17 de mayo de 2022
Opinión Guaymas Abrazos Balazos

Palacio Municipal de Guaymas, Sonora (Foto tomada de noticias.imer.mx)

Por sencillo que parezca en términos semánticos, mover una coma cambia el sentido de una frase, por lo que no es lo mismo “abrazos, no balazos” que “abrazos no, balazos”.

Lo anterior viene a colación luego de lo sucedido en el palacio municipal de Guaymas, Sonora, donde el pasado jueves 25 de noviembre en el marco del día internacional de la lucha contra la violencia contra las mujeres en vez de abrazos hubo balazos y la víctima de  “daños colaterales” resultó ser una joven de nombre Marisol Cuadras.

Al menos así lo confirmó el secretario de la Marina durante la conferencia mañanera de 26 de noviembre, peor aún se refirió a ella como una “muchachita”, como si mencionarla de esa manera restara gravedad a los hechos.

En este contexto, durante su comparecencia ante la Cámara de Diputados la titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana defendió la política que no estrategia de “abrazos, no balazos”, argumentando que con ella se ha registrado una menor cantidad de víctimas de inocentes (daños colaterales) y que los operativos en contra de la delincuencia organizada se realizan de manera estratégica y sin enfrentamientos directos porque el objetivo no es afectar a la población civil.

Luego entonces algo falló en Guaymas ya que las autoridades locales no supieron cómo responder y causaron la muerte de una víctima de daño colateral que resultó ser una activista en favor de las mujeres, mientras que el gobierno federal volvió a llegar tarde.

Sin embargo, ante la dificultad de mantener el dicho de su jefe político ante el creciente ola de violencia, la responsable de la seguridad pública a nivel federal terminó diciendo que lo que busca es una sociedad más fraterna y que no vino a ganar la guerra, por lo que el trabajo de la SSyPC enfrenta la situación con trabajo de inteligencia y que como resultado de ello las autoridades federales han detenido 2 mil 500 criminales en los tres primeros que llevan al frente de la actual administración.

Agregó que el gobierno de López Obrador, además de los “abrazos, no balazos” continuará apostado por la atención de las causas para conseguir la paz.

Sin embargo, hechos como el de Guaymas retratan de cuerpo entero lo que sucede en el país en materia de seguridad, por un lado las autoridades locales y federales no dudaron en calificar a la víctima mortal como un “daño colateral”, mientras que por el otro resultó que el agresor que resultó muerto ser un “limpiavidrios” que fue reclutado como sicario.

Tal vez a ésta administración no le convenga salir a decir que se trató de un simple “limpiavidrios” el que terminó matando a la joven activista Marisol Cuadras y que sus programas sociales no alcanzaron para mantenerlo al margen de las drogas y de la informalidad laboral.

Dicho en otras palabras, podrán llenarnos de frases comunes y otras un tanto técnicas, pero los ciudadanos no nos chupamos el dedo y percibimos que no nos están diciendo la verdad y que sin seguridad no habrá cuarta transformación.

A otro perro con ese hueso lo que necesitamos son hechos, no frases rimbombantes que solo sirven para marear al pueblo, porque los problemas existen y a tres años del actual sexenio seguimos en el mismo punto donde partimos como país en materia de seguridad nacional.

Solo hay que recordar que han transcurrido tres años y van dos secretarios de Seguridad y Protección Ciudadana y las cosas no se han movido sustancialmente, sino al contrario, los delitos totales han crecido en un 11%, lo peor radica en que hoy se cumple la mitad del sexenio pero resta menos de la misma porque este mandato presidencial va a durar 70 meses y a esta administración solo le quedan 34 meses.

*Las ideas contenidas en este texto son responsabilidad de su autor y no reflejan la postura de News Report MX

Facundo Rosas realizó sus estudios de Ingeniería en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), donde fue condecorado con la “Medalla al Mérito Universitario”;  cuenta con Maestrías en Administración y en Seguridad Pública y Derechos Humanos.

Facundo Rosas
Ingeniero Facundo Rosas

Su trayectoria incluye el haber sido Director General de Terrorismo de la Policía Federal Preventiva (PFP), Director General de Análisis Táctico de la Agencia Federal de Investigación (AFI), Coordinador de Inteligencia para la Prevención de la PFP, Subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial de la SSP Federal, Subsecretario de Prevención, Vinculación y Derechos Humanos de la SSP Federal, entre otros cargos.

Entre marzo de 2010 y febrero de 2012 atendió directamente la problemática de violencia en Ciudad Juárez, Chihuahua en el marco de la Estrategia “Todos Somos Juárez”.

1 pensamiento sobre “OPINIÓN | Guaymas: abrazos no, balazos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.