24 de julio de 2021

Con el objetivo de garantizar progresivamente los derechos humanos al agua y al saneamiento, el Gobierno de México entregó la ampliación y construcción de las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) Urías I y Urías II en Mazatlán, Sinaloa, con las cuales se podrá dar tratamiento a 75 por ciento de las aguas negras en la ciudad.

 

El evento fue encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, la directora general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Blanca Jiménez Cisneros, y el gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel.

 

El Presidente de la República informó que su gobierno implementa acciones para garantizar la seguridad pública de los ciudadanos. Resaltó la entrega de las plantas de tratamiento Urías I y Urías II, para beneficio de los sinaloenses, y encargó a la directora general de Conagua, llevar a cabo la valoración técnica para el cierre definitivo de la planta de tratamiento de aguas residuales El Crestón, con el objetivo de convertir esa zona, en un área recreativa.

 

El mandatario refrendó el compromiso de concluir la presa Santa María y señaló que ha instado a la empresa encargada de la construcción para que continúe con los trabajos, con el objetivo de que la obra sea concluida a finales de 2023, y pueda ser aprovechada para el abastecimiento público y para el riego agrícola en Sinaloa.

 

Anunció, además, la constitución de un centro ecológico y turístico en Las Islas Marías, llamado “Muros de agua” en honor a la novela del escritor mexicano José Revueltas, quien estuvo preso en ese complejo.

 

Durante su participación, la directora general de Conagua aseguró que, por instrucción del Presidente López Obrador, la institución tiene la encomienda de administrar las aguas nacionales con responsabilidad y calidad de servicio, para garantizar el acceso al recurso, así como el saneamiento de las aguas negras y la protección a la población ante diversos fenómenos naturales, como lo es la sequía.

 

Destacó que, para el Gobierno de México, la protección del medio ambiente es un tema clave, por lo que el incremento en el saneamiento de aguas residuales es una necesidad prioritaria. “Con la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Urías I beneficiaremos a 72 mil 500 sinaloenses, mientras que con la Planta Urías II serán 308 mil personas. En total, vamos a darle servicios de saneamiento a 380 mil 500 sinaloenses del municipio de Mazatlán”.

 

Además, añadió la funcionaria, ambas plantas generarán lodos de gran calidad que pueden ser utilizados como fertilizantes por los agricultores. Y, como parte futura del proyecto, se podría cerrar la PTAR El Crestón con una política de recuperación ambiental y administrativa, así como un enfoque integral para beneficio social.

 

Asimismo, afirmó que este año los agricultores sinaloenses tienen asegurado el 72 por ciento del volumen que solicitaron para riego del ciclo agrícola otoño-invierno 2020-2021. Debido a la sequía que enfrentan la región norte, agregó, la Conagua implementa un operativo de apoyo para incrementar la superficie de riego.

 

El gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, agradeció la sinergia que se ha logrado con los tres órdenes de gobierno, particularmente con la Conagua, para hacer posibles obras de gran impacto que impulsan el crecimiento de la región a partir de garantizar el acceso al agua.

 

Durante 2020, la Conagua destinó más de 314 millones de pesos (MDP) en 91 obras federales y la compra de 17 máquinas en beneficio de 263 mil 210 usuarios y 1 millón 791 mil 42 hectáreas de 17 municipios.

 

En el mismo año, junto con el Gobierno del estado y los municipios, se llevó a cabo una inversión de 56.8 MDP para mejorar los servicios de agua potable, drenaje y saneamiento, en beneficio de 674 mil sinaloenses. En los últimos dos años, se ha atendido a un tercio de la población de Sinaloa y se han generado 806 empleos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *