26 de enero de 2021

Chetumal.- Durante el año 2020 el Sistema DIF Quintana Roo, que preside la señora Gaby Rejón de Joaquín, realizó a través de la Subdirección General de Atención a la Infancia y Adolescencia acciones de prevención contra el maltrato y la explotación sexual infantil, a fin de establecer acciones permanentes que permitan salvaguardar la integridad y el respeto de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

 

En este sentido, se implementaron diversas estrategias presenciales y virtuales consistentes en la impartición de talleres y capacitación enfocados a la prevención del abuso sexual, la trata de personas y el acoso escolar en niñas, niños y adolescentes, dirigidas a estudiantes, madres y padres de familia, docentes, funcionarios públicos y prestadores de servicio, entre otros.

 

Es así que de enero a marzo del 2020 a través del Departamento de Prevención al Maltrato y Explotación Sexual Infantil se benefició de manera presencial a 1,042 personas, mientras que de junio a diciembre se capacitó virtualmente a 1,374, es decir, el cierre de año concluyó con un acumulado de 2,416 personas atendidas.

 

Cabe destacar, que durante las sesiones virtuales se invitó a los participantes a seguir aplicando las medidas sanitarias para prevenir el contagio de Covid-19 y de igual manera se les pidió replicar entre familiares y amigos la importancia de cuidar la salud.

 

Asimismo, se firmó el convenio con la CANACO- SERVyTUR Chetumal para impartir talleres a empresas asociadas para temas de prevención de trata de personas y trabajo infantil, a trabajadores del Centro Integral Primera Infancia “Moot’s ya’axche”, “Z Gas”, el Hotel “Juliette” y “Príncipe” se les brindó el taller de prevención de trata de personas y asesoría legal y se capacitó al personal docente del CECYTE y la Escuela Preescolar “Juana de Asbaje” con el tema de protocolo de atención del abuso sexual.

 

Con estas acciones el DIF Quintana Roo refrenda su compromiso de continuar sensibilizando y capacitando a grupos focalizados, así como brindando elementos para identificar factores de riesgo y sus repercusiones, detectar y canalizar oportunamente a posibles víctimas, y estimular los factores de protección y autocuidado, para proteger los derechos de la niñez.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *