4 de marzo de 2021
robo de vehículos durante 2020

robo de vehículos durante 2020. Foto: Animal Político

El confinamiento de personas y automóviles obligado por la crisis del coronavirus trajo consigo un efecto positivo, una disminución en el robo de vehículos durante 2020, tanto asegurados como sin seguro, ligeros y pesados.

La abrupta caída en el robo de vehículos, registrada en abril y parte de mayo de 2020, confirma que el coronavirus contribuyó en dicho descenso, aunque las autoridades locales asuman el descenso como un logro suyo y hasta lo presuman en sus informes de gobierno.

Por lo que respecta a vehículos con seguro, entre 2019 y 2020 el robo de unidades ligeras se redujo 20%, mientras que las unidades pesadas disminuyeron 32%, pero si le sumamos aquellos que no contaban con una póliza de seguro al momento del siniestro, la cifra se ubicó en 29% a la baja.

En total en 2020 se robaron 68 mil 110 unidades con seguro, equivalente al 59% de total nacional que fue de 114 mil 840 en 2020 vehículos.

En términos absolutos, dejaron de robarse 46 mil 906 unidades en 2020 respecto de 2019, entre aseguradas y sin seguro.

En el mismo lapso la venta de vehículos nuevos cayó 28% por efecto del coronavirus, equivalente a 369 mil 200 unidades menos en las calles respecto de 2019, cuando se vendieron 1 millón 318 mil 500 automóviles.

Aunque la cifra en términos porcentuales es casi la misma entre los vehículos que no se robaron (29%) y los que no se vendieron (28%), en realidad dejaron de venderse más vehículos nuevos (369 mil 200) que los que se robaron (46 mil 900 unidades).

Cabe precisar que la tendencia a la baja en el robo de vehículo viene desde febrero de 2018, correspondiente a la administración de Enrique Peña Nieto, cuando se registró el tan anhelado punto de inflexión y desde entonces no ha dejado de disminuir, acentuándose con la llegada del coronavirus.

Algo similar sucedió con el homicidio doloso durante el sexenio de Felipe Calderón, cuyo punto de inflexión se alcanzó en 2011; sin embargo, la tendencia a la baja sólo logró mantenerse hasta 2014, ya que a partir de 2015 comenzó a repuntar hasta alcanzar una engañosa meseta que se ha extendido en el tiempo y no ha podido ser revertida hasta nuestros días, por más vueltas que se le dé al discurso.

Volviendo a los vehículos robados que al momento del siniestro contaban con una póliza de seguro, el 61% fue con violencia, pero si vemos con más detalle en Guerrero fue el 81%, en Sinaloa el 79%, Guanajuato el 77%, Puebla el 74% y Tlaxcala 72%.

Algo que normalmente pasa inadvertido es el robo de vehículos pesados, es decir camiones y tractocamiones, que regularmente son los que transportan mercancías que son sustraídas y la mayoría de las veces abandonadas horas más tarde.

Una reducción del 32% en este tipo de vehículos indica que un número considerable de ellos no salieron a las carreteras obligados por la pandemia, lo que da una idea de que en la actual coyuntura el traslado de mercancías se volvió más eficiente o tal vez más seguro, por lo que es necesario revisar que es lo que realmente pasó para replicar este tipo de experiencias para cuando las cosas vuelvan a la normalidad.

Otro elemento a analizar de cara a la nueva normalidad es la circulación de las unidades pesadas que no son recuperadas y que pasaron a formar parte de la logística con la que los delincuentes se mueven para transportar sus mercancías ilícitas.

Igual sucede con las unidades ligeras cuyos dueños no las vuelven a ver y algunas podrían estar siendo utilizadas como patrullas clonadas para cometer una serie de ilícitos en las carreteras federales y estatales del país haciéndose pasar como policías, particularmente en el Valle de México, con la complacencia o participación directa de autoridades de los tres niveles de gobierno.

*Las ideas contenidas en este texto son responsabilidad de su autor y no reflejan la postura de News Report MX

Facundo Rosas realizó sus estudios de Ingeniería en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), donde fue condecorado con la “Medalla al Mérito Universitario”;  cuenta con Maestrías en Administración y en Seguridad Pública y Derechos Humanos.

Facundo Rosas
Ingeniero Facundo Rosas

Su trayectoria incluye el haber sido Director General de Terrorismo de la Policía Federal Preventiva (PFP), Director General de Análisis Táctico de la Agencia Federal de Investigación (AFI), Coordinador de Inteligencia para la Prevención de la PFP, Subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial de la SSP Federal, Subsecretario de Prevención, Vinculación y Derechos Humanos de la SSP Federal, entre otros cargos.

Entre marzo de 2010 y febrero de 2012 atendió directamente la problemática de violencia en Ciudad Juárez, Chihuahua en el marco de la Estrategia “Todos Somos Juárez”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *