “formales”.

Al respecto, el Banco de México reportó que durante los primeros meses de la pandemia se registró una mayor demanda de dinero en efectivo, debido particularmente a la “acumulación por precaución” ante la incertidumbre, la preferencia de utilizarlo como medio de pago más seguro y la dificultad para comprar bienes y servicios.

De igual manera informó que hasta el mes de mayo en el país había en circulación 1.8 billones de pesos en monedas y billetes en efectivo; tan solo de enero a mayo del 2020 el incremento fue de 294 mil 828 millones de pesos respecto del mismo periodo de 2019, mientras que la última semana de mayo el aumento fue de 11 mil 540 millones de pesos.

Es de mencionarse que la administración anterior se había comprometido a bajar la cantidad de dinero en efectivo que circula en el país a menos de 1 billón de pesos y fortalecer la “bancarización” que permitiría una mayor recaudación y un mejor combate a las actividades ilícitas; sin embargo, no solo no disminuyó, sino que se incrementó hasta casi 1.5 billones.

De la actual administración federal no se sabe con precisión cuál sea su meta en esta materia, pero por lo pronto ya hay en circulación 1.8 billones de pesos, cantidad que equivale 300 mil millones más que el año pasado y que el sexenio anterior.

La relevancia de los mercados ilícitos, incluida una parte del dinero en efectivo que circula en territorio nacional, radica en que si sus ganancias son mal distribuidas entre todos los actores involucrados en actividades al margen de la ley, pueden generar violencia y ésta puede incidir en el número de víctimas de homicidio doloso, como pasó en la CDMX durante los primeros días de octubre.

Es de mencionarse que con corte al 13 de octubre, la cifra preliminar de víctimas de homicidio doloso en la CDMX ya es de 47, cuando en el mismo lapso de septiembre se llevaban contabilizadas solo 33 y el total de septiembre fue de 76, lo que permite estimar que al cierre de octubre la cantidad preliminar podría superar los 100 casos, más el 25% que en promedio subestima la estadística diaria del gobierno federal respecto de la que publica mensualmente el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) con datos consolidados.

En síntesis, parte de la violencia de octubre se explica porque cada vez hay mas actividad informal respecto de los días de mayor encierro por la pandemia en la capital del país y una parte de ella avanza en el terreno de los mercados ilícitos, cuyas ganancias si no son bien distribuidas entre los grupos delictivos, pueden generar violencia homicida, como parece ser hasta ahora.


Facundo Rosas realizó sus estudios de Ingeniería en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), donde fue condecorado con la “Medalla al Mérito Universitario”;  cuenta con Maestrías en Administración y en Seguridad Pública y Derechos Humanos.

Facundo Rosas

Su trayectoria incluye el haber sido Director General de Terrorismo de la Policía Federal Preventiva (PFP), Director General de Análisis Táctico de la Agencia Federal de Investigación (AFI), Coordinador de Inteligencia para la Prevención de la PFP, Subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial de la SSP Federal, Subsecretario de Prevención, Vinculación y Derechos Humanos de la SSP Federal, entre otros cargos.

Entre marzo de 2010 y febrero de 2012 atendió directamente la problemática de violencia en Ciudad Juárez, Chihuahua en el marco de la Estrategia “Todos Somos Juárez”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *