5 de diciembre de 2021
Guardia Nacional

Guardia Nacional / Foto: Notimex

Como bien dice el dicho que la tercera es la vencida, en el caso del migrante cubano muerto y otro aún no identificado el 31 de octubre en el municipio de Pijijiapan, Chiapas, a la Guardia Nacional no le quedó otra opción que aceptar que disparó en contra del vehículo en el que se transportaba y los asesinó.

En los dos casos de homicidio anteriores sus mandos militares lograron deslindarse de los hechos con argumentos inverosímiles pero al ser validados por el presidente de la República desde la conferencia “mañanera”, nadie más volvió a referirse a ellos como asesinatos cometidos por la autoridad.

En el primero caso, registrado en Delicias, Chihuahua el 9 de septiembre de 2020, efectivos militares comisionados a la GN dispararon por la espalda en contra de Jessica Silva y su esposo, quienes venían de una manifestación relacionada con el agua para riego en la presa «La Boquilla» y viajaban en una camioneta, falleciendo en el lugar de los hechos la activista y resultando lesionado de gravedad su pareja (quien logró recuperarse), sin embargo, el comandante de la GN señaló que las víctimas agredieron primero al personal con armas de fuego, pero cuando esa versión se quedó sin sustento, argumentó que se trató de “un desgraciado y lamentable accidente». Así lo mencioné en este mismo espacio el 2 de abril del año en curso.

Sobre dicho homicidio la Comisión Nacional de los Derechos Humanos no emitió Recomendación por Violación Grave alguna, como sí hubiera sucedido en administraciones pasadas, posteriormente no se volvió a hablar del tema.

El segundo caso tuvo lugar el 29 de marzo del presente año en el municipio de Mazapa de Madero, Chiapas, donde efectivos militares que mantenían un “puesto de control” para impedir el paso de migrantes centroamericanos hacia el estado de Oaxaca dispararon en contra de los ocupantes de una camioneta en la que viajaban tres personas, falleciendo una de ellas en el lugar de los hechos, resultando ser un migrante de origen guatemalteco.

En aquella ocasión tras una serie de versiones de que los ocupantes del vehículo agredieron con un arma de fuego a los elementos castrenses, finalmente el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional aceptó que personal bajo su mando sí efectuó disparos pero se trató de «una reacción errónea», logrando con ello deslindarse de cualquier responsabilidad.

Al igual que en el primero de los casos, en éste la CNDH no emitió Recomendación alguna y menos por Violación Grave de Derechos Humanos, por lo que también se la perdonaron.

El tercer y más reciente caso es el de Pijijiapan, Chiapas, donde los ocupantes de una camioneta pick up fueron agredidos con armas de fuego por parte de efectivos de la GN, quienes argumentaron que luego de no respetar elpunto de control” los migrantes trataron de arrollarlos y por eso les dispararon de esa forma, subrayando que se trató de una acción de legítima defensa, ya que sus vidas corrían riesgo.

Como resultado de esta acción resultó muerto un migrante de origen cubano que formaba parte de la caravana que salió de Tapachula, Chiapas hacia la Ciudad de México y heridos otros 4, uno de los cuales falleció en el hospital, con el que suman dos muertos.

Ante la evidente acción al margen de la ley, los activistas que encabezan la caravana migrante interpusieron una queja ante la CNDH, la cual seguramente no prosperará en virtud de que argumentarán que fue en legítima defensa.

Al respecto es preciso recordar que los elementos de la GN son en su mayoría de extracción castrense y a ellos se les capacita para matar al enemigo, no para detener al presunto responsable, por lo que no debería culparse al efectivo castrense sino a sus superiores, sean civiles o militares.

Ojalá y que en esta ocasión sí se sancione al presunto responsable del homicidio y no pase lo que en las dos ocasiones anteriores, a menos que el presidente de Cuba, al ser aliado de la autodenominada 4T y de López Obrador en lo particular, le perdone a México y a su GN que mate a sus connacionales que pretenden cruzar territorio mexicano rumbo a los Estados Unidos antes de que se conviertan en “gusanos”, como se les identifica a los opositores al régimen cubano que radican en Miami, Florida en los Estados Unidos.

De no haber sanción ejemplar hacia el probable responsable del homicidio doloso y a la GN como institución violadora de los derechos humanos y que no respeta la vida, estamos condenados a que este tipo de acciones se repitan en contra de los migrantes, pero la misma suerte podrían correr los ciudadanos que busquen manifestarse públicamente, así como los estudiantes, activistas y hasta los propios defensores de derechos humanos.

 

*Las ideas contenidas en este texto son responsabilidad de su autor y no reflejan la postura de News Report MX

Facundo Rosas realizó sus estudios de Ingeniería en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), donde fue condecorado con la “Medalla al Mérito Universitario”;  cuenta con Maestrías en Administración y en Seguridad Pública y Derechos Humanos.

Facundo Rosas
Ingeniero Facundo Rosas

Su trayectoria incluye el haber sido Director General de Terrorismo de la Policía Federal Preventiva (PFP), Director General de Análisis Táctico de la Agencia Federal de Investigación (AFI), Coordinador de Inteligencia para la Prevención de la PFP, Subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial de la SSP Federal, Subsecretario de Prevención, Vinculación y Derechos Humanos de la SSP Federal, entre otros cargos.

Entre marzo de 2010 y febrero de 2012 atendió directamente la problemática de violencia en Ciudad Juárez, Chihuahua en el marco de la Estrategia “Todos Somos Juárez”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *