7 de julio de 2022

Isabel vive en Ciudad Juárez, es madre de cinco hijos, trabaja y es corredora recreativa.

 

Hace tres años fue sometida a un trasplante de riñón donado por su hija y desde entonces, a través del deporte, intenta promover este importante tema.

 

Su sueño es representar a México en los juegos mundiales de trasplantados que se celebrarán en Australia en el 2023.

 

“Un trasplante significa recibir vida, es tener una segunda oportunidad para poder realizar nuestros sueños y hacer todo lo que deseamos. Tengo tres años y cuatro meses de trasplantada y llevo una vida completamente normal”, señaló.

 

Recordó que en el año 2017, en una clínica particular, le dijeron que sus riñones funcionaban al 14% de capacidad; le diagnosticaron insuficiencia renal crónica y pensó que era una sentencia de muerte.

 

Los médicos señalaron la necesidad de un trasplante y fue entonces que acudió al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

 

“Creí que era un caso aislado, ahora me doy cuenta de que hay una gran cantidad de gente con este padecimiento, pero falta mucha cultura y mucha información; lo que yo pueda aportar como testimonio es una manera de agradecer el bien que yo recibí”, dijo.

 

De Ciudad Juárez fue derivada a la UMAE Hospital de Especialidades No. 71 del IMSS en Torreón, Coahuila, donde inició el protocolo para trasplante renal, y su hija Andrea, de entonces 24 años, resultó compatible como potencial donadora.

 

“Yo tenía mucho miedo, pero mi hija me dio ánimo, ella jamás dudó. El 8 de mayo del 2018 se realizó la intervención. Me trataron súper bien, me sentí como en mi casa, todo salió perfecto”, dijo.

 

Siete meses después comenzó a trotar y a llevar, de esta manera, el mensaje de esperanza a través de la donación de órganos. En algunos grupos de deportistas la conocen como “la corredora trasplantada”.

 

En octubre se ha fijado la meta de recorrer 23 kilómetros, para posteriormente iniciar como velocista y participar en los juegos mundiales de trasplantados en el 2023.

 

“A mis 50 años, estudio el séptimo semestre de licenciatura en matemáticas, estoy viva gracias al trasplante que me practicaron y a que hubo una persona compatible en mi alrededor. La vida es un regalo hermoso”, sostuvo.

 

Enfatizó que existen muchos mitos sobre la donación de órganos, por ello pidió a la gente que se informe y participe, porque cualquier persona puede requerir un órgano.

 

Para ser donador voluntario de órganos y tejidos, cualquier persona que lo desee puede consultar la página de internet del Centro Nacional de Trasplantes: https://www.gob.mx/cenatra/ o visitar la página del IMSS en la liga: http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/donacion-organos, donde se podrá registrar la persona interesada para acreditarse como donadora voluntaria.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por si te lo perdiste

Con el fin de facilitar a los trabajadores afiliados el trámite de su incapacidad por contagio de COVID-19 sin necesidad de ir al médico y romper las cadenas de contagio, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) activó este 6 de julio la herramienta digital Permiso COVID-19, en su versión 4.0. Mediante un Código QR que estará disponible en www.imss.gob.mx, en la aplicación IMSS Digital para teléfonos inteligentes, así como en todas las unidades médicas, los trabajadores podrán ingresar sus datos y recibir por correo la confirmación de su permiso, el cual tienen que notificar a su empresa y funciona exactamente como cualquier otra incapacidad temporal. “El permiso COVID 4.0 es un servicio que pone el Instituto para los trabajadores afiliados. Tiene el propósito de ayudarlos a trabajar rápidamente su incapacidad sin necesidad de ir al médico, sin necesidad de hacerse una prueba y recibir directamente vía electrónica la notificación del subsidio por enfermedad general que les corresponde. “La idea es que nos quedemos en casa, minimicemos las cadenas de contagio y así vayamos reduciendo este quinto pico de transmisión que tenemos en México”, explicó el director de Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS, doctor Mauricio Hernández Ávila. Para poder tramitar su incapacidad, el trabajador deberá capturar el captcha que se muestra en pantalla y posteriormente ingresar datos personales, su CURP, Número de Seguridad Social, INE y prueba de COVID positiva, en caso de tenerla; todo esto en formato PDF o JPG. Una vez que se ingresa la información, el programa interactúa con la persona trabajadora y le pide datos bancarios, se ingresa cuenta CLABE y se hace la confirmación de si quiere realizar el permiso COVID. Se dará al trabajador permiso legalmente para ausentarse por cinco días y recibir un subsidio –como sucede en enfermedad general- del 60 por ciento del salario registrado en el IMSS durante los días cuarto y quinto de incapacidad; el pago se realizará en la cuenta registrada y una vez tramitada la solicitud, no podrá ser cancelada. “Nos indican nuestras predicciones que en la semana del 17 de julio tendremos la temporada más alta de transmisión en este quinto pico, que me gustaría aclarar que no es ni con mucho como fue en las primeras nueve semanas del año, es menor pero de todas maneras tenemos que reducir las cadenas de transmisión”, precisó el doctor Hernández Ávila. Si un trabajador ya tuvo un permiso COVID previo, puede volver a tramitar otro permiso, con la variante de que el primero fue por 14 días, después de siete y actualmente se otorga para cinco días de resguardo. “Se le da un comprobante de incapacidad temporal, muy parecido a lo que se proporciona al trabajador cuando va con el médico y el mismo médico le prescribe la incapacidad temporal. Esto realmente es una innovación del Instituto para facilitarle a los trabajadores resguardarse en casa y así bajar las cadenas de contagio, porque al final también el trabajador tiene que ir al banco, a la Unidad de Medicina Familiar, regresar, hacerse la prueba y ya tuvo 10 o 15 contactos en ese trayecto, entonces, la idea es quedarnos en casa”, dijo el director de Prestaciones Económicas y Sociales. En la versión anterior del permiso COVID, casi un millón y medio de trabajadores tramitaron su incapacidad; de ellos, aproximadamente 350 mil lo hicieron por vía digital, en tanto que el promedio de edad en que fue solicitado fue de 28 años, siendo entidades como Ciudad de México, Nuevo León, Jalisco y Estado de México, las que tuvieron mayor número de solicitudes. Aunque los cuadros respiratorios por el SARS-CoV-2 actualmente son más leves en el país, en los casos en que el trabajador no se recupere al quinto día, la recomendación es que acuda a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) que le corresponde o al área de Urgencias. El IMSS hace un llamado para que, después de pasar por su periodo de recuperación en aislamiento, las personas regresen a laborar a sus áreas de trabajo con el seguimiento de las medidas sanitarias, como uso apropiado del cubrebocas, lavado de manos con agua y jabón o aplicación de alcohol gel al 70 por ciento, y distanciamiento social de al menos 1.5 metros. Para solicitar más información sobre el permiso, los trabajadores pueden comunicarse al Call Center, en el teléfono 800 2222 668, opción 0.