7 de julio de 2022

Chetumal.- La participación ciudadana a través de la Contraloría Social sigue creciendo y fortaleciéndose en Quintana Roo mediante la capacitación que imparten las y los colaboradores de la Secretaría de la Contraloría a las y los quintanarroenses.

Durante los primeros días de octubre, el personal de la Coordinación General de Planeación y Contraloría Social ha realizado la difusión y capacitación en temas de Contraloría Social a los integrantes de comités que vigilarán diferentes obras y programas sociales en los municipios de Lázaro Cárdenas y Othón P. Blanco.

Entre los comités capacitados se encuentran el de la construcción de Módulos Comunitarios y Espacios o Áreas de Usos Múltiples, en las localidades de Guadalupe Victoria y Héroes de Nacozari, del municipio de Lázaro Cárdenas; el de la obra de Urbanización del Parque Industrial con RFE, en Othón P. Blanco; ambas ejecutada por la Secretaría de Obras Públicas (SEOP).

También se brindó capacitación a beneficiarios e integrantes del comité que vigilarán el Programa “Fortalecimiento de la Atención Médica (FAM)”, en la localidad de Revolución, del municipio de Othón P. Blanco, ejecutado por los Servicios Estatales de la Salud (SESA).

El titular de la Contraloría, Rafael Antonio Del Pozo Dergal, mencionó durante su comparecencia ante diputados de la XVI Legislatura que los resultados obtenidos en Contraloría Social hacen patente uno de los elementos fundamentales con los que el gobernador Carlos Joaquín se comprometió desde el día uno, es decir, un trabajo en donde sociedad y gobierno son corresponsables y trabajan todo el tiempo de la mano, hombro a hombro para garantizar que no exista simulación y que el avance sea progresivo.

En este tenor, es importante destacar los logros obtenidos en materia de contraloría social. En cinco años, se han formado en promedio más de 400 comités y se ha capacitado a más de 50 mil quintanarroenses; siendo en 2019, el año en el cual se atendió al mayor número de comités (520 en total). Tan solo en el último año se logró la capacitación de 6 mil 107 integrantes y beneficiarios de obras o programas de desarrollo social.

También hay que mencionar que Quintana Roo ha destacado en buenas prácticas de Contraloría Social a nivel nacional. En 2017, la entidad recibió una mención honorífica en el Premio Nacional de Contraloría Social; en 2018 obtuvo un tercer lugar en la Primera Categoría; y en 2019 un segundo lugar en la Segunda Categoría.

Con estas acciones se consolida el cambio en Quintana Roo donde la transparencia es una realidad y donde las y los ciudadanos cuentan con más y mejores mecanismos para exigir la rendición de cuentas sobre el quehacer gubernamental.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por si te lo perdiste

Con el fin de facilitar a los trabajadores afiliados el trámite de su incapacidad por contagio de COVID-19 sin necesidad de ir al médico y romper las cadenas de contagio, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) activó este 6 de julio la herramienta digital Permiso COVID-19, en su versión 4.0. Mediante un Código QR que estará disponible en www.imss.gob.mx, en la aplicación IMSS Digital para teléfonos inteligentes, así como en todas las unidades médicas, los trabajadores podrán ingresar sus datos y recibir por correo la confirmación de su permiso, el cual tienen que notificar a su empresa y funciona exactamente como cualquier otra incapacidad temporal. “El permiso COVID 4.0 es un servicio que pone el Instituto para los trabajadores afiliados. Tiene el propósito de ayudarlos a trabajar rápidamente su incapacidad sin necesidad de ir al médico, sin necesidad de hacerse una prueba y recibir directamente vía electrónica la notificación del subsidio por enfermedad general que les corresponde. “La idea es que nos quedemos en casa, minimicemos las cadenas de contagio y así vayamos reduciendo este quinto pico de transmisión que tenemos en México”, explicó el director de Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS, doctor Mauricio Hernández Ávila. Para poder tramitar su incapacidad, el trabajador deberá capturar el captcha que se muestra en pantalla y posteriormente ingresar datos personales, su CURP, Número de Seguridad Social, INE y prueba de COVID positiva, en caso de tenerla; todo esto en formato PDF o JPG. Una vez que se ingresa la información, el programa interactúa con la persona trabajadora y le pide datos bancarios, se ingresa cuenta CLABE y se hace la confirmación de si quiere realizar el permiso COVID. Se dará al trabajador permiso legalmente para ausentarse por cinco días y recibir un subsidio –como sucede en enfermedad general- del 60 por ciento del salario registrado en el IMSS durante los días cuarto y quinto de incapacidad; el pago se realizará en la cuenta registrada y una vez tramitada la solicitud, no podrá ser cancelada. “Nos indican nuestras predicciones que en la semana del 17 de julio tendremos la temporada más alta de transmisión en este quinto pico, que me gustaría aclarar que no es ni con mucho como fue en las primeras nueve semanas del año, es menor pero de todas maneras tenemos que reducir las cadenas de transmisión”, precisó el doctor Hernández Ávila. Si un trabajador ya tuvo un permiso COVID previo, puede volver a tramitar otro permiso, con la variante de que el primero fue por 14 días, después de siete y actualmente se otorga para cinco días de resguardo. “Se le da un comprobante de incapacidad temporal, muy parecido a lo que se proporciona al trabajador cuando va con el médico y el mismo médico le prescribe la incapacidad temporal. Esto realmente es una innovación del Instituto para facilitarle a los trabajadores resguardarse en casa y así bajar las cadenas de contagio, porque al final también el trabajador tiene que ir al banco, a la Unidad de Medicina Familiar, regresar, hacerse la prueba y ya tuvo 10 o 15 contactos en ese trayecto, entonces, la idea es quedarnos en casa”, dijo el director de Prestaciones Económicas y Sociales. En la versión anterior del permiso COVID, casi un millón y medio de trabajadores tramitaron su incapacidad; de ellos, aproximadamente 350 mil lo hicieron por vía digital, en tanto que el promedio de edad en que fue solicitado fue de 28 años, siendo entidades como Ciudad de México, Nuevo León, Jalisco y Estado de México, las que tuvieron mayor número de solicitudes. Aunque los cuadros respiratorios por el SARS-CoV-2 actualmente son más leves en el país, en los casos en que el trabajador no se recupere al quinto día, la recomendación es que acuda a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) que le corresponde o al área de Urgencias. El IMSS hace un llamado para que, después de pasar por su periodo de recuperación en aislamiento, las personas regresen a laborar a sus áreas de trabajo con el seguimiento de las medidas sanitarias, como uso apropiado del cubrebocas, lavado de manos con agua y jabón o aplicación de alcohol gel al 70 por ciento, y distanciamiento social de al menos 1.5 metros. Para solicitar más información sobre el permiso, los trabajadores pueden comunicarse al Call Center, en el teléfono 800 2222 668, opción 0.